Don Germán, con dos décadas en la elaboración de “viejitos”
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Don Germán, con dos décadas en la elaboración de “viejitos”

Tiene 20 años despidiendo al año viejo y recibiendo al nuevo ciclo


Don Germán, con dos décadas en la elaboración de “viejitos” | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Adrián Gaytán / Están listos los “viejitos” para este 31 de diciembre

Desde hace poco más de 20 años, don Germán dejó de trabajar en la albañilería para dedicarse a la elaboración de piñatas y los tradicionales “viejitos”, elaborados con papel periódico y cartón, ropa y otros accesorios.

Para despedir el año viejo, el originario de Pluma Hidalgo, Pochutla, elabora poco más de 20 “viejitos” para venderlos en la Calle de Mercaderes, donde tiene su puesto.

Desde hace casi dos décadas, el hombre de 87 años de edad radica en el municipio de Oaxaca de Juárez junto a sus familiares, que saben que en estas fechas tendrán “Viejitos” en varios espacios de su vivienda.

Para la elaboración de los “Viejos” que serán quemados el 31 de diciembre, don Germán utiliza bases de papel periódico y algunos globos para formar el cuerpo, que rellena de más papel y algunos fuegos artificiales.

En entrevista, señala que en la colonia donde vive casi nadie le compra, pero a veces le llegan compradores de otros municipios que se interesan por el trabajo que él realiza cada fin de año.

En su puesto en Mercaderes el hombre de 87 años mantiene la venta de “los viejitos”, cuya elaboración, dice, no es tan fácil ni tan barata como la mayoría cree.

Don Germán señala que cada “viejito” tiene un precio mínimo de 300 pesos, porque el pantalón y la camisa que les coloca tienen un costo de 70 y 50 pesos, aproximadamente, sin contar el material que lleva por dentro.

De toda su familia, el hombre que tiene cuatro hijos y 13 nietos es el único que hace a los tradicionales “viejitos”, porque a los demás no les da tiempo por el trabajo u otras actividades que deben hacer durante el día.

Yo quisiera que toda la gente se alegrara en estas fechas; aprovechar la navidad ahora que estamos vivos”, expresó don Germán, luego de recordar que en los dos primeros años de la pandemia por Covid-19 no hubo ventas y tuvo que renovar algunos de los “viejitos”.


 

Relacionadas: