Logra una afeitada perfecta |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Logra una afeitada perfecta

El estrés por una piel irritada no necesita ser parte de tu rutina matutina.

Logra una afeitada perfecta | El Imparcial de Oaxaca

Rasurarse forma parte de los rituales más antiguos del hombre, desafortunadamente, a pesar de los años muchos de nosotros no logramos dominar la técnica adecuada y sufrimos las consecuencias.

De acuerdo a un estudio llevado a cabo por Gillette, donde fueron encuestados 3 mil 300 hombres de entre 22 y 34 años de edad, provenientes de 11 países, encontró que los problemas al afeitarse, como irritación por la navaja, erupción o cortadas, siguen siendo estresantes: uno de cada tres (33%) hombres dicen que estos problemas son un gran factor de estrés en cuanto a la apariencia personal.

El estrés por una piel irritada no necesita ser parte de tu rutina matutina, por eso, te compartimos estos tips para evitarlo:

Afeitada en seco

Utiliza siempre una crema de afeitar. Ellas contienen lubricantes que protegen la piel, ayudan a que la afeitadora se deslice mejor y mantienen la hidratación durante la afeitada. Cuando el pelo está hidratado, se hincha y se suaviza, lo que permite que tu afeitadora se deslice más fácil. Esto resulta en menos jalones y tirones, menos rasguños y menos irritación.

Presión muy fuerte

​Ser muy agresivo con tu afeitadora es la vía rápida para el ardor al afeitarte. Usa pasadas ligeras con crema o gel de afeitar para mantener tu cara libre de irritación. Deja que la afeitadora haga el trabajo y evita pasadas repetitivas, que reducen la lubricación y pueden causar irritación.

Cartuchos viejos

No sientas ardor a causa de cartuchos malos. Cuando comiences a sentir incomodidad, cambia tus hojas y tendrás menos tirones en tu afeitada.

Humectación: termina tu afeitada con un gel o loción humectante para después de afeitar, que refresque y le devuelva la humedad a tu piel, para dejarla con una sensación más agradable y una cara digna de una portada de revista.