Ruth Karina Escobar González y su histórico cuarto lugar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

Ruth Karina Escobar González y su histórico cuarto lugar

La oaxaqueña Ruth Karina Escobar González fue capitana del equipo que se ganó el corazón de los mexicanos


Ruth Karina Escobar González y su histórico cuarto lugar | El Imparcial de Oaxaca

Se vivieron emocionantes y emotivos encuentros de la Selección Nacional Juvenil de Voleibol celebrada en nuestro país en 1981, logrando un cuarto lugar, que hoy 40 años después sigue sin ser superado.

Logro donde la oaxaqueña Ruth Karina Escobar González fue la capitana de ese equipo, conocido como “Las Hermanas Park”, y que hoy pide a gritos una nueva generación que las supere, pero que estén siempre comprometidas con el deporte.

El 27 de octubre se cumplen los 40 años de este logro, “han pasado 18 campeonatos y no se ha logrado superar lo que se hizo, es más ni a un décimo lugar se ha llegado”, dijo.

Escobar González externó que ellas se siguen reuniendo, gracias a la formación que el entrenador Park Ji, basada en valores, empatía, fortaleza, resistencia para sacar al equipo, logrando los resultados que obtuvimos.

“Incluso una de nosotras padeció cáncer, ahí estuvimos todas aportando recursos, o bien quienes vivían cerca de ella, llevándola a su tratamiento, hoy gracias a Dios está recuperada”. 

La maestra en administración y entrenamiento, declaró que el maestro Park les enseñó a ser mujeres de éxito, “la mayoría tienen una licenciatura, otras maestrías, como Claudia Aguirre que es empresaria al igual que Raciel Olvera, Paty Lomelí traumatóloga, Lucrecia D. empresaria, Jovanna Bohórquez economista, Sonia Vareña, se certificó como ingeniero eléctrico, es de las pocas que puede ejercer en todo Estados Unidos”. 

Dijo que Isabel Frías es entrenadora en León, Guanajuato, y en su caso ha ocupado cargos en la administración estatal, además de tener dos maestrías, “esto gracias a la disciplina, no somos dejadas muchas estamos casadas, la no dependencia, nos hace ser fuertes y únicas”.

“Hoy tristemente vemos, que las nuevas generaciones, no lo han conseguido, pese a las herramientas que hoy se tienen, en nuestro caso, solo estaba el entrenador, un auxiliar y el psicólogo que era el doctor Alfonso Morales”.

Lamentó la falta de compromiso, de no ponerse la camiseta para llevar a México al podio, no necesariamente en el voleibol, “tratamos de transmitir esto a las nuevas generaciones, de que el trabajo en equipo es mejor que el individual, para lograr los objetivos”.

“Es necesario comprometerse, dar el extra, como no desvelarse, hacerle caso al entrenador, cosas que parecen pequeñas, pero que al final son la gran diferencia”.

Recuerda que cuando fue convocada a la Selección Nacional, era la número 33, “esto me obligó a echarle todos los kilos e ir avanzando, hasta quedar entre las 12 mejores del país”.

Recuerda que bajo la dirección técnica del entrenador coreano Park Ji, realizaban algunas exhibiciones en canchas de chapopote, donde tenían que rodar y mostrar lo que sabían, ahí todas hacían su mejor esfuerzo.

Hija de profesores recuerda que en vacaciones venían a la capital del estado para que sus padres se siguieran preparando, su mamá en matemáticas y su padre en física y biología, en la Escuela Normal, cuando iban a la matiné al Cine Oaxaca, veía el voleibol que se jugaba en el gimnasio Universitario, llamándole la atención.

Pero fue cuando llegó a estudiar a la Escuela Preparatoria 1 de la UABJO, fue invitada por Anita Cancino a entrenar este deporte, su primer entrenador fue César Williams, porque Guillermo Baroja no se encontraba en Oaxaca.

“Ahí conocí a Ernesto Díaz, Montesinos, Memo López, Óscar Quintana, Pablo Cortés, Ballanes, además de Yola, Magui, Paty Carolina Olmos, Cristina Jacinto, la doctora Cocoy.

“Fue una gira del equipo de la UNAM que vino a Oaxaca en un puente de 5 de mayo, que dio oportunidad para que llevarán a la ciudad de México, con solo una dirección en un papel me dejaron en la entrada de Ciudad Universitaria, fue ahí donde tomé un taxi que me llevará al CEDOM”.

“Ahí estuve sentada todo el día, hasta que llegó Silvia Palafox y me preguntó qué hacía, le mostré el papel y fue quien me tramitó mi credencial para que me quedara ahí, después conocí a Malu de la Fuente, que al saber que era de Oaxaca, me decía que era su estrella oaxaqueña”.

El profesor Park por su parte, decía que aquí en Oaxaca se jugaba con cocos, que ya habían pasado algunas jugadoras por ahí sin mucho éxito, “esto picó mi orgullo, e hizo que me esforzará aún más, entrenaba una hora más, si debía correr 20 vueltas, yo hacía 30, a la semana de llegar ya estaba viajando a Japón, desde luego con la anuencia de mis padres, pues tenía solo 17 años de edad y nunca había salido de mi estado”.

Mencionó que a su regreso fue felicitada por Malu de la Fuente, pues el entrenador Park ya había reportado su avance, “fue en 1980 cuando fui convocada para ser parte de la selección nacional, donde llegué a ser la capitana”.

Declaró que el deporte y la cultura son herramientas que los funcionarios y políticos no han sabido aprovechar, “esperamos que volteen a él”, concluyó