Olvido gubernamental y vientos de esperanza en La Ventosa |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Olvido gubernamental y vientos de esperanza en La Ventosa

Desde 2007, presidentes municipales de Juchitán reciben ganancias millonarias por el pago de impuestos de empresas eólicas, pero la riqueza de los alcaldes, contrasta con la ‘pobreza’ de un pueblo abandonado

  • Olvido gubernamental y vientos de esperanza en La Ventosa
  • Olvido gubernamental y vientos de esperanza en La Ventosa
  • Olvido gubernamental y vientos de esperanza en La Ventosa
  • Olvido gubernamental y vientos de esperanza en La Ventosa

La comunidad de La Ventosa, agencia de Juchitán, donde hay alrededor de 6 mil habitantes, está en pleno desarrollo, pero no es gracias a las obras sociales del municipio, sino más bien, por los ‘vientos de esperanza’ que soplan en la población.

Las calles de La Ventosa no son las mismas de hace 10 años. Sin duda, mucho ha cambiado en el pueblo. Pero aún así, todavía se respiran vientos de ilusión, de que las cosas pueden mejorar y que de hecho, deberían estar mejores.

En La Ventosa, donde confluyen las carreteras federales Transístmica y Panamericana que comunican con la capital del estado, así como con los estados de Veracruz y Chiapas, las casas de dos plantas se mezclan con viviendas más humildes y todos coinciden que el pueblo debería de estar más desarrollado, por su ubicación y ser la agencia más importante de Juchitán, segundo municipio de mayor población en el estado.

Pero están en el olvido gubernamental. Al menos, es el sentimiento de Rafael Valdivieso Rasgado, habitante de la localidad.
Quien fuera el presidente del Módulo 6 del Sistema de Riego Local, y arrendador de tierras de uno de los parques eólicos que operan en la población, Rafael Valdivieso, con frustración y coraje afirma: “Nada le debemos al municipio, Juchitán no nos ha dado nada, no hay obras de impacto“.

Y fue más allá, “el 80 por ciento de las obras que se han ejecutado en La Ventosa en las últimas tres administraciones municipales (12 años) han sido con recursos privados de las empresas eólicas“.

Es el sentimiento más generalizado, La Ventosa debería tener ya un parque, un centro recreativo, oficinas de gobierno de la Agencia Municipal en óptimas condiciones. Pero no, nada de eso hay en la población.

Y sí, los datos de Rafael Valdivieso coinciden con la realidad. Desde el 2009 que el parque eólico “Parques Ecológicos de México” de la empresa española Iberdrola comenzó a operar en La Ventosa, comenzaron a ejecutarse algunas obras sociales. Se pavimentaron calles, se construyó el Centro Cultural “Bacuzagui” (Luciérnaga), un campo de futbol 7 con pasto sintético, y recientemente una escuela primaria y la ampliación de drenaje sanitario.

En La Ventosa operan tres parques eólicos: “El Retiro” de la empresa Grupo México, “Parques Ecológicos de México” y “Dos Arbolitos”, estas dos últimas de la compañía Iberdrola. Tan solo el Grupo México aporta unos 300 mil pesos anuales en obras y acciones sociales para la comunidad. Invierte para que grupos de mujeres se capaciten en el bordado de trajes regionales y a aprender la repostería, que en mucho podría ayudarles en su economía familiar.

Por su parte, la empresa Iberdrola aporta unos 3 millones de pesos en obras sociales cada año.

“Pero no hemos alcanzado el desarrollo que deberíamos tener, pero estamos avanzando, todo va lento, a paso de tortuga”, expresa Valdivieso Rasgado.

Rafael Valdivieso no culpa por completo al gobierno, “el problema incluso está en nosotros”, dice, al referirse a la alarmante división que existe entre los ciudadanos, propiciado principalmente por problemas políticos, no socioeconómicos ni a otros factores.

“No hay unidad en el pueblo, no nos juntamos para hacer algo de bien, si alguien propone algo, siempre hay gente que cuestiona, que señala, que detiene todo. Deberíamos exigir entre todos al municipio de Juchitán que cumpla con La Ventosa, porque no ha aportado casi nada, pero sí justifican (las autoridades en turno) dentro de sus informes, los gastos de las obras, como si ellos las hubieran hecho”, lamentó.

Los presidentes municipales de Juchitán desde el 2007, han venido recibiendo jugosas ganancias millonarias por el pago de impuestos de las empresas eólicas por concepto de cambio de uso de suelo, gracias a la inversión eólica en La Ventosa, pero la riqueza de los alcaldes, contrasta con la ‘pobreza’ de un pueblo abandonado.

Un hospital comunitario, espacios de esparcimiento, campos deportivos y hasta un centro comercial, son algunos de los sueños de los habitantes, que aún mantienen la esperanza de un día alcanzar el desarrollo, o al menos acercarse un poco a la imagen del pueblo que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa trae en su mente, “que en La Ventosa se vive tres veces mejor que cualquier pueblo de Oaxaca”.