¿Por qué no se come carne en Cuaresma? ¡Entérate! |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

¿Por qué no se come carne en Cuaresma? ¡Entérate!

La abstinencia es un gesto penitencial en el que los fieles se privan de comer carne; sin embargo, se puede optar por consumir pollo, pescado, marisco.

¿Por qué no se come carne en Cuaresma? ¡Entérate! | El Imparcial de Oaxaca

Durante la Cuaresma, que abarca la Semana Santa, se acostumbra evitar el consumo de carne roja y realizar ayuno, ¿sabes por qué?, aquí te explicamos.

No comer carne roja y ayunar es una forma de abstinencia durante la Cuaresma, que dura cuarenta días, tiempo de conversión para recibir la Pascua. Inicia con el Miércoles de Ceniza y termina el Jueves Santo.

La abstinencia es un gesto penitencial en el que los fieles se privan de comer carne; sin embargo, se puede optar por consumir pollo, pescado, mariscos o platillos típicos de la temporada como los romeritos.

La palabra abstinencia proviene del latín “abstinentia” y al realizar este sacrificio la persona hace en espíritu, cuerpo y alma un acto de reparación por el daño ocasionado por el pecado y para el bien de la Iglesia, explica la Agencia Católica de Informaciones, ACI Prensa.

El Código de Derecho Canónico indica que “todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia”, con el fin de que “se nieguen a sí mismos”.

Para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales, en los que se dediquen los fieles de manera especial a la oración, realicen obras de piedad y de caridad”, señala el canon 1249.

Por lo tanto, a partir de los 14 años de edad y hasta los 59, están llamados a practicar la abstinencia todos los viernes del año en honor a la Pasión de Cristo, el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.

“En la Iglesia universal, son días y tiempos penitenciales todos los viernes del año y el tiempo de Cuaresma”, apunta el Canon 1250.

Antiguamente, preparar comida que incluyera carnes era costoso y se consideraba suculento. Por lo que “una forma de ayunar y una forma de austeridad era no comer carne”, expone a ACI Prensa el padre Donato Jiménez.

En la actualidad, la abstinencia implica no solo “privarnos de carne sino de otros manjares exquisitos”, como la comida rápida, los dulces, los snacks y otras opciones gastronómicas agradables, detalla.

Debemos precisar que la abstinencia no es lo mismo que el ayuno. El ayuno consiste en reemplazar la comida fuerte del día por pan y agua.

El abstenerse de la comida y la bebida tienen como fin introducir en la existencia del hombre no sólo el equilibrio necesario, sino también el desprendimiento de lo que se podría definir como “actitud consumista“.

El consumismo es una de las características de la civilización occidental. El hombre orientado hacia los bienes materiales, muy frecuentemente abusa de ellos. La civilización se mide entonces según la cantidad y la calidad de las cosas que están en condiciones de proveerlo.

Esta civilización de consumo suministra los bienes materiales no solo para que sirvan al hombre en orden a desarrollar las actividades creativas y útiles, sino cada vez más para satisfacer los sentidos y el placer.

El hombre actual debe abstenerse de muchos medios de consumo, estímulos y satisfacción de los sentidos; debe logra decirse “no”.

La práctica de la Cuaresma data el Siglo IV, cuando se inicia su construcción con tiempo de penitencia y de renovación, con la práctica del ayuno y de la abstinencia.

La Cuaresma se conserva con mayor rigor en el oriente; mientras que el occidente se ha aligerado, pero se conserva el espíritu penitencial y de conversión.

 

 

Relacionadas: