Fraternidad Universal | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Entre columnas

Fraternidad Universal

 


El sábado pasado, tuve la oportunidad de participar como ponente en el foro “desde el más allá”, hablando acerca de los diferentes ritos que existen en la Masonería, y derivado del interés que pude percibir, me permitiré ampliar la experiencia a través de esta columna, que recibe su nombre precisamente de los misterios de dicha institución.

Como incluso lo he mencionado con anterioridad, la Masonería es la institución del desarrollo de la filosofía moral, que tiene como finalidad construir templos vivos a la virtud y cavar pozos sin fondo a los vicios, su inspiración es divina, pero se encuentra administrada por seres humanos que tienen en común la voluntad de ser mejores personas, lo que implica desarrollar sus diferentes niveles de conciencia, a saber: la conciencia moral, que es la que nos permite discernir el bien del mal; conciencia social, que nos permite percibir como la interacción con nuestros semejantes afecta nuestro propio desarrollo, y la conciencia espiritual y divina, y por consecuencia lógica y natural, al desarrollar la conciencia social, estas personas, los iniciados, constantemente practican y fortalecen sus capacidades físicas, psicológicas, sensibles, intelectuales y esotéricas, adquieren el imperium para intervenir directamente en el desarrollo de la civilización a la que pertenecen como género humano.

En ese sentido, nos encontramos dotados de diversas facultades para nuestro desarrollo, las primeras, y las más elementales, son nuestros 5 sentidos básicos: vista, gusto, olfato, tacto y oído, que nos permiten interactuar con nuestro universo más inmediato y tangible, percibir información, procesarla y posteriormente expresarla; sin embargo, existen otras facultades inherentes a nuestra naturaleza que nos permiten interactuar con el universo de las abstracciones, es decir, aquello que existe, de manera intangible y que en su momento le damos forma para que tenga un significado para nosotros, y hacemos objetivo algo que carece de materia; estas facultades son: el pensamiento como facultad humana de formar ideas y representaciones de la realidad, el instinto, que es el resorte conservador de la existencia animal, la inteligencia, que es la facultad de recibir las impresiones de los sentidos, comprender y comprobar los actos que satisfagan a nuestras necesidades y la razón: Que es la facultad de elevarse de lo concreto a lo abstracto, comprender la naturaleza de las cosas, encontrar la verdad que destruye los errores de la intuición y los sofismas de la inteligencia.

La Masonería se vale de símbolos, alegorías y misterios, precisamente para transmitir esas verdades, esas enseñanzas tan sublimes que solamente pueden otorgarse de manera vivencial.

Dentro de los misterios, que no son mas que la representación de algún acto que estimule el psique del iniciado, para grabar en su memoria la enseñanza, se encuentra el rito.

Es así como explicamos, que una institución universal, tenga diversos caminos para encontrar esa verdad oculta, simple y sencillamente porque, el ser humano, al contar con conciencia social, ha desarrollado la conciencia política, con capacidades de crear estructuras complicadas de convivencia y someternos a ellas, y según nuestra cultura, identificamos más fácilmente algunos elementos que otros.

Es cuanto.

Twitter: @jaivelmar