Los tipos de relaciones que tienen los millennials | Hogar y Familia
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

ESTILO

Los tipos de relaciones que tienen los millennials

Te revelamos cómo es el amor en los tiempos millennials y descubre cómo se relacionan entre ellos.

Los tipos de relaciones que tienen los millennials | El Imparcial de Oaxaca

Híbridos

Uno de los miembros de la pareja está conforme con la monogamia y el otro no. Entonces uno de ellos tiene libertad de lo que sea, con la aprobación implícita del primero, pero éste no.

Muchas veces uno tiene un deseo sexual muy bajo, por eso deja que su compañero busque placer en otro lado, aunque sigan teniendo una vida de pareja “normal”.

Flexisexuales

Llamado así por Lisa Diamond (en su libro Fluidez sexual: entender el amor y el deseo de las mujeres); se refiere a la atracción por personas del mismo sexo que tienen individuos heterosexuales.

También se llama bicuriosidad y heteroflexibilidad. A veces se queda en la fantasía y en otras sí llega a la experimentación (sin volverse la relación primaria).

Poliamores

La palabra poli es un prefijo latino que significa “muchos”. Así, en esta modalidad se trata de amar a varios a la vez. Incluso, muchas veces viven juntos en la misma casa.

Pero una cosa es practicar la poligamia ilegalmente (muy extendida ya, sobre todo en Europa) y otra muy distinta es que el Estado la permita. Y si bien en nuestros países no es una figura autorizada, en 47 naciones (sí, ¡47!) del mundo sí es legal.

“Living Apart Together”

Al parecer Frida Kahlo y Diego Rivera (cada uno vivía en su casa, que se comunicaba con la del otro mediante un puente) anticiparon esto: ser pareja monógama, pero vivir en lugares diferentes.

Otros que hicieron esto fueron los filósofos Simone de Beauvoir y Jean-Paul Sartre, quienes, por cierto, también eran polígamos. Si bien es una tendencia más joven en Latinoamérica, se calcula que en Estados Unidos y en Gran Bretaña alrededor de dos millones de personas conviven de esta manera y que esta tendencia se ha incrementado más de 40% en la última década.

¿Cuál es el objetivo? Reducir las fricciones cotidianas y disfrutarse sin las fallas de la convivencia constante. De acuerdo con Deborah Moggach, autora de Living Apart Together: A Unique Path to Marital Happiness, las parejas jóvenes eligen esta opción para no sacrificar su independencia y eso lleva a relaciones duraderas. ¿Será? Depende: Tim Burton y Helena Bonham Carter probaron esa modalidad y acabaron en el divorcio…

Citas múltiples

Las frases “Pruebe antes de comprar” o “Se aceptan devoluciones” podrían aplicar para esta modalidad que hacen posible los sitios para conocer pareja.

Mucha gente ve a varias personas a la vez y deja frentes abiertos por si lo demás no funciona o para buscar interminablemente la opción ideal y mientras entretenerse. ¡Gracias, Tinder!

Swingers

Es cada vez más común: parejas que se juntan con otras para tener relaciones sexuales con la pareja del otro u otra, o para ser observados u observar a otros tener sexo. Hay varios niveles: sólo ver o ser vistos, soft swing (besar, acariciar y tener sexo oral con una tercera persona) y full swap (intercambio de pareja que incluye penetración).

En Estados Unidos y en Europa hay entre 400 y 600 clubes de intercambio, algunos sólo para establecer contacto y otros que permiten realizar las actividades sexuales ahí. Si bien en Latinoamérica ya hay este tipo de establecimientos, ha tomado fuerza el “Círculo de Confianza”, un movimiento para conocer parejas swingers y organizar encuentros más allá de estos negocios.

En general, las reglas son respeto, higiene y discreción, además de “no es no”.

Bisexuales

Robin Ochs, editora y activista bisexual, la define como “el potencial de sentir atracción –de forma romántica o sexual– por gente de más de un sexo o género, no necesariamente al mismo tiempo, no necesariamente en la misma forma y no necesariamente en el mismo grado”.

Aunque ahora es mucho más común, no es nuevo: en la Grecia y la Roma antiguas era aceptada y después fue casi totalmente condenada en el mundo occidental.

La realeza británica se esforzó sin éxito por esconder la bisexualidad del príncipe Jorge (duque de Kent) en los años 30 del siglo pasado, y por esos años la famosísima Marlene Dietrich fue conocida debido a su gusto por ambos sexos. Hoy, muchos jóvenes no se definen como bisexuales, pero sí viven la sexualidad de manera indistinta.

Asexuales

No sienten atracción sexual hacia ningún género, pero son distintos a los célibes o abstemios porque éstos lo hacen por decisión propia y el asexual sólo es así, independientemente de la voluntad.

En este grupo están los gris-asexuales (que rara vez sienten atracción sexual) y los demisexuales (que sólo se sienten sexualmente atraídos con quienes han construido lazos emocionales estables).

Relaciones abiertas

“Puestas de cuerno” ha habido siempre, pero a lo que me refiero aquí no sucede en secreto, sino con acuerdo y conocimiento de los involucrados. Ambos hacen un pacto en el que se establece que pueden tener relaciones sexuales fuera del matrimonio. En la mayoría de los casos, los detalles no se comentan, pero a algunos les gustan.

Amigovios

Tan común es que la Real Academia Española incorporó el término, definido como “persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo”. Es un punto medio entre la amistad y el noviazgo, en el que se tiene sexo sin compromiso, con cierto vínculo emocional.

Relaciones a distancia

Son los amores cuyos miembros viven en ciudades o incluso países diferentes. En Estados Unidos, tres millones de parejas viven separadas geográficamente (en gran parte por las oportunidades universitarias o laborales). Pero, contrario a las ideas pesimistas de siempre, un estudio publicado en el Journal of Communication plantea un enfoque nuevo: “Las relaciones a distancia pueden ser incluso más exitosas que las convencionales”. ¿Será?

No olvidemos que la tecnología nos está ayudando, todo depende de los ánimos de los integrantes y el compromiso de los involucrados.

Sugar daddies

Son hombres maduros que pagan a través de viajes, objetos y experiencias por la compañía de una mujer u hombre más joven. Digamos que es un “intercambio justo” en el cual se disfruta la compañía del otro sin que sea necesariamente una obligación.
El “acompañante” se llama sugar baby. Incluso hay sitios web para juntar a ambas figuras, como seekingarrangement.com.
Grandes diferencias de edad

Cuando el presidente electo francés Emmanuel Macron se enamoró a los 15 años de su maestra Brigitte, de casi 40, fue terrible para su familia. Sus padres lo mandaron a estudiar fuera del alcance de ella, que además era casada y madre de tres hijos.

Años después, volvió a buscarla. Ella ya estaba divorciada y empezó una historia de amor auténtica. Para muchos siguen siendo increíbles los 24 años entre Brigitte y Emmanuel, aunque sea la misma diferencia de edad entre Melania y Donald Trump.

Por suerte para otros muchos, el ejemplo de los Macron marca una tendencia de mayor apertura a alternativas que antes eran inadmisibles y reprobadas por la sociedad. Agradecemos que mujeres maduras quiten ese tabú de que nuestro placer tiene fecha de caducidad.

Sólo a través de la tecnología

Relaciones casi exclusivamente online. Y las citas digitales han dado un paso adelante por la realidad virtual: pronto podrás interactuar casi como si estuvieras con otra persona, y más allá: relacionarte emocionalmente con alguien que no existe.