“Manos mexicanas lo hicieron” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Toltecáyotl

“Manos mexicanas lo hicieron”

 


“Manos mexicanas lo hicieron”

— Manos mexicanas lo deben proteger y poseer

Oaxaca es un “estado colonial”. No por su patrimonio monumental, sino por la forma de pensar de las personas que tienen el poder económico y político. Su forma de ver y entender el mundo y la vida es “pre-moderna”, por decir lo menos. El estado está retrasado económica y culturalmente por esta razón. Económicamente, porque los capitales no se invierten, son rentistas, no son innovadores, no piensan en el bien común y no salen de hoteles, restaurantes y tiendas de artesanías. Los capitales foráneos y las franquicias se están apoderando de Oaxaca. Culturalmente, porque los “kultitos” son decimonónicos y eurocéntricos, despreciando e ignorando a la civilización ancestral, sus pueblos y culturas, reduciéndolas a un nivel “folklórico-rentable”. En Oaxaca, lo que llaman cultura es solo frivolidad y comercio. El “mundo del arte” es solo un mercado, -especialmente el de la plástica-, que ha convertido a los artistas en “peones acasillados del dólar”, y la mayor parte de la gente que “maneja la kultura es foránea. Más nada.

Los que llegan al poder, sexenio tras sexenio, son solo, oleadas de vándalos, que llegan de fuera a depredar, transar y robar. A través de grandes y oscuros negocios, o del impune saqueo al erario, se hacen ricos de la noche a la mañana y salen huyendo de Oaxaca los últimos días del sexenio. Esto se repite una y otra vez, como un circo dantesco, que repite sus patéticas “rutinas democráticas y disque justicieras”, para terminar en lo mismo que el sexenio anterior, es decir, en nada. En la impunidad más rampante y cínica, frente a un pueblo cada vez más desilusionado y frustrado.

Los trabajadores del Sector TyP del INAH sección Oaxaca, enfrentan solos una lucha titánica en contra de la barbarie, la corrupción y la impunidad. Resulta que ahora, quieren hacer un teleférico y ponerle a Monte Albán un show de “luz y sonido”. ¡En qué cabeza cabe hacer un teleférico que cruce la ciudad de Oaxaca y llegue a Monte Albán! Es producto de la ignorancia, la avaricia o la rapiña, o de todas juntas. Quienes piensan construir un teleférico, solo piensan en un negocio, en ganar dinero, no importando destruir la estructura, el estilo y el ambiente cultural de una ciudad, y sobre todo, profanar un cerro sagrado para ganar dinero. Esta gente tiene mente y alma gringa. No entienden lo que es cultura, tradición, patrimonio. Todo para ellos es solo “negocios”, dinero, ganancias, cueste lo que cueste, se destruya lo que se destruya, ante todo está “el poder”, para hacer dinero.

Pretenden hacer de Monte Albán un foro turístico para hacer “shows prehispánicos con luz y sonido”. No entienden que La Montaña Sagrada del Jaguar, es un esfuerzo civilizatorio por alcanzar la trascendencia espiritual de la vida, y que, nuestros antepasados, invirtieron 1350 años de intensos trabajos para construir este legado sagrado y espiritual. No les importa transgredir espiritual y sacramentalmente el recinto. El negocio es el negocio y con dinero, “el perrito baila”. ¡Cómo es posible que las autoridades locales puedan pensar que es posible un negocio de ese tipo! Dónde está la Secretaría de Cultura y la Cámara de Diputados. No se dan cuenta que la calidad de la zona arqueológica decaerá, lo mismo que la ciudad con su teleférico. Qué, no saben lo que es preservar el patrimonio cultural. Esperamos que esta insensatez sea solo una fugaz diarrea mental del poder.

Los oaxaqueños, debemos de solidarizarnos con la lucha de los trabajadores del INAH en Oaxaca. Porque ellos luchan por la defensa de lo que es del pueblo históricamente. No los podemos dejar solos. Los trabajadores exponen en sus centros de trabajo sus planteamientos: “Nos pronunciamos por la defensa del uso social del patrimonio cultural. Nos pronunciamos por la defensa de los bienes culturales que nos dan coherencia histórica e identidad nacional. Nos pronunciamos por conservar el vínculo entre cultura y educación”. Monte Albán y la ciudad es de todos, no solo de una pequeña elite en el poder. Viste www.toltecayotl.org