El pueblo oaxaqueño confía en AMLO |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

El pueblo oaxaqueño confía en AMLO

Adultos mayores y becas para los jóvenes estudiantes y Ninis, la esperanza de los que menos tienen en Oaxaca

El pueblo oaxaqueño confía en AMLO | El Imparcial de Oaxaca

Pese a no tener más de 9 años de estudios, dos cabezas de familia que viven en colonias poco favorecidas de la capital dieron el voto de confianza en las urnas el pasado primero de julio al hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador para que inicie la llamada Cuarta Transformación.

Como relata Felipe Manuel Santiago Luis, poblador de la colonia 25 de Enero perteneciente al municipio de Santa Lucía del Camino, “nos convencieron las promesas y todo lo que dijo Obrador, pero ahora ya queremos que se ponga a trabajar y muy pronto se vean resultados”.

Originario de San Baltazar Chichicápam, Ocotlán de Morelos, el hombre de 67 años tiene la esperanza de recibir en los primeros meses del 2019, su primer apoyo del programa de Adultos Mayores.

“¿Dijo que nos va a dar el doble, no?, cuestiona el ocoteco al sostener que con el recurso del programa de asistencia social ayudará a su familia para estar mejor alimentados y acondicionar su local de venta de madera.

“Llegué hace 15 años a la colonia cuando todavía no había calles pavimentadas y en el río todavía se podía uno bañarse, ahora quién se va a atrever, ni los perros bajan a bañarse”, dice con una sonrisa.

En la colonia 25 de Enero, Don Felipe Manuel Santiago Luis espera que el presidente Andrés Manuel López Obrador cumpla sus promesas.

Padre de 5 mujeres y 3 hombres, relata sus pesares para poder sacar por lo menos unos pesos diarios para la comida y enviar a sus hijos a la escuela, quienes ya de adultos le tienden la mano para que deje de labora, cosa que se niega a hacer.

“Yo les digo que si cierro mi negocio me voy a poner triste, ya estoy acostumbrado a trabajar y sacar lo de los frijolitos, porque nadie viene y regala ni comida ni la despensa, entonces hay que darle joven”, dice con sinceridad.

Aunque la colonia 25 de Enero localizada en los márgenes del Río Salado es una de las que presenta altos índices de

marginación, explica que con tequio y el apoyo de las autoridades poco a poco se han metido los servicios.

Y es sincero cuando habla de que hace unos meses avanzaron los trabajos de pavimentación de calles y su iluminación, lo cual llegó después de varias décadas de abandono oficial de administraciones priistas y perredistas.

Acostumbrado al trabajo pesado, rechaza cualquier posibilidad de volver a su tierra natal, por dos razones principalmente; una, la familia no se quiere mover de la capital y dos, ahí no tiene oportunidades de ingreso.

A pesar de los dichos de López Obrador en el sentido de reactivar la economía de los pueblos y comunidades indígenas con obra regional, principalmente para evitar la migración interna, Don Felipe prefiere quedarse aquí a ver los resultados de la Cuarta Transformación.

Un Llano que ya no es Verde
Habitante de una colonia conocida principalmente por sus severas inundaciones en la época de lluvias, Filomena López Hernández, ve en la colonia Llano Verde (Santa Cruz Amilpas), el lugar en donde se quiere quedar a ver triunfar a sus hijos.

Madre de familia de jovencitas de 17 años, 14 y 13 años, espera con ansia el día en que los “servidores de la Nación” pasen a censar su domicilio para inscribir a sus hijas en los programas de becas y así aminorar los gastos en educación.
Aunque le gustaría enviar a sus hijas a escuelas privadas, sostiene que las públicas también tienen grandes maestros, pero no todos con el mismo compromiso para enseñar y no abandonar sus escuelas.

“Con los apoyos de las becas, me puedo ayudar con los pasajes o los alimentos porque no siempre les da tiempo para comer y menos para comprarse algo en la escuela, pues todo está muy caro”, dice.

Vendedora de productos de belleza por catálogo, admite que sus ingresos no rebasan lo que se sacaría trabajando como empleada de mostrador, pero la diferencia es que ella dispone de su tiempo.

“Aquí llegamos desde hace más de una década pero poco a poco se ha ido mejorando, antes esto era la orilla y nadie quería venir a vivir a la zona, y ahora ven casas bien grandotas y los servicios nos los han dado en los últimos años”, recuerda.

La mujer de unos 40 años de edad no repara en cuestionar también lo que se ha hecho mal en los gobiernos y lo cual ha obligado a muchas familias a tener que sacrificar tiempo con los hijos para salir a buscar el sustento.

Para ella, la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República es una luz en el camino, pues ha prometido y comprometido apoyos para mujeres y jóvenes.

La pobreza y la falta de oportunidades, empujaron a Don Manuel de salir de su pueblo, San Baltazar Chichicápam, Ocotlán.

Aunque sus hijos no entran en la definición de Ninis (ni estudian ni trabajan), sí quiere acceder a las becas escolares, pues como todos quiere que estudien una carrera corta dice, para que la terminen.

Por lo pronto siguió desde su televisor el mensaje del presidente de México el pasado sábado, luego de 12 años de luchar, primero en el PRD y luego con el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), partido que lo llevó al poder, tras 30 años de lucha social.

Llano Verde es una colonia ubicada en los bordos del Río Salado, por años ha sido considerada con niveles importantes de marginación y carencia de servicios, mismos que al día de hoy empiezan a llegar.

 

Relacionadas: