Los operadores políticos -Inseguridad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

Los operadores políticos -Inseguridad

 


Me preocupa la licencia que puso el senador Roberto Gil Zuarth, al Senado de la República, lo cual anunció con bombo y platillo diciendo que no busca ni otro partido, ni trabajo. Roberto Gil Zuarth es uno de los activos más peligrosos para la democracia mexicana. Sabe hacer todas las trampas electorales que los periodistas llamaban en la década de los 80, 90 “ingeniería electoral”; cambia urnas, pasa votos de un partido a otro; organiza el llenado en las localidades donde vota poca gente y puede si lo dejan, modificar el resultado de la voluntad popular y por consecuencia el de las elecciones por uno o dos puntos. De ahí que sea grande mi preocupación al saber que se ha puesto a disposición de “alguien” en este momento previo a un complicadísimo proceso electoral.

Todo parece indicar que ante la popularidad de Andrés Manuel López Obrador, empiezan a fraguarse las operaciones de ingeniería y de trampas electorales para darles la victoria a otros candidatos y nuevamente impedir que este llegue a ser presidente.

Lo he dicho en repetidas ocasiones y es necesario repetirlo, él y Roberto Penchyna operaron en el año 2006 el traslado de un millón y medio de votos de electores del Estado de México a las urnas de Felipe Calderón. El resultado fue el 0.52% con el que ganó Felipe Calderón, en esa contienda. Con ese acto canallesco se selló la amistad y complicidad entre Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

Seguramente esos dos compadres se dijeron después de unirse para derrotar a AMLO, “ahora tú y luego yo. “Felipe Calderón le quiere agregar “y mi mujer cuándo” por eso es que Margarita anda en estas danzas sin tener la menor preparación para ello. Con el respeto que me merece esa señora, de dónde saca que tiene tamaños y conocimientos para ser presidenta.

Todo parece indicar que ésta será una elección de Estado o que al menos el gobierno de Peña Nieto y el PRI harán todo lo posible por descarrilar el ferrocarril que actualmente representa el líder de Morena. Aunque todo parece indicar que AMLO ha logrado establecer las alianzas y tener los votos que le den el triunfo, esto no se acaba hasta que se acaba y las argucias, campañas de miedo, propaganda negra y trampas el día de la elección las van a poner en práctica el PRI y el PAN.

Cuando se habla de una elección de Estado, las buenas conciencias piensan que una elección de Estado es una serie de actos de simpatía, no es así cuando hablamos de una elección de Estado, estamos hablando no de la intervención indebida del gobierno para favorecer a un candidato, sino de la conversión del aparato de gobierno en una maquinaria electoral, con recursos económicos y políticos casi ilimitados, dinero del erario público y de los programas sociales, complicidad de los órganos electorales y del Congreso, guerra sucia y tácticas del crimen organizado para inhibir y reprimir los votos, es una guerra y los enemigos se van a fondo. En los primeros años, cuando el PRD era el PRD, murieron más de 300 simpatizantes y activistas de este partido, entre ellos José Luis Ovando que era un enlace fundamental de Cuauhtémoc Cárdenas en se candidatura.

El volumen de elecciones que se manejará en este domingo 1 de julio es tan numeroso que no existe en este momento ningún organismo capaz de llevar el control de todos los procesos. Van a quedar mucho cabos sueltos, muchas ausencias que serán aprovechadas por el PRI y el PAN para trampear las elecciones, se elegirán la Presidencia de la República, 8 gubernaturas y el gobierno de la Ciudad de México, 1,596 presidencias municipales, 128 senadores y 500 diputados, un total de 2,179 puestos de elección popular. Difícil el control de estos procesos en una sociedad tan polarizada y en la cual se están jugando auténticamente dos modelos de administración, por una parte el de la honradez que propone el candidato de Morena y por otra el de “más de los mismo” que proponen los candidatos del PRI y el PAN.

Estos movimientos y peligros para el día de la elección no sólo los veo yo, los ve el personal del IFE, los simpatizantes y seguidores de Andrés Manuel y Morena con los partidos que participan, pero es difícil detener el gran fraude electoral que seguramente están cocinando los partidos opositores a Morena. Gil Zuarth sale del Senado para empezar a preparar esa trampa en las urnas electorales, ese movimiento cibernético que van a hacer, esa compra descarada de votos que van a realizar. Solamente una movilización masiva de la población puede evitar estos movimientos que por lo mismo son secretos y muy pocas personas tienen conocimiento de ellos. Los “ingenieros” electorales tan famosos en las últimas décadas del Siglo XX son ahora más discretos cuidadosos en sus operaciones, no participan abiertamente y cuentan con todo el dinero de los organismos públicos y privados que no quieren que llegue un nuevo modelo de política y administración pública.

Unido en este procedimiento electoral seguramente va a Estar Gil Zuarth y Penchyna y una serie de operadores electorales de confianza de Enrique Peña Nieto, que ya se están operando las campañas negras masivas y brutales contra el candidato de Morena. Van a probar todos los medios, chistes, medios audiovisuales, redes sociales, millones de tuiters, videos, algunos con pésimo humor, otros con inteligencia, circulan en las redes sociales, todos ellos tienen un mismo origen y una manufactura inconfundible, la de los enemigos de la democracia en México.

La impresión que da el equipo de Andrés Manuel, es que todas esas campañas negras que se usan en las redes tienen sin cuidado a su equipo porque se han dicho tantas cosas en contra de él, que el personaje está blindado, sabe sonreír, se burla de los ataques y cuenta con una gran aceptación popular, contra lo que no cuenta es con un equipo de “ingenieros” de operadores electorales que desactive las trampas y movimientos que Gil Zuarth-Penchyna y otros operadores van a poner en práctica toda su sabiduría y el dinero de las arcas gubernamentales para que la corrupción, el crimen organizado, el asalto a las arcas públicas, sigan imperando en este país.

¿Accidente?

Lamentable el accidente en que trece personas murieron aplastadas por el helicóptero del Estado Mayor en un aterrizaje en el cual no se tomó ninguna precaución: ¿se sube al helicóptero un reportero de la televisión, sin estar autorizado?, ¿Se trata de aterrizar en un terreno baldío?, ¿no había luces para saber donde debía bajar?, ¿qué hacia una camioneta en el área de aterrizaje?, ¿se desplomo antes de donde estaba previsto el aterrizaje?, decenas de preguntas de las cuales no vamos a saber la respuesta. Fin.
*ggpereyra@hotmail.com