Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo | Istmo

Especiales

Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo

A pesar de las labores de la paraestatal, siguen apareciendo las manchas del hidrocarburo en la playa de Ensenada La Ventosa y la laguna de Boca del Río

  • Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo
  • Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo
  • Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo
  • Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo
  • Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo
  • Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo

Salina Cruz, Oax.

Al remover la arena de la playa de Ensenada La Ventosa, restos del hidrocarburo derramado de la Refinería Antonio Dovalí Jaime siguen apareciendo, esto a pesar de las labores de limpieza que realiza Petróleos Mexicanos (PEMEX) tras la fuga de combustóleo ocurrido el domingo de la semana pasada, por lo que habitantes y pescadores cuestionaron el procedimiento que utiliza la paraestatal para remediar los daños.

El derrame que ocurrió luego que PEMEX realizara la limpieza en el interior de la refinería de Salina Cruz y retirara de las instalaciones grandes cantidades de combustóleo, combustible que se fugó y dañó el ecosistema de las comunidades de Boca del Río y Ensenada La Ventosa.

Para contener el producto, personal de PEMEX instaló cordones oleofílicos afuera de la refinería, sin embargo el producto se fugó hasta la zona de manglares, así como a la laguna de Boca del Río y a la playa de Ensenada La Ventosa.

Todo el problema se originó el 13 y 14 de junio cuando la refinería primero sufrió una inundación y luego un incendio que la dejó paralizada. El lunes 19 de junio, PEMEX inició con la limpieza en las instalaciones y al día siguiente, se registró la primera fuga de combustible que afectó a las comunidades cercanas.

El domingo siguiente, el 25 de junio, se registró una gran fuga de combustóleo que ocasionó más daños en las poblaciones aledañas.

El jueves, PEMEX informó que llegó a un acuerdo con los habitantes de Boca del Río para sanear toda la zona afectada. Sin embargo, los daños aún son palpables, pues la contaminación no está siendo saneada adecuadamente, sólo se está trasladando el problema a otras áreas, como la playa Ensenada La Ventosa, y esto se debe, según los habitantes, a que el desengrasante que usan, sólo remueve el aceite, crudo y grasa pero todo va a dar al drenaje de la refinería, y en algún punto se vierte en la laguna y ésta la lleva a la Ensenada, con el consecuente daño ambiental de dimensiones mayores que PEMEX, intenta ocultar, en perjuicio de los moradores de estas áreas.

Uziel Infante, pescador de la comunidad de Ensenada La Ventosa, dijo que toda la playa sigue contaminada de hidrocarburo “y con manchas negras”. Incluso, en la superficie marina hay rastros del combustible.

“Aquí siempre nos hemos dedicado a la pesca, nos duele tanto porque la verdad no podemos vender nuestro producto y no pueden venir ni los turistas a bañarse, por toda esta afectación”, expresó Uziel Infante.

En Ensenada La Ventosa, una zona turística y habitada por pescadores, la actividad económica está paralizada desde hace dos semanas. Los restaurantes instalados a la orilla de la playa no abren “porque no hay clientes, nadie quiere venir a pararse aquí por el fuerte olor a petróleos”, dijo el agente municipal Armando Díaz Delgado.

Los habitantes presumen que PEMEX no está utilizando el método adecuado para sanear toda el área afectada, por eso, a pesar de los trabajos de limpieza, la playa y la laguna donde pescan, siguen contaminadas.

Relacionadas:

Cuestionan limpieza de Pemex en el Istmo