Dolores, Ana y don Juan, con alma de taxistas - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Dolores, Ana y don Juan, con alma de taxistas

El taxismo, un trabajo muy noble; al menos 25 damas brindan servicio en la capital


Dolores, Ana y don Juan, con alma de taxistas | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Adrián Gaytán / Dolores Concepción, 17 años de taxista

 

Dedícate a lo que te gusta y si no te gusta lo que haces, dedícate a otra cosa”, es la frase que inspira todos los días a las y los taxistas Dolores Concepción Ríos Casas, Ana Asunción Ledesma y a don Juan Ignacio Rodríguez Noguera.

Con 17 años de experiencia como taxista, Dolores Concepción, destacó que esta labor le ha dejado muchas satisfacciones y la oportunidad de sacar a su familia hacia delante, sin embargo, durante su jornada laboral debe sacrificar su otra pasión que es convivir con la familia.

Empecé como la mayoría, por la necesidad de un trabajo digno y me decidí al taxismo porque me gusta mucho conducir, es algo que tenemos que hacer como seres humanos, nos tiene que gustar lo que hacemos”.

Expuso que como mujer, en un trabajo donde la mayoría son hombres, “me costó un poco porque las personas no estaban acostumbradas a ver mujeres conduciendo autos y menos como taxistas, cuando empecé me costó un poco de trabajo, pero sabemos que nuestro trabajo nos recomienda y gracias a nuestro trabajo terminamos trabajando en esto por un largo tiempo”.

Gracias a mi trabajo que me ha dado tanto, hemos solventado los gastos de la casa, aunque como mujeres tenemos que conjugarlo y complementar los dos trabajos como amas de casa y esta labor, por eso quiero felicitar a mis compañeras que están todos los días detrás del volante porque no es fácil dejar a la familia”.

 

Ana Asunción Ledesma, 12 años como taxista

 

Dolores, al igual que su compañera Ana Asunción Ledesma, con 12 años como taxista, pertenecen a Sitios del Valle de Oaxaca e integran el grupo de taxis seguros que ofrece servicios exclusivamente a mujeres para evitar que puedan sufrir violencia en el transporte público.

Ana Asunción explicó que otras de las satisfacciones que les deja esta labor es que conocen muchos lugares, “así como a mucha gente que nos visitan de otros estados o de otros países, es un trabajo muy noble en el que puedes servir a los demás y si les ofreces un buen servicio la gente siempre te lo va agradecer y se va llevar un recuerdo muy bonito de Oaxaca, no solamente de la cultura y la gastronomía, sino de sus mujeres taxistas”.

En la Zona Metropolitana de Oaxaca (ZMO), actualmente laboran alrededor de 25 mujeres como taxistas, quienes también forman parte de los taxis seguros que brindan servicios a las mujeres y ante el aumento de casos de violencia de género, sus servicios han aumentado de manera importante.

 

Don Juan, 30 años como taxista

 

Don Juan Ignacio, 30 años como trabajador del volante

 

Don Juan Ignacio Rodríguez Noguera, es uno de los taxistas con más experiencia del Sitio ADO, además, su amabilidad y el buen servicio que brinda a los usuarios lo han destacado en sus 30 años como trabajador del volante.

Explicó que a lo largo de su trayectoria, los años pandémicos han afectado drásticamente al sector. “Por la pandemia a todos nos fue un poco mal, nosotros desgraciadamente nuestro gobierno nos abandonó y no tuvimos el apoyo que hubiéramos deseado, bajó mucho el trabajo hasta un 10, 12% de lo que normalmente teníamos”.

Aunque ya se reactivó la Guelaguetza, a nosotros no nos fue tan bien porque las personas que vinieron llegaron en paquetes que compran con las agencias de viajes, vienen ya con todos los gastos pagados, otro de los problemas que nos afecta es que hay mucho taxi pirata y foráneo, muchos se meten a la ciudad y eso a veces se vuelve una competencia desleal”.

Pese al aumento de la gasolina y de las refacciones de las unidades, dijo que esta noble labor aún les deja para sacar los gastos de la familia, “nos ayuda con los gastos básicos que tenemos, pero tener un salario para hacernos rico no”.


 

Relacionadas: