Los Sosa, guiño a las transnacionales - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

BARATARIA

Los Sosa, guiño a las transnacionales

 


Los hermanos Sosa Villavicencio dicen combatir a las grandes empresas trasnacionales; sin embargo, con sus actos están echando a los consumidores a los brazos de una de las empresas propiedad del grupo Coca Cola que dicen combatir tan férreamente desde eso que dice ser “la izquierda”.

Así sea una pequeña franja de personas que adquieren agua de garrafón de la marca Gugar, con la toma de Gugar Soda, en San Bartolo Coyotepec, empujan a comprar el líquido purificado a la firma que monopoliza el abasto, distribución y ventas de este producto en Oaxaca.

Es cada vez más clara la intención de generar un conflicto artificial para convertir la disputa con Gugar en arma de sus intereses políticos, de grupo, para poner las últimas piedras en el camino de la actual administración y, sobre todo, tomar posiciones al “negociar” con el gobernador electo, Salomón Jara. ¿Cómo? mediante el chantaje, que muy bien se les da desde Comuna.

Esta semana se “hizo viral” la solicitud de consumidores del teléfono de la empresa trasnacional al agotarse los garrafones que compraban a Gugar. Los consumidores necesitan reabastecer el agua con la que cocinan, ante la mala calidad del líquido distribuido por SAPAO.

No es despreciable la cifra de oaxaqueños que, por años, han mostrado su inclinación por la empresa oaxaqueña y confiado en sus productos y, tradicionalmente se abastecían de agua vía el sistema de pequeños camiones que realizaba Gugar. No es una gran parte del mercado, pero tampoco la cifra es menor.

Otros jugadores, como los productores de la Sierra Norte, los Pueblos Mancomunados, cuentan con otra franja del mercado, pero apenas es un pequeño bocado. Hay también distribuidores de producción familiar o hasta artesanal, algunos de ellos con dudoso control sanitario, que cuentan con sus pequeñas purificadoras.

Acostumbrados a ver solo por sus intereses inmediatos, alejados de un análisis profundo de las consecuencias de sus actos, los Sosa Villavicencio le hacen el trabajo sucio a firmas transnacionales al impedir a una empresa oaxaqueña producir uno de sus productos insignia: el agua purificada.

Seguramente tienen razón con el uso excesivo del líquido, pero nadie ha presentado un estudio serio en torno al desplome de la captación o disminución del aforo de agua en San Bartolo Coyotepec atribuible directamente a Gugar. Solo dichos, así se mueven.

Y bien, podríamos ver otro reacomodo en el mercado de bebidas locales. En los 80 y 90, esas empresas trasnacionales encabezaron una encarnizada lucha por el control del mercado. Compraron y presionaron a familias oaxaqueñas por hacerse de empresas familiares, incorporarlas a su nicho de productos y, poco a poco, desaparecerlos sin importar la tradición y lo que significaban refrescos como El Rey para los oaxaqueños.

Y quedaron solo dos marcas. Dos grandes firmas y murió el gusto por el refresco tradicional.

Hoy podríamos ver una nueva reconfiguración del mercado cortesía de los Sosa Villavicencio y su “brazo armado” Comuna en el lugar donde son caciques: San Bartolo Coyotepec.

Muchas familias oaxaqueñas podrían quedarse con el garrafón de Gugar en el cuarto de los tiliches como un triste recuerdo. Así como muchos tenemos en nuestras bodegas, en la azotea o por ahí extraviado un envase de El Rey.

 

El abandono en la Costa

Y sigue el recuento de daños en la Costa a causa de las lluvias recientes. Seguirá lloviendo sobre mojado, pero por ahí no se paran los gobernadores de Oaxaca o Guerrero. Ayer veíamos en las imágenes lo que ha sido el gobierno de la 4T: el presidente de la República “atendiendo” el reporte tras los sismos vía telefónica desde Palacio Nacional, sin ensuciarse los pies.

Y así están los damnificados y afectados por las lluvias recientes: desamparados. Nadie muestra empatía, nadie da visos de programas de apoyo: llueve sobre mojado. Es más fácil y mejor, rendir pleitesía al embajador de Estado Unidos, Ken Salazar, que visita Oaxaca. ¿Dónde están los diputados, federales o locales que “representan” a la zona?