Prefirió callar sobre la muerte de su amigo en Pueblo Nuevo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Prefirió callar sobre la muerte de su amigo en Pueblo Nuevo

Lo último que supieron es que el abogado se fue a convivir con el taxista; apareció herido y se presumió que lo atropellaron, el inculpado dijo que éste se aventó del carro y la familia sabía que el ruletero tenía motivos para agredirlo


Prefirió callar sobre la  muerte de su amigo en Pueblo Nuevo | El Imparcial de Oaxaca

Víctor, taxista foráneo, se reservó su derecho a declarar en la rejilla de prácticas del Juzgado Segundo Penal por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de homicidio simple en agravio del abogado Eugenio.
En la diligencia Víctor dijo reservarse el derecho para hacerlo con posterioridad; además, por medio de su defensa solicitó la ampliación del término constitucional por otras 72 horas.
En el expediente penal 08/2017 se encuentran diversos testimonios, en los cuales se refiere que Eugenio tenía una relación de amistad con el taxista foráneo Víctor, a quien lo conocían como “El Pica” o “El Pam”. Incluso constantemente ingerían bebidas embriagantes en el domicilio de este último.
Era sabido por algunos familiares que la esposa de Víctor supuestamente sostenía una relación con Eugenio y, Víctor presuntamente lo sabía. A pesar de ello, continuaban su amistad.
El 21 de abril, dijo el cuñado de Eugenio, éste salió de su casa, ubicada en la colonia Presidentes de México, perteneciente a la agencia Pueblo Nuevo, Centro, Oaxaca, alrededor de las cinco de la tarde, pero ya no volvió. Supuso que se había quedado con Víctor.
La madrugada del 22 de abril, Cirina, hermana de Eugenio, recibió una llamada en la que le indicaban que su consanguíneo había tenido un accidente y estaba internado en el Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso.
Hasta el hospital fueron varios familiares, quienes vieron que Eugenio estaba grave. Aseguran que en una plática que sostuvo su madre con él, ella le preguntó “quién le había pegado” y éste indicó que “El Pica”.
Sus demás familiares, al indagar, lograron obtener el número telefónico del taxista Víctor.
La señora Cirina sostuvo que Víctor le confesó que la noche del 21 de abril, cuando manejaba un taxi foráneo de la Villa de Etla en compañía de Eugenio, éste abrió la portezuela y se aventó con el vehículo en movimiento.
Declaró la hermana de Eugenio que Víctor no le dio mayores detalles, ni en qué lugar había sucedido, además de que éste solamente se excusó al decir que al ver lo ocurrido sintió temor y no supo qué hacer, por eso lo dejó tirado y decidió retirarse.
Ante tal situación, Cirina solicitó una investigación con relación al caso.
Mientras que en el parte informativo de elementos de la Policía Municipal de Santa Cruz Amilpas, indicaron que entre las 22:20 y 22:30 horas del 21 de abril de 2013, recibieron indicaciones para que se trasladaran a camino antiguo a San Jacinto, precisamente entre el crucero de Brenamiel y el puente San Jacinto, pues una persona estaba lesionada al ser atropellada.
Al llegar, notaron tirado a un hombre y solicitaron la ayuda de una ambulancia.
Dijeron los policías que los vecinos indicaban que un vehículo había atropellado al hombre.
El día 24 de abril de 2013, a las 10:30 horas, Eugenio, de oficio abogado y oriundo de San Antonio Perales, Santa María Chachoápam, Nochixtlán, murió -dictaminó el perito médico forense- a causa de un traumatismo craneoencefálico severo, fractura de cráneo y hemorragia cerebral producidos en un accidente de tránsito (atropellamiento).
Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) continuaron con las indagatorias y buscaron en diversos lugares al taxista Víctor, mismo que había abandonado la ciudad.
Consignada la averiguación previa, el juez segundo penal libró la respectiva orden de aprehensión.
Fue el pasado 14 de junio cuando Víctor fue ubicado en Asunción Nochixtlán. Elementos de la AEI lograron su detención en el momento que caminaba en la calle Porfirio Díaz.
Posteriormente fue trasladado a la Penitenciaría Central y puesto a disposición del juez que conoce la causa penal.
Ahora, al estar frente al juez y escuchar las constancias en su contra y las pruebas para acreditar el homicidio simple, decidió callar. Al autorizarle otras 72 horas para defenderse, se pondrá de acuerdo con su abogado para planear las pruebas que ofrecerá a su favor.