Condena a taquero por narcomenudeo en Santa Lucía del Camino, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Condena a taquero por narcomenudeo en Santa Lucía del Camino, Oaxaca

Policías municipales de Santa Lucía del Camino le encontraron mariguana; al ser detenido se dijo adicto a este enervante


Condena a taquero por narcomenudeo en Santa Lucía del Camino, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Cropped Hand Holding Marijuana Plant

Un taquero fue sentenciado a 10 meses en prisión por el juez primero penal por su presunta responsabilidad en la comisión del delito contra la salud en su modalidad de narcomenudeo en la hipótesis de posesión de cannabis sativa, conocida comúnmente como mariguana en perjuicio de la sociedad.
Asimismo, el juez lo condenó al pago de 63.77 pesos por multa.

La acusación
Según consta en el expediente penal 331/2016, se establece que el 27 de agosto de 2014, elementos de la Policía Municipal de Santa Lucía del Camino, a bordo de la patrulla 03, realizaban recorridos de seguridad y vigilancia en inmediaciones de la colonia Álamos.
Fue en la esquina que forman las calles Emiliano Zapata y Pinos, cuando vieron caminar en sentido contrario a ellos a un joven, quien a notar su presencia trató de evadirlos y darse a la fuga.
Esta acción llamó la atención a los uniformados, quienes de inmediato descendieron de la patrulla y le solicitaron permiso para realizarle una revisión de rutina.
Los policías le hallaron en la mano derecha al joven, quien dijo llamarse Gildardo, de 22 años de edad, un papel tipo servilleta, en el cual guardaba hierba verde seca, con las características propias de la mariguana.
El joven les dijo a los policías que era adicto y que la mariguana era para su consumo, además de que recién la había comprado a un hombre de quien desconocía su nombre.
Ante tal situación, los policías detuvieron a Gildardo, quien dijo tener su domicilio en el fraccionamiento El Rosario, perteneciente a la agencia de San Sebastián Tutla.
Enseguida, el indiciado fue llevado ante un agente del Ministerio Público adscrito al Centro de Operaciones Estratégicas (COE).
Durante los exámenes químicos, se descartó el consumo de alcohol, pero sí el abuso de drogas, pues dio positivo en mariguana.
Un perito al pesar la droga, confirmó que el enervante pesaba 12.3 gramos.
El joven fue consignado al Juzgado Primero de lo Penal y el titular resolvió durante el término constitucional dictándole auto de formal prisión; sin embargo, días después el joven obtuvo su libertad bajo caución.
Tras inconformarse con la resolución, magistrados resolvieron y ordenaron la reposición del procedimiento.
Tras el cierre de instrucción, la formulación de conclusiones y la audiencia final, Gildardo fue sentenciado a 10 meses en prisión.

Tenía otra sentencia
Trascendió también que en junio de 2016, el taquero, Gildardo, fue sentenciado por el juez cuarto penal a una pena de un año en prisión y al pago de una multa de 332 pesos por el delito contra la salud en la modalidad de narcomenudeo en su hipótesis de posesión de cannabis sativa, mejor conocida como mariguana en perjuicio de la sociedad.
Sin embargo, el juez lo benefició al pago de dos mil pesos por condena condicional y al pago de siete mil 974 pesos por condena condicional.
En el expediente penal 18/2015, se estableció que el 22 de enero de 2015, elementos de la Policía Estatal realizaban recorridos de seguridad y vigilancia en inmediaciones del fraccionamiento El Rosario, Santa Cruz Amilpas, Oaxaca.
A las 20:45 horas cuando pasaron en la esquina que forman las calles Circuito Norte y Circuito 1, notaron que un joven que portaba una mochila en la espalda, estaba parado en el lugar.
El joven al ver la presencia policial denotó nerviosismo y trató de huir.
En ese momento, los policías decidieron marcarle el alto y solicitarle una revisión de rutina.
Los estatales al abrir la mochila de quien dijo llamarse Gildardo, en ese entonces con domicilio en San Antonio de la Cal, hallaron dos bolsas de plástico, una de ellas llena de ropa y otra con cinco envoltorios –tres de papel blanco envueltos con cinta canela y dos envueltos con cinta transparente-.
Al abrir cada uno de ellos, los uniformados se dieron cuenta que dentro había hierba seca con las características propias de la mariguana.
Gildardo aseguró ese día que la droga era de su propiedad, que apenas la había comprado y era adicto.
Fue así como fue llevado ante el agente del Ministerio Público adscrito al Centro de Operaciones Estratégicas (COE) adscrita a la Fiscalía Especializada en Atención a Delitos de Alto Impacto (FEADAI) dependiente de la Fiscalía General del Estado (FGE).
Un perito certificó que la droga tenía el siguiente peso: la primera muestra 19.356 gramos, la segunda 16.094 gramos, la tercera 17.501 gramos, la cuarta 17.706 gramos y la quinta, 19.300 gramos.
Posteriormente, el indiciado pago su libertad bajo caución; no obstante, la averiguación previa fue consignada, es por ello que el juez cuarto de lo penal libró una orden de comparecencia.
Es por ello que el 13 de abril de 2015, el taquero se presentó ante personal actuante del Juzgado Cuarto y declaró con relación al caso.
Finalmente, tras enfrentar un proceso penal, el indiciado fue sentenciado a un año en prisión.