Día del Niño
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

Día del Niño

 


Una de las efemérides más importantes del mes de abril es la celebración del “Día del Niño”, una fecha que nos remonta a nuestra más tierna infancia, a los festivales, excursiones, festejos, etc. Consultamos datos para saber cuál es el origen de dicho festejo y encontramos que desde 1924, el presidente Álvaro Obregón firmó el decreto que reconocía a nivel mundial los derechos de los niños del mundo. La firma de dicho convenio fue el 30 de abril, de ahí que se retomara la fecha. El 20 de noviembre de 1959, la Organización de las Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño, con diez principios. A partir de lo cual se adoptó el 20 de noviembre como el Día Universal de los Niños, pero debido a que dicha fecha coincide con el aniversario del inicio de la Revolución Mexicana, en México se decidió mantener el festejo del Día del Niño el 30 de abril.

Sin embargo, a diferencia de otros años, éste será diferente. Desde hace poco más de un mes fueron suspendidas las labores escolares en todos los niveles educativos y los niños (as) están en casa, junto con sus padres, llevando a cabo el programa “Quédate en casa”, que es, hasta el momento, uno de los antídotos más eficaces para hacer frente a la pandemia de coronavirus o Covid-19, como ha sido bautizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Bajo esa premisa, los ancestrales festejos de este día tendrán que esperar mejores tiempos. No dudamos que dicha pandemia sea pasajera, sin embargo, con más de 3 millones de contagios a nivel mundial y más de 280 mil muertes, y una cantidad considerable en México, se entiende que no es algo que se pueda soslayar o echar en saco roto.

Hoy pues, recordaremos a los niños y las niñas, bajo las restricciones que nos han impuesto las autoridades sanitarias, pues no hay que olvidar que sus derechos están debidamente garantizados por nuestra Constitución, además de ser considerados como una de las partes más vulnerables de la sociedad. Hay muchos temas en torno a la niñez: el trabajo infantil, la explotación de este segmento de la sociedad, los abusos, la pedofilia, la pornografía, etc., que mantienen a las autoridades judiciales empeñadas en erradicarlos. Entendemos que ello no ha sido posible. Pero como sociedad en tanto siga el maltrato y esas bajezas, podemos entender que hace falta mucho por hacer por esos (as) niños (as), que hoy celebran su día.

¿Y los operativos policiales?

En diversos espacios de EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, hemos mencionado que la seguridad pública se ha relajado en la entidad, en los últimos meses. Es decir, la delincuencia organizada que opera en el estado y las bandas comunes, han aprovechado la contingencia para exacerbar sus operaciones criminales. He ahí la razón de que sólo en la Semana Santa se hayan contabilizado más de 15 ejecuciones. La semana anterior no estuvo mejor. La cifra fue parecida. Esta situación –que obviamente no es particular de Oaxaca sino a nivel nacional- ha sido producto de la distracción de los cuerpos policiales tanto federales, como estatales, incluyendo las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional, en la vigilancia de que se apliquen las medidas preventivas para hacer frente a la conocida pandemia. 

En nuestra entidad oaxaqueña, en la Cuenca del Papaloapan, Tuxtepec y Loma Bonita se han perfilado como las cabeceras municipales con un índice mayor de criminalidad, ello sin descuidar al Istmo de Tehuantepec, en donde Salina Cruz está rebasando a Juchitán en el nivel de criminalidad. Es importante subrayar que lugares cercanos a la ciudad y puerto, como Morro Mazatán, Santa Gertrudis Miramar, y parte de la zona ubicada entre Huatulco y Salina Cruz, se ha convertido en los últimos meses en sitio cotidiano de ejecuciones. Al menos cinco o seis se han cometido en este mes. Tampoco los Valles Centrales escapan a los latigazos de los grupos delictivos, quienes operan con absoluta impunidad, pues poco se sabe de detenciones o aprehensiones de criminales. Los operativos de la Fiscalía General del Estado han sido una llamarada de petate, pues al no integrarse bien las carpetas de investigación, los presuntos delincuentes son liberados sin más por los jueces.

A lo que vamos es a lo siguiente: la emergencia sanitaria ha distraído a las corporaciones policiales de su responsabilidad. Ya no se sabe de operativos conjuntos con las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional. Tampoco se sabe de retenes o Bases de Operaciones Mixtas, lo que hace que la delincuencia organizada y común siga haciendo su trabajo criminal, sin restricción alguna. Bajo esa premisa, podemos decir que la Secretaría de Seguridad Pública como instancia gubernamental para garantizar la seguridad de la ciudadanía oaxaqueña, no está cumpliendo con su tarea. De seguir así, se probará que los grupos criminales son más letales que la misma pandemia de Covid-19, como dice la gente con sabiduría. 


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------