El Almirante en Novena Histórica
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Béisbol

El Almirante en Novena Histórica

Nelson Barrera fue pieza importante de Guerreros de Oaxaca en la obtención del campeonato, además de ser un jonronero de marca


El Almirante en Novena Histórica | El Imparcial de Oaxaca

El “Almirante” Nelson Barrera Romellón, que fue parte importante en la coronación de Guerreros de Oaxaca, fue seleccionado por la LMB como parte de la Novena Ideal Histórica en el 95 aniversario de esta.

El campechano además posee el récord de jonrones, 455, conectándolos en el parque Lic. Eduardo Vasconcelos, casa de los bélicos.

Esta distinción se dio luego de cuatro semanas de votaciones ya conocemos a todos los integrantes de la Novena Ideal Histórica.

Además, se dio a conocer el nombramiento de Benjamín ‘Cananea’ Reyes como manager tenemos todas las posiciones cubiertas.

El proceso para tener esta Novena Histórica fue a través de un Comité de Especialistas encargado de elegir a los cinco finalistas y estuvo integrado por: Enrique Kerlegand, periodista y cronista miembro del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano; Horacio Ibarra, historiador del Salón de la Fama; Javier Figueroa, Gustavo Torrero y Manuel Aguilar Caloca, todos periodistas especializados; César González, investigador e historiador del beisbol mexicano; Gabriel Medina y César Galaviz, colaboradores en la oficina de la LMB.

Posteriormente, los aficionados votaron por su favorito en Facebook, Twitter e Instagram para tener esta Novena integrada por jugadores de posición, bateador designado, lanzadores abridores (derecho y zurdo), relevista y manager.

LOS ELEGIDOS

Miguel “Pilo” Gaspar, receptor. El sonorense ostenta dos marcas vigentes en la LMB, más juegos consecutivos sin cometer error con 80 en la temporada 1965 y más lances consecutivos sin cometer error con 404 con los Rojos del Águila, para dicho registro sumó 365 outs y 39 asistencias. Esos números le permitieron formar parte de la Novena Ideal de la campaña 1965, logro que repitió en 1967; además, es definido como un genio defensivo y un bateador oportuno.

Héctor Espino, primera base. Sumó cinco títulos de bateo (tres de ellos consecutivos, de 1966 a 1968) y fue líder de cuadrangulares en cuatro campañas.

Espino es el cuarto lugar de hits en LMB con 2752, segundo lugar de jonrones con 453, quinto de todos los tiempos en carreras anotadas con 1505 y tercero en carreras producidas con 1573.

Beto Ávila, segunda base. En 1947 fue campeón de bateo con Puebla (.347), dicho logro lo repitió en 1954 en Grandes Ligas con porcentaje de bateo de .341, logro inédito para un pelotero latinoamericano. Después de su experiencia en la Gran Carpa volvió a México en 1960 con los Tigres capitalinos, equipo con el que fue campeón al tener porcentaje de bateo de .333 e implantar marca de 125 carreras anotadas. 

Nelson Barrera, tercera base. Tiene la marca de cuadrangulares de todos los tiempos con 455, el de carreras producidas de todos los tiempos con 1928 y más jonrones con las bases llenas con 16; además, es segundo lugar en imparables con 2937, segundo en dobles con 464 y cuarto en carreras anotadas con 1485.

José Luis “Borrego” Sandoval, parador en corto. Tiene marcas históricas a la defensiva y a la ofensiva para un jugador de su posición. Es el campo corto con más doble matanzas en la historia de la LMB con 1731, más juegos jugados para un pelotero de su posición con 2219, más temporadas jugadas para un parador en corto con 23 y es noveno de todos los tiempos en carreras producidas con 1315. 

Andrés Mora, jardinero izquierdo. Ha sido de los mejores bateadores de todos los tiempos al obtener cuatro títulos de jonrones en 1975, 1981, 1982 y 1985 y es el cuarto máximo jonronero de la LMB con 419 vuelacercas; además, tuvo 14 años bateando arriba de .300 de porcentaje, 14 temporadas conectó más de 100 hits, posee la marca de más temporadas con 20 o más jonrones con 12, tuvo cinco temporadas con más de 30 cuadrangulares, cinco campañas con 100 carreras producidas y ganó tres títulos de carreras producidas (1975, 1981 y 1982). A la defensiva también brilló y en las temporadas de 1975 y 1982 tuvo marca perfecta de fildeo y es el pelotero con más juegos jugados sin cometer un error de manera consecutiva con 203, lo cual logró entre 1974 y 1975.

Marcelo Juárez, jardinero central. A la defensiva tiene el porcentaje de fildeo más alto de todos los tiempos en la LMB para un jardinero con .984; además, fue Guante de Plata como jardinero central en 1974, participó en cuatro Juegos de Estrellas y fue campeón de robos de base con 43 en 1968. Estos son sus números en la LMB.

Miguel Suárez, jardinero derecho. “Mr. Hit” ha sido de los mejores bateadores de todos los tiempos. El zurdo fue tres veces líder de hits en 1971, 1976 y 1977 y líder de triples en 1973; además, tiene la marca de más hits en una temporada: en 1977 totalizó 227 y un porcentaje de bateo de .370. 

Eduardo Jiménez, bateador designado. En 21 temporadas en la LMB conectó 351 cuadrangulares y es el quinto mejor jonronero en la historia del circuito; además de ser el onceavo mejor en carreras producidas al totalizar 1285. Fue muy consistente, oportuno y con mucho poder en la caja de bateo y en el 2000 fue el máximo jonronero de la Liga con 45 vuelacercas, marca para jugador zurdo mexicano. En ese mismo año, fue el primer jugador en la historia de la LMB con siete juegos de al menos dos jonrones en una misma temporada.

Ramón Arano, lanzador abridor derecho. El jugador que más temporadas jugadas en la LMB. Jugó de 1959 a 1986, posteriormente, tuvo participación en las campañas de 1995 y 1998 y finalmente tuvo una apertura en 2001, por lo que su nombre dio la vuelta al mundo al subirse a la lomita con 62 años y haber lanzado en seis décadas distintas. Sus mejores años fueron en 1978 y 1979, en los cuales obtuvo 19 triunfos con los Cafeteros de Córdoba.

En su carrera tuvo 57 blanqueadas, marca de todos los tiempos; 2380 ponches, segundo de todos los tiempos y .559 de porcentaje de ganados y perdidos. Tuvo tres títulos consecutivos de porcentaje de ganados y perdidos entre 1961 y 1963 y el campeonato de efectividad de 1962 con 2.60 de porcentaje de carreras limpias admitidas, marca vigente en la LMB.

Ángel Moreno, lanzador abridor zurdo. Es el pitcher zurdo con más triunfos en la LMB con 263 y tuvo un promedio de 3.51 carreras limpias admitidas. A lo largo de su trayectoria lanzó 164 juegos completos con 26 blanqueadas y 2255 ponches, categoría en la que es el tercer lugar de todos los tiempos.

Aurelio López, relevista. Es considerado el pitcher mexicano de mayor velocidad en la historia. Fue el primero en el circuito en salvar cuatro juegos en una serie: de abril 12 al 15 de 1975 ante Chihuahua. También fue el primero en la historia en ganar y salvar el mismo día: el julio 31 de 1977 ante Sultanes de Monterrey.

En 1977 estableció el récord en la LMB, aún vigente, de más ponches como relevista en una temporada (165), impuso la marca de más salvamentos en una campaña (30), el récord de más apariciones (75) y de más triunfos como relevista (19) en una campaña.

Benjamín “Cananea” Reyes, manager. En 1992 fue inmortalizado al ingresar al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano. Es el manager mexicano con más títulos en la LMB con seis en total. Desde su debut como timonel en 1971 dio de qué hablar al obtener su primer cetro al mando de los Carros de Jalisco. Posteriormente llegó a los Diablos Rojos del México, equipo en el que se convirtió en leyenda.

El ‘Pelón Mágico’ sabía influir en el público desde el campo y fue un gran motivador y estratega. Con los Pingos fue campeón en las temporadas 1974, 1976, 1985, 1987 y 1988. Con dichos títulos se convirtió en el único manejador con cinco campeonatos en un mismo equipo.

Hacemos mención especial para otros grandes personajes que han estado dentro de estos 95 Años de Emociones.


 

Relacionadas: