Edil sordo y mudo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Escaparate Político

Edil sordo y mudo

 


Dicta la conseja popular: a gritos de marrano oídos de chicharronero”. Es decir, no hacer caso, aunque los alaridos sean ensordecedores. Es, más o menos, la actitud que adopta el presidente municipal Oswaldo García Jarquín y la mayoría de sus domesticados regidores ante la petición sensata de cinco concejales responsables y valientes que, haciendo eco de la ciudadanía, exigieron poner alto al caos del comercio ambulante que invade, literalmente, el centro histórico.

La crónica en el sitio web “Diálogos Oaxaca”, permite saber que, en la reciente sesión de Cabildo, por fin se escucharon voces críticas y reflexivas sobre la crisis de gobernabilidad que prevalece en la capital de Oaxaca. La frivolidad de Oswaldo que es el peor alcalde que haya registrado la historia de la hoy caótica Oaxaca de Juárez, avivó los ánimos de los concejales Luis Arturo Ávalos Díaz Covarrubias, Xhunaxhi Fernanda Mau Gómez, Pavel Renato López Gómez, Tania Caballero Navarro e Índira Zurita Lara. Todo indica que estos servidores públicos sintieron la vergüenza de quedar marcados como autoridades corruptas y negligentes y hablaron. Describieron las causas que originan el caos en el centro de la capital oaxaqueña saturado de puestos ambulantes e instalaciones que exhiben una ciudad sin gobierno. 

La ponderación de estos concejales los llevó a exigir que el Ayuntamiento adopte una actitud de gobierno responsable. Sugirieron una propuesta inteligente que pudiera adoptar el Cabildo -sobre todo del primer concejal- para poner fin a la anarquía que provoca el comercio informal que mantiene en estado de sitio gran parte del Centro Histórico. 

Marrullero como es, Oswaldo no solo puso oídos sordos, jugó a la democracia y pidió que para poner en práctica la petición de los cinco regidores, se sometiera a votación. Lo que hizo fue imponer el burdo “mayoriteo”. Los once concejales blandengues votaron en contra. Así echaron tierra a una inteligente propuesta de cinco regidores. Solo pedían al Ayuntamiento unir esfuerzos y voluntades políticas con el gobierno estatal y federal para poner fin al estado de sitio que padece esta caótica capital desde el pasado 15 de julio cuando las mafias que controlan el comercio ambulante y la corrupción municipal promovieron invasión tan brutal. 

DIPUTADOS CIEGOS

Por la negligencia de este DES-gobierno municipal nuestra ciudad no había padecido agresión tan salvaje después de las funestas barricadas del cártel 22-APPO en el año 2006. La ingobernabilidad toca lo inaudito cuando el que se dice presidente municipal atiende primero sus debilidades etílicas y luego hace como que gobierna. A eso se debe que la ciudad se haya convertido en los últimos tres días en un estercolero colosal. El servicio de limpia se suspendió porque el “etil” ha dejado de pagar camiones y combustible. Basurero tan descomunal en todas las calles significan un gran peligro para la salud pública. En tiempos de Pandemia este foco de infección debería hacer reflexionar a los diputados, pero pedirles que llamen a cuentas al responsable de la ingobernabilidad municipal significa pedir peras al olmo. 

VOZ DE ALERTA 

Para los anales de la historia allí queda la valerosa actitud de esos cinco regidores que se atrevieron a encarar al primer concejal Oswaldo García. 

Le dijeron que “el caos, la crisis, el desorden, como gusten llamarlo, que hoy impera en relación a los ambulantes, seguirá si no atacamos las causas políticas que dieron origen y que son la corrupción, la impunidad, la omisión y el abuso de poder”.

EL SALTO DEL CHAPULÍN 

Desenmascararon la gran corrupción de Oswaldo García con este señalamiento:

“El problema principal es la falta de vigilancia de los actos de los funcionarios a la luz de la norma jurídica, estatal y municipal, y se ha dejado de cumplir con la ley tomando un camino incorrecto. Hay un reconocimiento expreso de que se comenten actos ilegales desde las oficinas de la administración municipal”.

“La ciudadanía está pidiendo a gritos que cumplamos nuestra responsabilidad”. Eso dijeron y dieron ejemplos de la irresponsabilidad oficial. “Vecinos del Barrio de la China, a quienes no se les considera para dar la anuencia a los vendedores ambulantes que obstruyen las banquetas, cierran el paso a personas en silla de ruedas principalmente. los Comités de Vida Vecinal de El Marquesado piden se cumpla el acuerdo de cabildo del cuatro de septiembre del 2012 de no otorgar permisos en su colonia. Y han solicitado la reubicación de la feria que lleva ya varios meses instalada en esta zona. Nadie hace caso de las quejas en los mercados públicos invadidos en sus alrededores. 

Con decisión descubrieron las malas costumbres en el Ayuntamiento. Dicen que “es del dominio público que hay corrupción, omisión y opacidad. Eso causa la invasión de calles, la deshonestidad se ha naturalizado”. (continuamos) 

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com

O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx

Twitter: @escaparate_oax

Facebook: escaparate_politico@hotmail.com