Gobierno; buena administración; aspiración rezagada
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Gobierno; buena administración; aspiración rezagada

 


Tomó posesión como titular del Poder Ejecutivo del Estado de Oaxaca el ingeniero Salomón Jara Cruz, con la cual se formalizó la renovación constitucional del gobierno y la administración insertados en la cuarta transformación cuyos objetivos, fincados en la no corrupción, la honestidad, transparencia y austeridad, tendrán que ser modelados conforme a las carencias, costumbres  y características de la realidad que prevalece en nuestra entidad. 

Oaxaca padece, como se ha dado a conocer, graves problemas de retraso, en las áreas de salud, educación, servicios administrativos y de gobiernos eficientes alejados de la práctica burocrática del embrollo, la desatención y la dilación en los trámites que hace el gobernado, pagos a los proveedores, pensionados, jubilados que trascienden a los aparatos de administración y procuración de justicia.

El gobierno es la forma de dirigir y mandar a una comunidad asentada en un territorio que dotará de autoridad, cuyos actos se limitan y sujetan a un orden jurídico que evite los abusos del poder derivados del desvío material de esos actos que le aleje, a los que mandan, de su cumplimiento o que mediante reformas pretenda suprimir aquellas medidas que garantizan al gobernado el respeto a sus derechos.

Si bien, constitucionalmente, el Gobierno lo es todo el aparato del estado integrado por los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, también lo es que en nuestro país y en nuestro estado cuando hablamos de gobierno, este lo entendemos como la actividad que realizan los titulares de los poderes ejecutivos, el presidente en el orden federal, los gobernadores en los estados y los presidentes municipales en esas demarcaciones.

Esta visión nos permite entender porque el presidente gobierna todo el territorio mexicano sobre los demás ejecutivos locales y éstos sobre los municipios, como una realidad que muestra objetivamente lo que nos parece inexplicable el que aúna persona mande y dirija el destino de los mexicanos y sus instituciones, con la reproducción que, de este esquema que coordinan los ejecutivos locales de manera tal que quien gobierna y administra, es en realidad el Presidente de la República quien ejerce el poder de mando mediante la concentración de los instrumentos necesarios, el dinero, la fuerza legal de la fiscalía y la policía, hoy reforzada por su fiel, el ejército.

En este contexto transitará el gobierno del ingeniero Salomón Jara, sujeto a las inconformidades derivadas del abandono y desatención que sufren diversos sectores de las comunidades de nuestro estado materializadas, en marchas, plantones, tomas de carreteras, oficinas y en general el entorpecimiento del libre tránsito del ciudadano, con el agregado de un próximo proceso de elecciones federales y locales.

En el acto de toma de protesta expresó: “El nuestro será un gobierno de vanguardia, popular, de territorio, diverso y, sobre todo, ejemplo y referente de la regeneración de la vida pública”; agregó que el enfoque del gobierno que encabezará serán guía de su actuación los principios  y valores éticos que inspiran a la Cuarta Transformación; reiterando que el gobierno será intercultural, con perspectiva de género, transparente, austero e incluyente; generará las condiciones para que la diversidad social y la pluralidad política coexistan y se enriquezcan a través del diálogo y el respeto mutuo, lo cual nos permitirá alcanzar la paz con justicia, el desarrollo económico, la igualdad y el bienestar de todas nuestras comunidades”.

Un mensaje abierto a múltiples interpretaciones en cuanto a la generación de políticas vinculadas a las del Presidente López Obrador que se advierte las pretende materializar bajo la óptica de un gobernante que aprecia el panorama de la conformación multicultural y pluralista que prevalece en el estado, que buscará armonizar.

Estimó que para hacer viable este propósito es necesario el reconocimiento pleno de la autonomía de los pueblos indígenas y afromexicanas en la Constitución del Estado como parte de su régimen interno, de manera tal, que, al igual que los municipios, adquieran la categoría de componentes de la estructura socio política de nuestra entidad.

Un tema que no ha sido incorporado a los sistemas normativos internos, son los derechos y obligaciones de aquellos miembros de esas comunidades que, por razones de trabajo emigran, en buen número, al extranjero sin perder su identidad, a los que se  somete al abuso de las prácticas comunitarias al margen de sus usos y costumbres ancestrales  imponiéndoles sanciones cargas diversas a las que aplican a los que no que no emigran, dándoles un trato desproporcionado al considerarlos en rebeldía. 

El gobernador entrante, para propiciar un real y efectivo estado en el que prevalezca el orden, la paz y seguridad debe cimentar este objetivo y propuesta, mediante acciones fincadas en el derecho humano de todos los oaxaqueños a una buena administración que trascienda a la procuración y el ramo de la impartición de justicia. Esta finalidad será visible si se ocupa de equilibrar las facultades de gobernar con una más precisa delimitación de que corresponde al ciudadano respecto a su derecho a esa buena administración.

Por lo pronto ya hubo un cambio en la vestimenta de las simpatizantes del candidato que abandonó el clásico del istmo que prevaleció durante casi cuatro sexenios; ahora se sustituye por la distintiva de otra región. Parece que esta transformación puede ser el impulso de un enfoque renovado de gobernar, menos cúpula egoísta, ahora con un  gabinete de oaxaqueños en su gran mayoría, a partir del titular del ejecutivo.

jfranco@hotmail.com