Busca la Iglesia fortalecer la fe | La Capital
Última Hora Especiales Videos

La Capital

Busca la Iglesia fortalecer la fe

Jesucristo no quiere que haya injusticias, que nadie sufra por la violencia, ni por la ola de crímenes y atrocidades, afirma obispo de Tarahumara

Oaxaca de Juárez, Oax.

El Obispo de la región Tarahumara de Chihuahua, Juan Manuel González Sandoval, afirmó ayer que la mayoría de la gente en esa región sufre por todos los problemas que aquejan al país, como la falta de empleo, el crimen organizado, desigualdad y la corrupción, por lo que la iglesia busca acercarse a todos los sectores para fortalecer la fe.

Entrevistado al término de la eucaristía en la Catedral Metropolitana, donde participaron 13 obispos de diferentes partes del país y del extranjero, así como el arzobispo de Antequera Oaxaca, José Luis Chávez Botello, el ministro reiteró que a todas esas cosas se suman la pobreza y las injusticias.

Acompañado del responsable del área de comunicación social de la Arquidiócesis, presbítero Guadalupe Barragán Olivo, el obispo abundó que en esa parte del país muchos de los problemas se han incrementado, sin embargo, los obispos tienen esperanzas de que haya saneamiento dentro del sistema.

Asimismo, se pronunció porque haya gente de buena voluntad, ya que a fin de cuentas la mayoría es católica y bautizada; que poco a poco se vaya saneando el ambiente, muchos ciudadanos confían que sea algo distinto, sin embargo, poco a poco hay que irlo purificando.

A pregunta expresa, añadió que más que acercarse para solucionar la pobreza, la iglesia en la región Tarahumara le da ánimos a su gente para fortalecer su fe, saber que Nuestro Señor Jesucristo no quiere que haya injusticias, que nadie sufra por la violencia, ni por toda la ola de crímenes y atrocidades que se cometen.

La iglesia de Tarahumara no es solamente de indígenas, que es un gran porcentaje, también está el pueblo mestizo que sufre y padece los problemas a nivel local por la pobreza e injusticias; “estamos dentro de una globalización y nos afecta lo que a toda la república está sufriendo”, puntualizó.

Como iglesia, subrayó, se trata de apoyarlos y fortalecerlos en su cultura y su fe; que en el fondo no es otra cosa que ayudarle a Dios a reconstruir el mundo deseado en orden, con paz, armonía y la felicidad de esta tierra.

Hizo hincapié que son muchos los problemas que se enfrentan en esta comunidad, pues igual que en todo el país se han agudizado el crimen organizado, la pobreza, la falta de trabajo, el narcotráfico, el alcoholismo, en general problemas políticos como el partidismo, el paternalismo, el asistencialismo.

Así también la desigualdad, el acaparamiento de las grandes empresas, así como las minas, las trasnacionales, el gaseoducto a veces hasta el mismo turismo que promete oportunidades y no se dan.

“No se trata de buscar culpables, sino soluciones, se sabe que la corrupción como otra cosa son una plaga que desgraciadamente ataca a todos los sectores; Cristo es nuestra esperanza, desde un principio el mundo era oscuridad y caos”, añadió.

Dios lo convirtió en un cosmos e hizo que se hiciera la luz y el mundo en una forma ordenada y en un paraíso para el ser humano; como iglesia confiamos en el poder y la gracia de Dios y el Espíritu Santo que nos va a dar la luz para buscar y encontrar caminos que nos ayuden a devolver esa gracia primera con la que fue creado el cosmos, es decir, la armonía, la paz y el amor.

Asimismo, exhortó a los fieles católicos de Oaxaca para que confíen en sus pastores, no van a tener la solución a todo porque somos seres humanos, pero por lo menos sabremos de la buena voluntad y la sabiduría de la gracia.

“Sigamos con la esperanza en Cristo, no dejar la oración ni la parte humana como es una buena preparación, fortalecerse en los valores sobre todo en la familia, acatar lo que nuestros antepasados”.

En Oaxaca se encuentra el mundo indígena y entra la sabiduría popular de nuestros ancestros que nos enseñan mucho y que podríamos aprender mucho de ellos para estar con bien dentro de la problemática que existe, pero sobre todo, que no se pierda la esperanza, concluyó el religioso.

Relacionadas:

Busca la Iglesia fortalecer la fe