Los eternos deseos incumplidos de Navidad | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Detalles

Los eternos deseos incumplidos de Navidad

 


Pasado mañana es Navidad y estoy tan emocionada que, la incertidumbre de que tenga cena o regalos no me deja descansar, y no es una burla, es la terrible realidad que padecen millones de mexicanos, por qué, simplemente porque estas fiestas han sido desoladoras, la falta de dinero circulante, la inseguridad en todos los aspectos y la ausencia de comida en los hogares son sólo el reflejo de las últimas administraciones públicas que hemos vivido.

Con la cantaleta de que cada sexenio se disminuirá la pobreza, habrá más empleo, y que desaparecerá la inseguridad, nos han engañado, pero creo que es porque siempre tenemos fe, es parte de la naturaleza humana.

Por eso le quise hacer mi carta a Papá Noel, Santa Claus, el Niño Dios o cómo quieran llamarle al personaje que nos traerá regalitos, quiero pedir que los diputados de Oaxaca sí trabajen, dejen de estar ausentes y, sobre todo, que se olviden que ocupar una curul en la cámara baja es un trampolín, primero urge un desempeño laboral excelente y así desquiten el sueldo oneroso que les pagamos toda la ciudadanía.

En segundo lugar, me encantaría pedir que los aspirantes o suspirantes a ser candidatos a diputados federales, también trabajaran, se prepararan (a veces la ignorancia les brota por sus poros) y que cuando sean electos sí legislen con la cabeza y la razón y no con la mano extendida para beneficiar a los que pueden pagarles un bono extra a su salario.

De verdad mis deseos no son irreales, pedimos y exigimos que los políticos dejen de ser unos perritos circenses que bailan al campaneo del dinero solamente.

Quiero pedir que el próximo presidente de México realmente esté consciente y quiera trabajar para cumplir las promesas de campaña, que practique su dicción y que lea. Creo que el mejor consejo que se le podría dar es que también se empape de literatura clásica, historia y no sólo de memes mal escritos en los celulares, por eso luego dicen algunos gobernadores y hasta Enrique Peña Nieto pleonasmos que pudieron haber sido evitados si realmente practicaran sus speech, porque no se pueden eximir de que tienen muchas responsabilidades y que están cansados.

Ellos escogieron la carrera de ser políticos, no los obligaron y como fue por decisión propia, pues deberían estudiar bien sus rutinas, para eso les pagan, para ser representantes del pueblo.

También, me gustaría que el INE no les diera tanto dinero a los partidos, seguimos en lo mismo, fomentando la corrupción, cómo es posible que gasten 3.3 millones de pesos diarios, sólo para poder ser candidatos de sus partidos, si algunos precandidatos ni siquiera eran militantes, o sea cómo vamos a esperar un compromiso con el pueblo, si ni siquiera lo han tenido con la institución que los llevará a la silla del poder, entre enroques y deserciones, las hienas políticas se pelean los restos de la propia carroña.

No estoy hablando de un paseo por la sabana, en donde el más fuerte sobrevive y los restos que deja son consumidos por animales oportunistas, o en donde el animal caído es atacado, estoy haciendo una descripción gráfica de nuestros políticos y sus acciones.

Otro deseo es que dejemos de importar la comida, la capacidad de nuestro campo es suficiente, lo que pasa es que los gobiernos tecnócratas sólo hablan de él, pero no han impulsado la producción, debemos dejar de depender de Estados Unidos, en lo que va de este sexenio se ha gastado más de 20 mil mdd para importar maíz, trigo, arroz y frijol.

Ojalá que mi carta a Santa o mejor dicho a los políticos no sea sólo una fantasía y se haga realidad, todavía tengo la ilusión de que la política mexicana pueda ser reivindicada, aunque la corrupción sea arrastrada desde la Colonia, los mexicanos siempre tenemos fe y somos crédulos.
Por último, quiero aprovechar estas líneas para desearles a todos los lectores una feliz Navidad y que pese a vivir situaciones muy complicadas este año, tengan una noche agradable y con la gente que aman, que pasen unas fiestas llenas de esperanza y salud, porque sin ella no se puede avanzar.

@fuaper