¿Por qué es bueno beber agua natural en ayunas? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

¿Por qué es bueno beber agua natural en ayunas?

Uno de los beneficios de consumir el líquido vital antes de los alimentos favorece la depuración del cuerpo


¿Por qué es bueno beber agua natural en ayunas? | El Imparcial de Oaxaca

México.- Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el agua “es una bebida esencial para la vida (…) sin su consumo una persona no sobrevive más de una semana”. Beber este vital líquido en ayunas contribuye a mantener nuestro organismo en buen estado, ya que favorece la depuración de nuestro cuerpo.

La experta en nutrición Fernanda Alvarado comenta que también mejora la digestión, alivia la congestión e incluso te hace sentir más relajado.

 El agua ayuda a maximizar el rendimiento, es por eso que debes mantenerte bien hidratado, sobre todo si estas en lugares con temperaturas altas, porque es cuando te deshidratas el 2% de tu peso corporal y te provocará fatiga crónica.

En un estudio realizado por la American Chemical Society se demostró que “las personas de mediana edad y las mayores que bebieron dos vasos de agua justo antes de consumir alimentos, comían entre 75 y 90 calorías menos durante esa comida”. Por lo tanto, te ayuda a no comer en exceso y a no ganar peso.

Y aunque tomar agua por las mañana nos beneficia, su consumo no debe limitarse a cuando se está en ayuno. El GWMC asegura que “el agua también ayuda a mantener los músculos tonificados dándoles (…) la habilidad natural de contraerse y evita la deshidratación”. Una persona bien hidratada también está bien concentrada y alerta.

Otro de sus beneficios es que ayuda a mantener la elasticidad de la piel, “las células secas se redondean con el agua y la piel aparece clara, sana y radiante”.  Además, el agua ayuda a eliminar las sustancias tóxicas que existen en el cuerpo. También contribuye a la prevención de múltiples enfermedades y a mejorar el metabolismo.

El agua ayudará a regular la temperatura interior y, por si fuera poco, protegerá e hidratará a todos los órganos para que funcionen de forma correcta. Debes recordar que en un día un adulto debe consumir aproximadamente dos litros del líquido vital.

Científicos revelan mito de beber 8 vaso de agua al día

Un estudio publicado en la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias en Estados Unidos, por científicos de la Universidad de Monash cuestionan que la recomendación de beber, como mínimo, ocho vasos de agua al día sea saludable.

En el estudio los investigadores analizaron con una resonancia magnética los procesos que surgen en el cerebro cuando bebemos agua aunque no tengamos ganas de hacerlo.

Así, comprobaron que el cerebro activa un mecanismo denominado “inhibición de ingesta”, que sirve para proteger nuestro cuerpo de la hiperhidratación, que puede causar una intoxicación potencialmente peligrosa para la salud.

“Si simplemente hacemos lo que nuestro cuerpo nos exige, probablemente lo haremos bien. Tenemos que beber según la sed que tengamos en lugar de hacerlo por un calendario elaborado”, aseguró Michael Farrell, profesor asociado de la universidad y uno de los autores del estudio.

TOMAR DEMASIADA AGUA TE PUEDE MATAR

Durante la prueba los investigadores pidieron a los participantes que calificaran el esfuerzo requerido para beber agua bajo dos condiciones: la primera, cuando tenían sed, y la segunda, siguiendo la regla de los 8 vasos diarios.

Los participantes tardaron tres veces más de tiempo en tomar agua cuando se sentían saciados que aquellos que bebían cuando realmente tenían sed, lo que significa que al ingerir agua en exceso, el cuerpo se resiste.

Y es que beber más agua de la que necesitamos puede ser mortal al provocar hiponatremia, un trastorno hidroelectrolítico que se caracteriza por una concentración de sodio en sangre demasiado baja. Un proceso que causa desde letargo y náuseas hasta convulsiones e incluso el coma, según los investigadores.

“Ha habido casos en los que atletas de maratones recibieron instrucciones para beber mucha agua y murieron en determinadas circunstancias, ya que ciegamente siguieron esas recomendaciones y bebieron muy por encima de lo que necesitaban”, concluye el investigador.