A los millennials Dios no les dice nada: Arquidiócesis de Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

A los millennials Dios no les dice nada: Arquidiócesis de Oaxaca

Entre las regiones donde hay avances de este trabajo es en Tlaxiaco, donde se ve que hay personas que han optado por el seminario como una forma de vida.

A los millennials Dios no les dice nada: Arquidiócesis de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

A los millennials Dios no les dice nada, prefieren el celular u otros distractores y ese es uno de los motivos de la falta de la vocación sacerdotal, según expusieron quienes colaboran con el pastoral juvenil en la Arquidiócesis de Antequera de Oaxaca.

El laico y delegado de la provincia de Oaxaca, Jonás Josué Ruiz García, observó que se torna complicado el objetivo de lograr que sean cautivados por la fe, gracias a la brecha que existe entre los jóvenes y la fe católica.

Entre las causas se encuentra la débil herencia de los padres a sus hijos en la fe, comentó quien está impulsando la formación de este sector.

“Ya a los millennials Dios no les dice nada prácticamente, si vamos a una iglesia y vemos a la gente, la mayoría es adulta. Son poquitas parroquias que se pueden dar el lujo de decir que tienen jóvenes sirviendo al templo”, agregó.

Entre las regiones donde hay avances de este trabajo es en Tlaxiaco, donde se ve que hay personas que han optado por el seminario como una forma de vida.

“La pastoral evangeliza a jóvenes, trata de entrar a la vida de ellos de una forma activa y proactiva. Los convocamos a que escuchen el mensaje de la buena noticia y pueda hacer una opción por Jesús y digan: sí quiero seguirlo”, mencionó.

Aunque es un trabajo que se está fortaleciendo en varios espacios, reconoció que existe una resistencia por optar por este camino de fe y creencia.

Ruiz García comentó que según los teólogos como sociedad se tienen unos 300 años de retraso en la evangelización católica y eso ha provocado desconocimiento y dificultad para transmitirla.

“Pero existe la fe y eso mueve montañas, con eso podemos hacer mucho trabajo y pintar un mejor futuro en los jóvenes”, expresó el delegado laico.