Otro voluntario de vacuna de AstraZeneca presenta problemas neurológicos
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Otro voluntario de vacuna de AstraZeneca presenta problemas neurológicos

Los ensayos de la vacuna de AstraZeneca y Oxford continúan, actualmente se encuentra en la Fase 3


Otro voluntario de vacuna de AstraZeneca presenta problemas neurológicos | El Imparcial de Oaxaca

La farmacéutica AstraZeneca informó que otro voluntario para las pruebas de una posible vacuna contra el coronavirus presentó un trastorno neurológico.

Tras enfrentar críticas por la falta de transparencia en torno a los avances en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, la empresa publicó el sábado detalles de los ensayos clínicos y dio a conocer que hubo dos casos de voluntarios que presentaron “síntomas neurológicos sin explicación”.

El primero de los casos fue una participante que desarrolló un desorden inflamatorio espinal llamado mielitis transversa. Esto llevó a una pausa de los ensayos, pero luego fue anunciado que la voluntaria tenía esclerosis múltiple y que el efecto no estaba relacionado con la vacuna, por lo que las pruebas fueron reanudadas.

La farmacéutica le indicó al diario The New York Times que aún no ha confirmado el diagnóstico en el segundo caso, pero una persona familiarizada con la situación le dijo al medio que la participante también fue diagnosticada con mielitis transversa. Las pruebas nuevamente fueron detenidas el 6 de septiembre, luego de que esta voluntaria se enfermara.

AstraZeneca, tras una revisión independiente, informó que es poco probable que ambos casos estuvieran ligados a la posible vacuna contra el coronavirus.

De acuerdo con un documento emitido por la Universidad de Oxford, instituto que trabaja con AstraZeneca para desarrollar la vacuna, ambas voluntarias presentaron “cambios en la sensación y debilidad de las extremidades”.

Durante la tercera y última fase de las pruebas, los científicos tratan de detectar cualquier indicio de posibles efectos secundarios que pudieran pasar desapercibidos en estudios previos a pacientes. Las pruebas también evalúan la efectividad al rastrear a quién enferma y a quién no entre los pacientes que reciben la vacuna y quienes reciben un placebo.

Con información de AP.


 

Relacionadas: