Derechos Humanos, la panacea que obtura… |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Expresiones

Derechos Humanos, la panacea que obtura…

 

Son tres las etapas que han dado cauce a la defensa de los Derechos Humanos. La primera comprende los derechos civiles y políticos que se les denomina de primera generación; la segunda etapa añade a las anteriores los derechos sociales, conocidos como de segunda generación; la tercera etapa, denominada de tercera generación, incluye el derecho a la paz, al medio ambiente, a la planificación familiar y a la solidaridad.
Todas estas generaciones de derechos tienen innumerables facetas, la mayoría motivadas por el temor hacia el Estado como factor contrario a las libertades públicas.
Las Defensorías de los Derechos Humanos, que operan en cada entidad del país, tienen como propósito la protección, defensa, vigilancia, promoción, estudio, educación y difusión de los derechos humanos. Tarea que se ha tergiversado al prevalecer en su labor los intereses políticos de partidos o de grupos sociales que usufructúan los temores del Estado por aplicar la ley y actuar en la línea de un pleno estado de derecho.
Se defienden derechos, pero poco hablan de responsabilidades y de educación al respecto.
De esa forma, los llamados “ombudsman” operan con el estigma de la dependencia, del contubernio y del acuerdo político para ejercer su defensoría, reduciendo su tarea a una simulación más que obstruye y limita el desarrollo de los pueblos en donde la pobreza y la falta de acceso a condiciones de vida digna son caldo de cultivo para la crispación política y social, generando cada vez más desconfianza e impunidad.
Dice el nuevo Defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, José Bernardo Rodríguez Alamilla: “Buscaré acercamiento hasta con los inconformes”, ¿Por qué? Por la simple razón de que la DDHPO no tiene credibilidad ni sustento en sus tareas, al distinguirse por obstruir la defensa de los derechos humanos de todo el pueblo, entendiéndose como pueblo, a la sociedad en su conjunto: pobres, ricos, “chairos”, “fifís”, hombres, mujeres, niños, discapacitados, jóvenes, ancianos, etcétera, como parte de un conjunto social que tiene derechos, pero también responsabilidades.
¿Cómo se pueden priorizar más los derechos humanos de agitadores y líderes sociales o de organizaciones como la Sección 22, la APPO o el EPR, por sobre la educación de los niños o las libertades y derechos de toda una sociedad?
Y es ahí precisamente, en donde la DDH se convierte en una panacea que obtura porque no distingue que el derecho de unos, termina cuando se afecta el derecho de otros, que muchas veces son mayoría.
El tan recurrido apotegma Juarista: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”, adquiere de esa manera, mucha más relevancia al evidenciar una tarea de simulación y protección de intereses políticos como la que ha llevado hasta la fecha la DDHPO y que hoy trata de camuflar con buenas intenciones, pero no con buenas razones…

EXTRACTOS POLÍTICOS:
-TAN AL REVÉS ESTÁ NUESTRO SISTEMA POLÍTICO que una organización clandestina, que se dedica a la guerrilla y a la desestabilización social y política, como el EPR, le EXIGE al presidente Andrés Manuel López Obrador justicia por desaparecidos… Eso se parece a los supuestos 3 deseos que plantea el Chapo Guzmán a la justicia norteamericana…
-Y RESPINGARON LOS ABOGADOS, con justa razón, ante el desplante del Diputado Imberbe (César Morales Niño), que además es presidente de la 64 Legislatura Estatal, quien calificó a los abogados como “ruines, mentirosos y estafadores” durante una entrevista radiofónica. Los abogados oaxaqueños le exigen una disculpa pública, pero más bien deberían de exigir su destitución, porque su figura en el Congreso del Estado es tan aberrante como sus palabras… Morales Niño ni siquiera se puede considerar como aquel burro que tocó la flauta porque no se sabe ninguna tonada y así lo demuestra con opinar con tanta torpeza…
-AUNQUE EL GOBERNADOR ALEJANDRO MURAT insiste en decir que en materia de seguridad “vamos bien” y que aún sin que la Guardia Nacional opere en la entidad, se saldrá adelante y se cumplirá a los oaxaqueños, es menester exigir a los tres niveles de gobierno, como ya lo hizo, pero con un interés más estrecho y contundente para que haga sentir segura a la sociedad y que cuenta con el respaldo del Estado… Los tiempos lo ameritan…
-Vox clamantis.
confusiopuga@hotmail.com