Reasignación presupuestal de SHCP movería recursos de los ramos 28 y 33 |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Reasignación presupuestal de SHCP movería recursos de los ramos 28 y 33

México Evalúa expuso que a estos dos ramos se les aprobaron recursos por más de 1.6 billones de pesos, por lo que el gobierno federal podría remover alguna parte.

Reasignación presupuestal de SHCP movería recursos de los ramos 28 y 33 | El Imparcial de Oaxaca

La reorientación de los recursos que busca hacer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público podría hacerse en los ramos 28 y 33 de Participaciones y Aportaciones a las entidades federativas, pues ya no se pueden seguir ajustando los recursos de los ramos administrativos y autónomos, coincidieron expertos.

Mariana Campos, coordinadora del programa de gasto Público y rendición de cuentas de México Evalúa, expuso que a estos dos ramos se les aprobaron recursos por más de 1.6 billones de pesos, por lo que el gobierno federal podría remover alguna parte.

“No se ha tocado ese dinero y ahí también hay corrupción e ineficiencia del gasto. Entonces, por qué no empezar a discutir qué pasa con ese dinero y cómo hacer un mejor uso del mismo. Es un tema que no debe quedar afuera de la agenda porque es una cantidad muy considerable”, expresó.

Lo anterior lo dijo en referencia a que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, confirmó que no se hará un recorte al gasto como efecto de menores ingresos, sino que se buscará hacer una reasignación presupuestal.

Campos mencionó que si bien el actual gobierno se ha enfocado en reducir recursos al gasto programable, como a las dependencias públicas o los órganos autónomos, no se habla de cómo generar mayores ingresos. Por ello, enfatizó que se debe poner más atención a las haciendas locales.

“Los estados recaudan muy poco, dependen mucho de los ingresos federales, no se cobra el predial de manera adecuada, ni tampoco los impuestos a servicios electrónicos como se hace en otras partes del mundo. También están desperdiciados los impuestos al turismo local”, expuso.

Kristobal Meléndez, analista de cuentas subnacionales del Centro de Investigación Económica Presupuestaria, indicó que parte de los recortes que se podrían hacer a las entidades federativas tendría que ver con aquellos rubros que no estén designados por fórmulas.

“De aquellas participaciones y aportaciones que no estén indexadas a una ley y fórmula podría haber ajustes siempre y cuando se argumente el por qué. De los recursos que estén designados por ley a los que les corresponde un monto por fórmula, se tendría un problema legal”, sostuvo.

Mencionó el caso del ramo 23, de Provisiones Salariales y Económicas, donde todavía se tienen fondos en los que podrían hacerse movimientos. Sin embargo, podría significar un nuevo enfrentamiento político con los gobernadores estatales.

Alfredo Elizondo, investigador de Gesoc —organismo que realiza el Índice de Desempeño de los Programas Públicos Federales— precisó que, antes de pensar en reducir el gasto de las entidades federativas, se debe plantear una reforma hacendaria, donde se fomenten las capacidades de los estados para recaudar más.

Pemex presiona el gasto
La especialista de México Evalúa expuso que una de las presiones más fuertes que está teniendo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador son los recursos que se están destinando a Pemex, pues ante la idea de rescatarla sólo con recursos del erario, ya se está afectando a algunos programas sociales.

“El gobierno ha sido cuidadoso, ha tenido superávit, pero vemos presión en las empresas productivas del Estado, especialmente en Pemex. Si bien en enero tuvo un incremento de su gasto de 18%, al transferir recursos al fondo mexicano petrolero quedó con ingreso negativo y es una situación delicada”, refirió.

Apuntó que el gobierno debería reconsiderar invitar a la inversión privada en las empresas productivas del Estado y ver cómo se aprovechan esos recursos en ese sector y ya no exprimir tanto los recursos federales.

Criticó que el gobierno carezca de indicadores para decidir dónde sí se deben reorientar los recursos y dónde no. “El problema es que los recursos se pueden orientar a subsidios que no tienen reglas de operación o diseño de garantía de dar resultados o que serán evaluados”.

Ingresos bajaron y economía se desacelera
Entre las preocupaciones de los analistas está el hecho de que se vislumbra una desaceleración económica a nivel global y que los ingresos presupuestarios se redujeron en 7.5% durante enero del 2019.

“Hay riesgos en la bolsa de recursos disponibles del gobierno, bajó el IVA en enero, y hay indicadores que apuntan a una desaceleración, entonces podríamos tener una menor recaudación, pero con compromisos muy fuertes con Pemex, eso es delicado”, dijo.

Al respecto, Meléndez comentó que, si los ingresos son menores y el gasto se mantiene, el gobierno podría incurrir en un déficit, lo cual podría complicar su meta de superávit primario y de no recortar la inversión pública.

“Si tienes menores ingresos, implicará menores participaciones y se tendría que acudir al FEIP, que son las reservas de los estados y eso no sería tan bueno”, concluyó.

 

Relacionadas: