Errores al bañarse que causan daños en la piel |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Cuidados y Belleza

Errores al bañarse que causan daños en la piel

Algunos hábitos que crees normales eliminan la capa protectora de tu piel

Errores al bañarse que causan daños en la piel | El Imparcial de Oaxaca

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y existen errores al bañarse que cometemos sin darnos cuenta y que pueden dañar la barrera protectora de la epidermis, haciéndonos más propensos a sufrir infecciones y un mal aspecto de la piel.

La importancia de cuidar la piel radica en que cumple con múltiples funciones, entre ellas actúa como un aislante del medio que nos rodea, contribuye a la hidratación de los órganos internos y sintetiza la vitamina D, que es esencial para tener un sistema óseo e inmune saludable.

Gladys Guadalupe León Dorantes, dermatóloga y académica de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, explica que la piel es la interfase entre el organismo y el medio ambiente y siempre está sujeta a las condiciones del clima.

“La epidermis tiene su propia barrera, una capa córnea o lo que muchos denominan, de manera errónea, células muertas, que junto con una serie de lípidos cumple la función de proteger y mantener la humedad, lo que evita que se inflame”, explica la experta.

Sin embargo, algunos procesos naturales como la edad, el género, la exposición a climas extremos o los malos hábitos de higiene modifican y dañan esa barrera por la pérdida de humedad.

Errores al bañarse que causan daños en la piel

Esto es lo que debes evitar al bañarte para cuidar tu piel y mantenerla lo más sana posible.

1. Agua muy caliente

Uno de los errores al bañarse más comunes es hacerlo con agua muy caliente, ya que daña la piel y desprende su barrera natural, lo que reseca la piel y la inflama.

2. Zacates y jabones con aroma

La aplicación de jabones fuertes o con aromas muy penetrantes elimina la grasa natural de la piel, que es una barrera contras las infecciones y permite mantener un equilibrio en la cantidad de agua.

En una piel sana no hay necesidad de tallas con zacates, cepillos o esponjas, basta con frotar con poco de jabón con las manos.

3. Exfoliar demasiado

De acuerdo a la experta, no es conveniente tallar la piel con aditamentos y productos abrasivos para exfoliarla. Cada 28 días, en promedio, se regeneran por sí mismas las células de este órgano.

“Es una falacia eso de que hay que retirar las células muertas, este proceso sólo se recomienda en enfermedades cutáneas específicas”, advierte la experta.

¿Cómo revertir los daños en la piel?
Para restituir la barrera epidérmica, la universitaria recomienda el uso de dermolimpiadores o syndets, que limpian la piel pero dejan ciertos lípidos y respetan los corneocitos (células superiores que forman la capa protectora de la epidermis).

Asimismo, recomienda aplicar cremas hidratantes como cold cream, elaborada a partir de aceites y agua de rosas, entre otras sustancias.

La alimentación también es importante para tener una piel sana, deben ingerirse al menos ocho vasos de agua al día y consumir alimentos antioxidantes, especialmente cítricos.

Es necesario proteger la piel con bloqueadores solares, pues los rayos solares también afectan y la radiación solar en la Ciudad de México representa un riesgo para la salud.

“Debemos protegernos, sobre todo si se registran altos índices de radiación y de partículas suspendidas. El Sol es necesario para sintetizar la vitamina D, pero sólo requerimos 15 minutos de exposición. Podemos estar con menor riesgo bajo los rayos hasta las 10 de la mañana y después de las cuatro de la tarde “, abunda la experta de la UNAM.

Hacerlo es imoprtantísimo, pues se ha visto un incremento en el número de individuos que padecen cáncer de piel, incluso en jóvenes de 20 años de edad.

“Debemos revertir ese problema, enseñar a la gente a ser juiciosa e inteligente ante las posibles agresiones a nuestra piel”, finaliza León Dorantes.