Fuerzas armadas, ¿gasto necesario? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Hoja por hoja

Fuerzas armadas, ¿gasto necesario?

 


No entiendo por qué México tiene un ejército bien armado y pertrechado. Lo componen 214 mil 596 elementos, desde generales, coroneles, oficiales y tropas. Todos tienen un arma por lo menos, los mandos “arma corta”, generalmente pistola automática calibre .45. El personal de tropa debe portar “armas largas”, todas automáticas como fusiles de asalto gran calibre. El ejército cuenta con carros blindados bien armados con cañones y ametralladoras de gran poder y alcance, obuses, morteros, lanzacohetes, tanquetas, vehículos de gran capacidad, equipos y maquinaria especiales para maniobras. En el país se dispersan once regiones militares y 45 zonas militares, todas en cuarteles fortificados. La Secretaría de la Defensa Nacional cuenta con Universidad Militar, el H. Colegio Militar, escuelas especializadas como medicina, ingeniería; maestrías en seguridad nacional, La Escuela Superior de Guerra que prepara oficiales de Estado Mayor. Todas las embajadas de México en el mundo cuentan con agregados militares. La preparación del ejército, en disciplina y academia, es considerada de muy alto nivel. Cuenta con agencias de investigación e inteligencia con el mejor equipamiento de rastreo electrónico.
No entiendo por qué México tiene una fuerza aérea compuesta con 29 mil 903 elementos con 530 aeronaves, desde aviones de transporte de tropas, hasta aviones caza o de combate bien armados, helicópteros artillados entre otros aparatos de vuelo. En Zapopan, Jalisco está la Colegio del Aire, con distintas ramas para preparar pilotos, paracaidistas, mecánicos, operadores de vuelo, ingenieros y más especialidades para capacitar a un cuerpo que no es precisamente de lo más moderno en aeronavegación, ni estaría preparado para el combate con fuerzas aéreas extranjeras. Todo el personal porta armas de cargo.
No entiendo por qué México tiene una armada con 74 mil 591 marinos, todos armados. Tiene 268 buques, generalmente guarda costas y buques patrulla artillados, pero a nivel internacional de bajo perfil. Y tiene 130 aeronaves. La Secretaría de Marina cuenta con ocho regiones y 14 zonas navales a lo largo de nuestros extensos litorales. En Antón Lizardo, Veracruz, están las instalaciones de la Escuela Naval Militar y además existe la Universidad Naval y otros centros de alta preparación. Aunque no es una fuerza naval de altura, la marina-armada de México cuenta con excelente preparación y adiestramiento. Ha recibido capacitación de las armadas de otros países, en tareas de inteligencia y detección de puntos de riesgo ya en mar como en tierra. En los últimos sexenios, a la SEMAR se le han confiado operativos muy delicados.
No entiendo por qué hay una Guardia Nacional con 107 mil 083 elementos, de los cuales 92 mil 282 están desplegados en el país. Todos están armados, con fusiles de asalto modernos de grueso calibre. Es una fuerza militarizada y se entrena y reentrena sistemáticamente.
No entiendo cómo teniendo 411 mil 372 elementos fuertemente armados y entrenados, entre soldados, marinos, aviadores, guardias nacionales y centenares de miles de policías estatales y municipales, todos ellos supuestamente dedicados al combate de la delincuencia, del crimen organizado y del narcotráfico, conforman un conglomerado inerme, medroso, sin iniciativa, sin capacidad de defenderse y son objeto de secuestro, de retención; son despojados de sus armas, humillados y ofendidos, dominados, amenazados, amedrentados, envilecidos y deshonrados por las fuerzas delincuenciales que están asolando al país.
No entiendo por qué las fuerzas armadas cuestan a los contribuyentes, cerca de 300 mil millones de pesos al año. Tienen armas, municiones, equipos, ala capacitación, uniformes muy costosos, pero tal pareciera que sería mejor los almacenaran en cuarteles y arsenales.
No entiendo por qué esas fuerzas abrumadoras deben soltar delincuentes y dejarles el dominio territorial, el terror a las poblaciones y las masacres que día a día se suceden.
Lo único que entiendo es que tienen la orden absurda de dar y recibir abrazos y pactar y conciliar con la delincuencia. Es una orden del alto mando político. Queda claro y entendido.