Migrantes, víctimas de múltiples ilícitos | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Migrantes, víctimas de múltiples ilícitos

Los migrantes deben enfrentar el acoso de ciudadanos que se aprovechan de sus necesidades.


Migrantes, víctimas de múltiples ilícitos | El Imparcial de Oaxaca

El robo, la extorsión y el secuestro son los principales delitos que enfrentan migrantes de América Central a su paso por el país y para llegar a zonas fronterizas de Estados Unidos, a manos de “corruptos” policías municipales, estatales y federales, que les dejan ganancias de más de mil millones de pesos anuales, sostiene un estudio de la Red Servicio Jesuita a Migrantes y Servicio Jesuita a Migrantes (RED).

Además de esto, los migrantes, en su mayoría centroamericanos, aunque también de Sudamérica y otras naciones, incluso asiáticos, deben enfrentar el acoso de ciudadanos que se aprovechan de sus necesidades; pandillas, policías y crimen organizado, quienes los privan de su libertad y mínimo deben pagar 100 dólares para obtenerla y poder continuar su trayecto, según el informe.

Arturo González, director de la RED, definió esa realidad en una ponencia, al intervenir en el VI Encuentro: Ellas y ellos tienen la palabra. Un diálogo entre defensores y defensoras de las personas migrantes, que auspició la Universidad Iberoamericana, donde la también investigadora guatemalteca, Úrsula Roldán, de la Universidad Rafael Landívar, reveló que del 2001 al 2016 se incrementó 658 por ciento las solicitudes de refugio de migrantes en México.

De acuerdo con los censos de la organización, levantados en sitios donde los migrantes son acosados a su paso por territorio nacional, expresaron que los delitos de robo, extorsión, lesiones y secuestro los cometen en 32 por ciento ciudadanos, 34 por ciento las pandillas, 17 por ciento policías y 11 por ciento integrantes del crimen organizado.

Cacería en México

Tan sólo en Chihuahua, la ola de migrantes que se encuentran establecidos temporalmente, en la mayoría de los casos en la capital del estado, con el fin de cruzar a tierras americanas, continúa en aumento, pues durante el fin de semana fue notoria la presencia de hombres provenientes de Centroamérica pidiendo dinero en algunos cruceros a lo largo de la Vialidad Ch-P.

Tal es el caso de Job Emmanuel Matante, quien hace cuatro meses partió de El Canal, en Panamá, quien junto con un primo de él buscan llegar algún día a Estados Unidos con la idea de trabajar y poder realizar su “sueño americano”.

Job comentó que en días pasados, personal de Migración, refiriéndose al Instituto Nacional de Migración, así como de la Policía Federal, persiguió y detuvo a cinco compañeros que conoció en el puente de la avenida Pacheco y cruce con las vías del tren, mismos que ya no ha vuelto a ver.

“El jueves se llevó la migra y los federales a cinco hermanos de Honduras y Guatemala, los corretearon por las vías desde la calle 46 hasta el puente donde dormimos, ya no los hemos vuelto a ver”, expresó.

Dijo que tanto él como un familiar suyo llegaron a la ciudad de Chihuahua desde hace 8 días y que aproximadamente hace 4 meses salieron de El Canal, Panamá, su ciudad de origen -esto mientras preguntaba en qué día y en qué mes nos encontrábamos- y que esperan en próximos días poder llegar al país fronterizo.

Tanto Job como Carlos Ortiz, procedente de San Pedro Sula, Honduras, estuvieron el fin de semana pidiendo dinero en la calle 68ª y Vialidad Ch-P, quienes ambos dijeron sólo estar pidiendo dinero y que no realizan actividades ilegales, puesto que no quieren tener problemas con las autoridades policiacas.

Carlos Ortiz, quien salió hace un mes de San Pedro Sula, Honduras, relató que tiene planeado en estos días poder salir a bordo del tren a Ciudad Juárez, para de ahí poder “brincar” a los Estados Unidos y empezar a trabajar para mandar dinero a su familia de Honduras, donde dejó a dos hijos acompañados de su madre.

“No hay trabajó allá en Honduras, sólo vemos delincuencia, venta de drogas, nosotros no las consumimos, sólo pedimos dinero para comprar comida, no estamos haciendo cosas malas hermano, sólo pedimos dinero para sobrevivir”, expuso.

Durante el fin de semana fue aún más notoria la presencia de migrantes centroamericanos que se desplazaron a lo largo de la Vialidad Ch-P, mismos que ocupaban entre dos y tres personas cada cruce de dicha vialidad desde el puente donde pernoctan hasta la calle 80 y Ch-P, quienes pedían dinero a los conductores que por ahí circulaban.

Migrantes resguardados debajo del puente agradecían a las diferentes asociaciones, así como a las corporaciones policiacas, por llevarles alimentos y agua potable.