Justicia bajo fuego
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Paradojas y Utopías

Justicia bajo fuego

 

1.- Los efectos de la 4T
“Muy pocas veces la historia es racional; –decía Octavio Paz en 1990- todo aquel que la haya frecuentado sabe que siempre hay que contar con un elemento imprevisible y destructor: las pasiones de los hombres, su ambición o su locura”. (Pequeña crónica de grandes días, FCE, México, 2018, p. 24). El 1 de julio de 2018 dimos un salto en la ruta democrática. Pero aún no sabemos si fue al vacío. Hemos visto disparates, ocurrencias, pero también casos de exoneración, complicidad, sesgos judiciales y consumados intentos de torcer la ley. Bartlett, Lomelí, el hermano de Irma Eréndira Sandoval, et al. Y como si nada. Todo viento en popa. La mafia del poder y su ominosa manera de manipular la ley palidecen ante las aberraciones del presente. En sentido contrario y en la arena pública se da lo que Elías Canetti llama “el placer de enjuiciar”. “La dicha que da la sentencia negativa –desde la tribuna del poder- es siempre inconfundible”. (Masa y poder, Alianza/Muchnik, Madrid, 1999, p. 192)

2.- Los efectos locales
En octubre de 2019 fue detenido Arturo García Velásquez, presidente municipal de Jalapa de Díaz, por presunta posesión de cartuchos y armas en su domicilio. Además, acusado de desaparición de personas. Fue a raíz de un cateo dispuesto por la Fiscalía General. Expediente 408/2019. De inmediato se soltaron los demonios. El senador Salomón Jara y sus correligionarios de Morena, en el Congreso local, acusaron persecución política, exonerando de facto al detenido. Las baterías se enfocaron hacia el Fiscal, Rubén Vasconcelos. El juez de Control desestimó las pruebas y lo liberó. El 23 de diciembre, en un evento del DIF, García Velásquez fue ejecutado en su comunidad. Corrió igual suerte el Síndico, Javier Terrero. Los criminales dejaron un mensaje: “Esto te pasa por traidor”.
Los de Morena que exigieron su libertad, de nueva cuenta se rasgaron las vestiduras para condenar el crimen. Pero callaron respecto a los móviles, más que evidentes. “Se es mudo sin enmudecer” –dijo E. Canetti-. (Ibídem). El mismo protocolo lleva Víctor Manuel Ramírez, a) El Galletas, presunto homicida de Balam Toledo Castillejos, chofer del ayuntamiento de Santo Domingo Tehuantepec, asesinado en los disturbios de marzo de 2019, detenido la semana pasada. Ya salieron sus defensores oficiosos: Jara, Vilma, Nino Morales, senador y ediles de MORENA, respectivamente.

3.- Justicia y chantaje
Luego de denuncias sobre crímenes de sus adversarios políticos; de la presunta formación de un cuerpo paramilitar y despojo, fue detenido a fines de enero de 2020, el edil de Santiago Yaitepec, Roberto Salinas Santiago. Chatino, maestro afiliado al Cártel 22. Es decir, experto en chantaje y movilizaciones. Erudito en victimización. Desde su encierro temporal en Puerto Escondido acusó y señaló; desestimó y desacreditó, las causas por las que fue detenido. Dijo estar en condiciones infrahumanas y temer por su vida. Y sus leales le hicieron segunda en la asamblea comunal de 2 de febrero. Firmes los bloqueos carreteros a la altura de Río Manteca. Temerarios y desafiantes como el Cártel 22, exigieron, además: cancelación de órdenes de aprehensión, renuncia de funcionarios, llamado a las comunidades chatinas para crear un movimiento nacional indígena por la paz y la justicia.
Es decir, un caso penal llevado de manera burda al terreno de la política, de la supuesta discriminación a los pueblos originarios, de la persecución y la venganza. Luego del chantaje, Salinas Santiago fue liberado con cargos menores: despojo. Librará proceso en libertad. Ni hablar de los homicidios que han dejado viudas y huérfanos. Desde el problema agrario con Santa Catarina Juquila, los tentáculos de dicho partido, el magisterio y algunos diablos con sotana, han sido evidentes. Algunos que casi se inmolaban públicamente por el caso del sacrificado edil de Jalapa de Díaz, alentando la impunidad. La justicia torcida. Epónimos de un supuesto tribunal popular, cuyo propósito es tomar a la justicia, como bien definió M. Foucault: “pero recuperarla, dominarla, yugularla, para inscribirla después en las redes del aparato de Estado, que tanto descalifican”. (Microfísica del poder, Ediciones de La Piqueta, Madrid, 1992, p. 45)

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:
– Me duele profundamente, que mi Alma Mater, la UNAM, sea hoy en día rehén de la consigna, el vandalismo y la ignominia. Pero, sobre todo, acotada por la apatía del gobierno federal. ¿Ya se olvidaría el presidente AMLO, que ahí se inscribió en 1973 y se recibió en 1987? Es decir, pasó al menos 14 años.
– Mientras se echan las campanas al vuelo para festinar los contratos para el Tren Transístimico, que implica que el proyecto presidencial va sobre terreno firme, dos asuntos particulares fueron el móvil para que unos cuantos sujetos, mantuvieran durante 3 días secuestrados a los istmeños, con al menos cinco bloqueos carreteros.

Consulte nuestra página
www.oaxpress.info
www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax