Con sangre dominicana | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Súper Deportivo

Con sangre dominicana

Andrick Donnet Rodríguez Castillo es uno de los dos peloteros de Oaxaca que fueron elegidos por la Academia Conade para ser parte del equipo nacional


Con sangre dominicana | El Imparcial de Oaxaca

Cuando Andrick Donnet Rodríguez Castillo llegó el primer día de la etapa Estatal de la Academia Conade de Beisbol, nunca imaginó lo lejos que llegaría, a pesar de tener la vista puesta en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR).
Desde que pisó el Estadio Lic. Eduardo Vasconcelos, Rodríguez Castillo llamó la atención de inmediato de los visores que vinieron a observar el talento oaxaqueño, quienes a la postre no se equivocaron, pues es uno de los dos zapotecas que fueron elegidos en Jalisco.
Por la sangre de Rodríguez Castillo corre sangre de República Dominicana, principal exportador de peloteros a nivel mundial, pues sus padres son de allá, aunque él nació en Oaxaca y llegó a la Academia Conade teniendo como objetivo el estudio y formación profesional.
Rodríguez Castillo, quien juega de segunda base, llegó a la onceava temporada de pruebas de la Academia, quedando elegido entre los 400 aspirantes de las tres divisiones y luego entre los cinco oaxaqueños que fueron a Jalisco a la prueba final.
El pelotero de 16 años de edad no quiere llegar a las Grandes Ligas como todos los chicos de su edad, pero está seguro que ser elegido en la Academia Conade le abrirá las puertas para tener una formación profesional sin dejar de pisar los diamantes.
“Es una buena oportunidad para conseguir estudio y tener lo que me gusta, en este caso el beisbol”, comentó Andrick cuando fueron las pruebas en Oaxaca y compitió por un lugar, de los 30 disponibles, en la Perla Tapatía.
Rodríguez Castillo se acercó desde muy pequeño al llamado rey de los deportes gracias a sus padres, que son amantes del beisbol, disciplina que reina en República Dominicana, por lo que a la fecha muestra movimientos avanzados a los de su categoría.
Su estatura, de 1.75 metros, es otra de las herramientas que tiene el dominicano oaxaqueño, que también sabe subirse a la loma de las responsabilidades para ver cara a cara a los bateadores.
“Crecí con el beisbol, juego en la Liga Monte Albán, en donde me desempeño como segunda base, esto por mi estatura y que es un parámetro que piden mucho en todas las academias y además siento que me desenvuelvo bien”, asegura el ahora seleccionado nacional.
El segunda base sorteó las evaluaciones de destreza física, como salto vertical y horizontal, calentamiento de brazo, prueba de velocidad, lanzamiento, velocidad de bateo y flexibilidad, en Oaxaca y recientemente en Jalisco, en la prueba final.
Actualmente, el de Valles Centrales cursa el tercer año de secundaria y está interesado en estudiar leyes o mercadotecnia, en alguna universidad que le permita seguir jugando beisbol.