El sonido del amor
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

El Imparcialito

El sonido del amor

¡El sonido también enamora!

  • El sonido del amor
  • El sonido del amor
  • El sonido del amor

Por: Diana Pascual

Seguro a estas alturas ya sabes que Rufino Tamayo era un gran artista plástico, pues sus obras tanto de pintura como de gráfica son ampliamente reconocidas en todo el mundo, sin embargo casi no se le recuerda por la música, a pesar que también fue una de sus grandes pasiones.

La música siempre fue importante para Tamayo, de hecho tocaba la guitarra y era muy bueno en ello, solía tocar en solitario o a dúo, para él siempre era un buen momento para escuchar música ¿tú tocas algún instrumento o te gustaría aprender? ¡A mi me encanta el piano!

Este arte marcó momentos importantes en la vida de Tamayo pues fue gracias a esta que conoció a Olga, quien fuera su gran amor. ¿Sabes cómo se conocieron?

Rufino estaba encargado de una pintura muy importante, para ser más exactos estaba haciendo un mural en el Conservatorio Nacional de Música cuando la conoció. Ella era una talentosa pianista que era demasiado sincera con lo que pensaba, así que sin dudarlo le dijo a Tamayo que no le gustaban “esos monos feos que él dibujaba” y él quedó cautivado por su honestidad.

Durante algún tiempo se fueron conociendo hasta que finalmente un día Olga muy decidida le dijo que se iban a casar y por supuesto así fue, tres meses después Rufino y Olga se casaron tal y como ella lo tenía en mente.

¿Te imaginas la combinación que hacían Rufino y Olga? Ellos dos eran muy buenos juntos pues los talentos eran complementarios, mientras él era un creativo ella era muy buena para los negocios.

El amor de Rufino por Olga estuvo presente siempre a lo largo de sus vidas y eso se mostró en las obras que Tamayo hacía pero lo primero que los unió fue la música.