¿Qué es la depresión navideña y cómo detectarla?, aquí te lo contamos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

¿Qué es la depresión navideña y cómo detectarla?, aquí te lo contamos

Debido al cambio estacional comienza la falta de luz, por lo que el organismo reacciona y se alteran las sustancias que se producen en el cerebro


¿Qué es la depresión navideña y cómo detectarla?, aquí te lo contamos | El Imparcial de Oaxaca

Casi a finales de octubre, cuando el ambiente navideño comienza a percibirse en el aire, Sofía* llega a su casa del trabajo y se recluye en casa. Esta no es su temporada favorita, pues asegura que siempre siente frío, no le gusta asistir a reuniones familiares y los ánimos de festejo no se iluminan en ella.

“Desde que era pequeña no tuve buenos recuerdos de Navidad o Año Nuevo, en esas fechas siempre sucedían acontecimientos que nublaban el espíritu navideño. Me acostumbré a ese feo sentimiento que la familia tenía en esas épocas que ahora, no me hace sentir bien”, comenta.

Más allá de percibirse como una Grinch por no estar cómoda en temporada invernal, confiesa que su ánimo decae. No sale más allá del trabajo y su consumo de alimentos, redes sociales y plataformas de streaming aumenta. El periodo de “bajón” comienza a mejorar pasando el Año Nuevo, cuando se siente más animada de empezar nuevos retos.

La experiencia de Sofía es similar a la que viven otras personas en México y en el mundo con lo que se conoce como depresión estacional, depresión navideña o winter blues. Las estadísticas más recientes del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRF) arrojaron que al menos 4.4 millones de personas presentaban este tipo de situación.

Se trata en realidad de un Trastorno Afectivo Estacional (TAE), un diagnóstico clínico relacionado con el acortamiento en las horas de luz y que interfiere con el funcionamiento diario durante un periodo. Es decir, sigue un patrón regular cada año a medida que cambian las estaciones, principalmente en otoño e invierno, refiere el Departamento de Salud y Servicios Humanos en Estados Unidos.

Es diferente a una tristeza invernal, caracterizada por una melancolía relacionada con temas específicos, como el recordatorio de una ausencia o periodos estresantes, por ejemplo. Esta no resulta grave y generalmente dura un momento breve.

Características

Norma Coffin, catedrática y especialista de la Clínica Universitaria de Salud Integral de la FES Iztacala, explica que debido al cambio estacional comienza la falta de luz, por lo que el organismo reacciona y se alteran las sustancias que se producen en el cerebro. Es común que ocurra cada año y que se repita en estos periodos.

“En la oscuridad segregamos más melatonina, la hormona que nos ayuda a dormir y disminuye la segregación de la serotonina, que nos permite salir de las depresiones”, menciona a Excélsior.

A estas causas físicas se suman las vivencias y experiencias previas que la persona tenga, ya sean pérdidas, deudas, separaciones, falta de trabajo, entre otras circunstancias que se cruzan con la temporada.

Si una persona comienza con irritabilidad, cambio de actitudes, deja de hacer ciertas actividades cotidianas, prefiere estar encerrada, la disposición a ciertas tareas desaparece y su ánimo comienza a decaer, es común que se atraviese por esta depresión, considera Mariana Rodarte, psicoterapeuta del centro de atención a la salud mental SinDepre.

“A veces la gente no piensa o se da cuenta del cambio de actitudes que presentan, pero muchas veces el entorno y personas cercanas comienzan a notar si alguien deja de hacer las cosas que hacía antes de Navidad, esa es la señal de la depresión”, afirma.

Entre los síntomas también destacan la falta de energía, sentirse sin valor, dificultad de concentración, problemas para dormir y cambios de apetito.

Coffin agrega que en el último par de años, el componente de la salud se agrega a la ecuación que resulta en la depresión navideña. Ya sea porque se tiene un familiar enfermo o la misma persona siente que su salud no se encuentra recargada, lo cual puede alimentar el padecimiento.

Recomendaciones

La asistencia con profesionales de la salud mental es relevante para el diagnóstico y tratamiento que evite complicaciones que deriven en lesiones físicas o pensamientos suicidas; sin embargo, las especialistas recomiendan algunos consejos para evitar caer en este padecimiento.

  • Evitar cambiar de rutina sin suspender la realización de actividades que comúnmente se realizan: bañarse, dormir en los mismos horarios, cocinar, hacer deporte.
  • Mantener el calor: conviene mantenerse bien abrigado, a fin de mantener la temperatura corporal y evitar la permanencia prolongada en espacios donde no circula la luz natural.
  • Comer sanamente: evitar los atracones en celebraciones navideñas. Agregar frutas y verduras de temporada, evitando harinas refinadas o azúcares, que contribuyen a la fatiga.
  • Hacer planes a corto plazo: referente a los días de temporada, a fin de que el tiempo para hacerlo sea inmediato y no se piense a futuro.
  • No saturarse de eventos: será necesario rechazar algunas reuniones navideñas para no caer en compras impulsivas o sentimientos por reencuentros y ausencias.

Al ser un tema recurrente entre los que ya la han padecido o quienes atravesaron por un periodo depresivo a lo largo del año, es importante continuar con los tratamientos y terapias que permitan a la persona mantener el control.


 

Relacionadas: