Arthur Miller recrea la decepción y la verdad
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Arthur Miller recrea la decepción y la verdad

El artista presenta su obra reciente, en la que retoma aspectos de las culturas prehispánicas que conoció primero como arqueólogo

  • Arthur Miller recrea la decepción y la verdad
  • Arthur Miller recrea la decepción y la verdad
  • Arthur Miller recrea la decepción y la verdad
  • Arthur Miller recrea la decepción y la verdad

Arthur Miller nació en Estados Unidos, pero se considera un oaxaqueño “accidental”, pues llegó a esta tierra siendo un arqueólogo que buscaba conocer más de las culturas prehispánicas. Ahora, con la pintura, lleva esa identidad e ideas al arte, la profesión a la que se ha dedicado en los últimos años, pero que desde su niñez ansiaba desarrollar.

“Mi hermano, que es mayor 11 años que yo y que era más un padre para mí, decía: la pintura está bien, pero tienes que hacer algo serio”. Así es como Miller, hijo de un litógrafo comercial, ingresó a la universidad y siguió pintando a la par de estudiar arqueología, historia del arte y antropología.

Desde el 12 de diciembre y por casi un mes, su obra pictórica se encuentra en la galería Arte de Oaxaca, bajo el título Decepción y verdad. En ella revisa su obra reciente en las artes plásticas, a la par que mantiene su interés en las culturas prehispánicas de México, que conoció en sus investigaciones en Teotihuacán, Quintana roo y Oaxaca. Las 25 piezas de la muestra fueron creadas en los últimos tres años.

“Con mi formación como arqueólogo y pintando, es normal, creo, observar el conocimiento de los tiempos prehispánicos en mi obra”, relata el autor afincado hace unas tres décadas en Oaxaca y cuyos intereses en lo prehispánico están inclinados por los calendarios de las culturas maya y zapoteca.

De estos, por ejemplo, aborda las maneras en que las culturas prehispánicas representan a los números. Y para ello se basa en lo que los descendientes de estas y otras culturas siguen practicando, y que él conoció gracias al investigador y activista oaxaqueño Floriberto Díaz. Por ejemplo, a través de una tradición mixe que se hace en enero, con figuras de maíz que representan al número 13, pero en las que se observa a 12, pues al tratarse de un número “sagrado” no puede mencionarse.

“Lo sagrado no lo mencionas, lo refieres”, apunta Miller, quien retoma esa idea para representar tal número en su exposición. A través de Decepción y verdad, el autor también relaciona las visiones de estas culturas con las de otras partes del mundo, en las que encuentra coincidencias como la responsabilidad humana para que el mundo se mantenga. Por ejemplo, a través de los sacrificios.

“Uso un ejemplo en el cuadro que se llama Muerte del quinto sol, sobre el fin de una era y con la que empieza otro sol con la participación humana”, describe Arthur Miller respecto a esa participación activa de la humanidad. Y que, a diferencia de las religiones (como la católica, cristiana y demás), tiene el mismo poder o uno similar al del Dios que se cree todopoderoso.

Miller, cuya obra se ha presentado en el Museo de las Culturas de Oaxaca del Centro Cultural Santo Domingo y en la Casa de la Cultura Oaxaqueña, además de compartir su trabajo en Estados Unidos y países de Europa, recrea estas y otras ideas. Sobre las relaciones con otras culturas como la griega, recurre al mito de Sísifo, con el que reflexiona si aún se puede engañar a la muerte.