Llegan a Oaxaca las reliquias del beato Miguel Agustín Pro | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Llegan a Oaxaca las reliquias del beato Miguel Agustín Pro

El templo de la compañía de Jesús fue la sede de la recepción de las reliquias


Llegan a Oaxaca las reliquias del beato Miguel Agustín Pro | El Imparcial de Oaxaca

El sacerdote Miguel Agustín Pro es recordado y reconocido en el país por su audacia para pasar inadvertido como sacerdote durante la persecución religiosa en México.

Arriesgó su vida para acudir al llamado de los feligreses y ayudarlos con valentía y buen humor pese a los contratiempos ya que el “curita” estaba comprometido con los más necesitados, a quienes amó y sirvió llamándole con cariño, “gente de Pro”.

Las reliquias, con un hueso del beato, provienen de la Ciudad de México de la iglesia de la Compañía de Jesús y para que los feligreses oaxaqueños conocieran el valor religioso e histórico de las reliquias se ofreció una charla para conocer la historia del originario de Zacatecas.

Simpático, respetuoso y amoroso es como describen al Padre Pro quien ingresó a a la compañía de Jesús en 1911, salió del país para continuar sus estudios en Estados Unidos, Europa y Sudamérica tras la persecución carrancista.

En 1925 fue ordenado sacerdote jesuita, lamentable su salud no era tan buena, por lo que regresó a su tierra.

En su estadía en México fue uno de los protagonistas de la cristiada, tiempos difíciles de la iglesia pues se habían cerrado templos y suspendieron el culto en protesta por la “Ley Calles”.

Murió el 23 de noviembre  de 1927, al inculparlo como autor del atentado contra Álvaro Obregón, y el entonces presidente Plutarco Elías Calles, ordenó que el Padre Pro y sus hermanos fueran fusilados.

La historia narra que en su camino al patio donde sería fusilado uno de sus aprehensores le pidió perdón, mientras él respondió con un gracias; como última voluntad solicitó rezar a Dios, se hincó cruzó los brazos frente a todos y ofreció su vida por la salvación de México y la conversión de sus perseguidores.

Se levantó abrió los brazos y gritó ¡Viva Cristo Rey!, posteriormente fue acribillado y, para asegurar que había muerto, le dieron el tiro de gracia.

Con este acto se convirtió en símbolo de vocación a la fe y lucha por el respeto a la dignidad y derechos humanos; uan Pablo II lo proclamó mártir y fue beatificado en 1988. En la CDMX existe un museo donde exhiben parte de su vestimenta que ocupaba como disfraz para ofrecer misa y su veliz donde guardaba todo lo necesario para celebrar la eucaristía.

A partir de este día la iglesia de la Compañía de Jesús en Oaxaca tendrá parte de la historia de este mártir mexicano.