El PRI va por su definición
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

El PRI va por su definición

 


Semana de definiciones del otrora poderoso Partido Revolucionario Institucional. Se renueva o muere lentamente, es la pregunta que se hacen los especialistas en el tema.

Varios asuntos estarán a discusión los días que restan de la semana, rematando con su Asamblea Nacional el próximo domingo 7.

Se queda con su emblema y su nombre o se aventura a cambiarlo, lo que ocasiona muchos riesgos, desde posicionarlo, darlo a conocer y tenerlo listo para competir con mayores posibilidades de éxito el año próximo con las elecciones de alcaldías en Veracruz, una entidad en la que fue borrado el pasado 2 de junio y perder el sitio privilegiado que tienen en las boletas electorales.

Otro de los puntos es si se queda el dirigente nacional del partido, Alejandro Moreno Cárdenas o se renueva la dirigencia, ya que su vigencia termina en unas semanas más.

La simple posibilidad de que se alargue el período de Moreno Cárdenas desató una serie de comentarios dentro y fuera del partido, especialmente de aquellos que anhelan el cargo o mayor juego político, pero sin arriesgar nada.

Alejandro Moreno no es santo de muchas devociones, tiene muchos detractores, especialmente desde afuera por sus formas nada diplomáticas con las que aborda los asuntos políticos y por todo el escándalo desatado en su natal Campeche y las filtraciones de audios.

También en estos días de debate deberán revisarse los estatutos del partido, su programa de acción y sus proyecciones hacia el futuro.

Los priistas tendrán cuatro mesas de debate, luego de realizar 650 asambleas municipales; 32 asambleas estatales: 10 de sectores y organizaciones, todas ellas notariadas y cuentan con una comisión de dictámenes que realizará el resumen de todas.

Para el domingo se efectuará la plenaria, en la que se conocerán los cambios a realizar y el esfuerzo que habrán de establecer para continuar con la vida de un partido que con 95 años de vida se convulsiona peligrosamente.

Y es que desde el surgimiento de la Corriente Democrática que devino en la mayor sangría de militantes, el priismo se ha ido debilitando.

En aquel 1988 emergieron como opositores Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez y un político inexperto que daba sus primeros pasos, Andrés Manuel López Obrador, quienes renunciaron o fueron expulsados del partido y compitieron como opositores contra la entonces arrolladora máquina electoral.

La primera pérdida de una gubernatura se presentó un año después en 1989 con el triunfo del panista Ernesto Ruffo en Baja California. De esa forma empezó la debacle de los priistas que después de eso solamente ganaron dos de las siguientes seis elecciones presidenciales, la de 1994 con Ernesto Zedillo y la de 2012 con Enrique Peña Nieto.

En medio de eso se produjeron las grandes derrotas, especialmente la de 1997 cuando por vez primera perdieron la mayoría simple en la Cámara de Diputados y varias gubernaturas incluidas Querétaro, Nuevo León y otras más. Lo peor vino tres años después al perder por vez primera la Presidencia de la República, situación repetida en el año 2006, aunque revivieron en 2012, con los cuadros de los abusos y la corrupción,

En 2006, los priistas tuvieron su primera sacudida en el Congreso, ya que con 106 diputados de 500 que formaron parte de esa legislatura eran una porción minúscula, pero no tan pequeña como la que tendrán ahora con 35 diputados federales.

Por eso habrá que seguir de cerca los resultados de su Asamblea Nacional y conocer las resoluciones que tomen, para saber qué suerte correrá este partido fundado en 1929 y que ha pasado por la mudanza de tres nombres PNR, PRM y PRI.

………………..

Dos diputados, expriistas ambos, se estrenarán en la confección de la nueva legislatura y ambos serán parte de la burbuja de Morena. Uno, Fernando Castro Trenti colaboró cercanamente con la entonces candidata presidencial Claudia Sheinbaum y trae experiencia legislativa y fue candidato al gobierno de Baja California en 2013 y el otro Salomón Rosas tendrá una gran plataforma por la que podría buscar la nominación al gobierno de San Luis Potosí, ambas elecciones en 2027.

 

Email: [email protected]

Email: [email protected]

 

--------------------------------------
---------------------------------------