Se deslinda sector salud de casos de rabia en la Sierra Sur
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Se deslinda sector salud de casos de rabia en la Sierra Sur

El abuelo de los menores denunció la falta de atención oportuna a los menores


Se deslinda sector salud de casos de rabia en la Sierra Sur | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Yadira Sosa / Martín, abuelo paterno, aseguró que los menores no fueron atendidos en los centros médicos de los Servicios de Salud de Oaxaca

A poco más de un mes de la mordedura de un murciélago a dos niñas y un niño de la localidad de Palo de Lima de San Lorenzo Texmelucan, las versiones de las autoridades de salud y familiares de los menores contrastan entre sí, pero coinciden en que una atención oportuna pudo hacer la diferencia.

El 26 de diciembre, en entrevista con EL IMPARCIAL, Martín, el abuelo paterno de los menores de edad, había señalado que después de la mordedura del animal por la noche del 1 de diciembre, la madre de las niñas y el niño inició un peregrinar para lograr la atención requerida.

Relató que Rosa María acudió a un centro de salud donde no fueron atendidos por falta de personal; después acudieron a un médico particular que minimizó el problema y luego llegaron al Hospital comunitario de la Paz “Teojomulco”, donde solo recibieron antibióticos.

En ninguna de las unidades médicas se pensó en la pronta aplicación de la vacuna antirrábica a los menores de edad, quienes todavía acudieron a la posada de la escuela el 16 de diciembre, por no presentar síntomas de gravedad, de acuerdo a la versión del abuelo paterno.

Días después, al darse a conocer la noticia de tres presuntos casos de rabia en Oaxaca, que trascendió no solo en el ámbito nacional, sino internacional, el abuelo y familiares de las niñas y el niño no volvieron a dar más declaraciones, ocultándose o siendo ingresados rápidamente por personal de seguridad del Hospital Civil, donde los menores llegaron el 21 de diciembre luego de haber sido canalizados por el Hospital de Sola de Vega, de la Sierra Sur de Oaxaca.

Por separado, ese mismo día, el subdirector de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Jesús Alejandro Ramírez Figueroa, afirmó que habría una tarjeta informativa donde uno de los médicos que atendió a la madre, refirió que Rosa María no informó que habían sido mordidos por un murciélago y solo acudió porque uno de ellos no podía orinar.

Señaló a esta casa editorial que se investigaría la línea del tiempo para determinar cómo ocurrieron los hechos, con la interrogación de los involucrados que atendieron a la madre y a los menores en su momento.

El 27 de diciembre, en una de las conferencias matutinas del gobernador Salomón Jara Cruz, la secretaria de Salud, Alma Lilia Velasco Hernández, afirmó que se investigaría si en este hecho hubo alguna omisión o negligencia médica, a pregunta expresa de una reportera de EL IMPARCIAL.

Del por qué los menores no recibieron la vacuna antirrábica en tiempo y forma, ayer el director de epidemiología de la Secretaría de Salud federal, Gabriel García, afirmó que “se tiene toda la información desde que acudieron al primer contacto y de todo el tratamiento”.

Tenemos la información de que la mamá decidió automedicarlos (sic) y no llevarlos a una segunda intervención por parte del médico. Por eso hice énfasis en la recomendación de no automedicarlos y sí llevarlos a que los puedan examinar adecuadamente; sobre todo mencionar el antecedente de que habían sido mordidos por un animal silvestre”, dijo.

En entrevista, luego de la conferencia matutina del mandatario estatal, el funcionario federal expuso que haber mencionado ese antecedente pudo detonar en el médico la sospecha de una posible infección por el virus de rabia.

Ante la pregunta de qué fue lo que medicó la madre a los menores, el director de Epidemiología se limitó en informar que esta información forma parte del expediente clínico de los pacientes y no pueden ser revelados.

Del peregrinar de la madre a diferentes unidades médicas, incluyendo un médico particular, el funcionario evidenció que aún se carece de información precisa sobre este caso que mantiene en estado vegetativo a una de las hermanas de 8 años de edad.

Desconocemos si en realidad, en la entrevista del primer contacto con el médico, se dio el antecedente de la mordedura o no. Estamos todavía justamente recabando toda la información del centro de salud del primer contacto; de hecho, la Secretaría de Salud estatal es quien está dando seguimiento muy puntual a esta parte de la investigación epidemiológica que debe de llevarnos a fortalecer aquellos pasos que están debilitados”.

Finalmente, el funcionario federal señaló que también desconoce cuántos días pasaron entre la medicación de la madre a los menores y la asistencia a los primeros centros de salud, así como si existe un proceso para investigar una presunta negligencia médica.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------