Sin planeación
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Sin planeación

 


EL JOVEN C. decidió llevar a su familia a la Ciudad de México. Era hora de que su pequeña hija conociera el corazón político, económico y financiero de este país.

EL PROBLEMA, como siempre, son los recursos económicos, por lo que hizo un cuidadoso plan de gastos; hotel, transporte, comidas, entradas a museos, en fin.

EL PRIMER gran ahorro era el transporte (de regreso) pues volver por aire tenía un costo muchísimo menor que el autobús. –No puedo creer que nos cueste más barato volver por avión– Le decía a su esposa, nuestro personaje.

SOLO había un detalle; el vuelo salía desde la “terminal avionera” Felipe Ángeles. No se imaginaba la gran osadía que iba a representar esta errada toma de oferta (lo que le aclaró, por qué los vuelos desde y hacia ese triste aeropuerto son tan ECONÓMICOS)

LA FAMILIA del joven C. Llegó a la CDMX; vacacionaron, disfrutaron. Primero, DENTRO de la ciudad –por seguridad y por miedo– DESCARTARON usar el Metro, lo que incrementó estos gastos de traslado.

FINALMENTE, llegó la hora de volver a Oaxaca. Como el vuelo despegaría muy temprano, la noche anterior, nuestro personaje comenzó a planear el traslado al fallido aeropuerto, preguntó en el hotel sobre un servicio de taxi  -hasta allá nadie, va- llegó a escuchar de un sitio de taxis cercano al hotel.

-Temprano pediremos un vehículo desde la aplicación Uber- dijo a su familia y se fueron a dormir. Desde las 4 am, muchas horas antes del vuelo, comenzó a pedir el viaje, nadie aceptaba el servicio.

Desesperado por el tiempo (perdería el vuelo) salió a la calle y le querían cobrar por llevarlo HASTA el AIFA, más de lo que le costaron los boletos de autobús de los tres miembros de su familia de Oaxaca a México y muchísimo más de lo que le costaron los boletos de avión (de su regreso). Imposible, pensó. –No tenemos tanto, dinero para irnos en taxi– reconocía, desesperado.

Finalmente, una unidad de Uber –en el último minuto–, le brindó el viaje a un costo elevadísimo.

Ya en el camino, el conductor explicó. – Nadie lo va a recoger, menos a esta hora, el AIFA está muy lejos, hay que pagar casetas. El problema se agrava porque, de regreso, ningún Uber o taxi externo puede recolectar pasaje en esa terminal (si lo hubiera, porque siempre está vacío). Lo que se gana de ida se pierde de regreso, por eso el problema de trasladarse hasta allá  -le iba aclarando el chofer-.

-Yo tomé el servicio porque yo vivo por ese rumbo, caso contrario, no lo haría, además la zona es muy peligrosa- Esto hizo entender al joven C. Su lamentable experiencia. Ilusamente pensó, podría ahorrarse un buen dinero.

El costo del traslado final al aeropuerto sacó a la familia de presupuesto. Sus miembros, vivieron en carne propia las consecuencias de las políticas obradoristas, producto del capricho y la improvisación; un aeropuerto sin conexión de transporte, sin demanda de pasajeros, donde los boletos de vuelo casi los regalan con tal de que la gente los elija, pero que, a final de cuentas, le saldrá muy caro,  si cae en el ENGAÑO.

 

REACIOS

DESDE los corrillos de la Transformación oaxaqueña de 4ta, trasciende que, en la entidad, comenzaron las divisiones, consecuencia de la  falta de obediencia y lealtad y todo, por el control de los dineros (es correcto pluralizar esta palabra).

Resulta que, tanto en el IEEPO como en el COBAO, comandados por EMILIO MONTERO Y VERÓNICA HERNÁNDEZ, respectivamente, los aludidos fruncieron el entrecejo y despotricaron luego de que el gobernador SALOMÓN JARA, les impuso –como a todo su gabinete– a la persona que manejará los temas financieros (comentan que fue para atarles las manos, aunque muchos piensan que más bien son órdenes de PALACIO Nacional el controlar totalmente los recursos).

Los directores, Montero y Hernández –según narraciones desde dentro– fueron reacios a acatar esta orden, se atrevieron a desafiar y poner en estas posiciones a sus leales. De nada les sirvió. La imposición cristalizó y dicen, que la molestia de su jefe (JARA) fue tal que, ahora, ni las llamadas les toma ya al par de rebeldes. Mañana, más detalle del tema.

www.escaparatepolitico.com.mx

Twitter: @escaparate_oax

Correo electrónico:  felsan23@prodigy.net.mx