Llega La muerte a Oaxaca a través de flores rojas y amarillas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Llega La muerte a Oaxaca a través de flores rojas y amarillas

Los productores de cresta de gallo y cempasúchil esperan que las ventas mejoren esta temporada


Llega La muerte a Oaxaca a través de flores rojas y amarillas | El Imparcial de Oaxaca

En la cuna de la rosa de Castilla, los productores ya están listos para el corte y venta de las tradicionales flores de cempasúchil y borla o cresta de gallo, en la víspera de la festividad de Todos Santos y Fieles Difuntos. 

A mediados de octubre los cultivos de los Valles Centrales comenzaron a pintarse de colores intensos como el rojo y amarillo, los cuales anuncian la festividad donde regresan aquellos seres queridos que dejaron el plano terrenal.

Genaro García y Genaro Aguilar, agricultores oriundos de San Antonino, afirman que la siembra de estas flores la conservan más por la tradición que por el dinero que pudieran obtener de la venta de las mismas. Sin embargo, ambos confían en que este año se logre vender más flor, pues en el 2020 —a causa de la pandemia de Covid— se vieron obligados a regalar su cosecha entre familiares y paisanos.

Los dos hombres curtidos en la labranza de la tierra notan un mejor ánimo de festejo que el año anterior, por lo que guardan la esperanza de que esta temporada les deje ganancias económicas. “Es un orgullo saber que con nuestro trabajo fomentamos la tradición del Día de Muertos; nuestras flores dan la bienvenida a los fieles difuntos y, de paso, nos dan de comer a nosotros”.

INICIAN EL CORTE

El corte de las flores comenzó esta semana para que puedan comercializar las flores en diversas plazas, tanto en la comunidad enclavada en el Valle de Ocotlán como en los poblados cercanos de los Valles Centrales.

Admiten que no corrieron el riesgo de sembrar amplias extensiones de terreno, por la incertidumbre que aún se vive por la pandemia de Covid-19. Para este 2021 sembraron menos de 500 metros de sus parcelas, pues la temporada de lluvias tampoco fue tan abundante y los pozos se encontraban en un nivel mínimo.

Respecto a los precios en que venden las flores, los agricultores coinciden en que el rollo de flor de cempasúchil llega a los 100 pesos —incluso más— y el rollo de borla se cotiza hasta en 120 pesos. “El precio siempre depende de la oferta y la demanda”.

TRADICIÓN FAMILIAR

El adulto mayor señala con alegría y confianza su cultivo de flor, la cual está lista para venderse en el mercado de Ocotlán y de su natal San Antonino Castillo Velasco. Ambos reconocen que la siembra de flores para el Día de Muertos es una tradición familiar; va de generación en generación. Sin embargo, exponen que las condiciones adversas del clima y la falta de buenas ventas han ido alejando a los productores de las tierras y de procurar sus cultivos.

Relatan lo complicado que ha sido regar la semilla desde mediados de junio y cuidarla para que se logre y pinte los surcos con sus colores llamativos, y que en otros años atraían a compradores.

LOS TEMORES

Los agricultores coinciden en que, a parte de la pandemia, hay otros factores que pudieran arruinar sus ventas, y los bloqueos son uno de ellos, ya que esto “pega mucho a los pequeños productores de los Valles Centrales”.

“Puras tonterías hacen”, se sincera el hombre de más de 60 años, cuando se refiere a los diversos grupos que bloquean el crucero del Aeropuerto o la vía federal 175, como medida de presión.

Ante esto, conservan las esperanzas de que la pandemia ceda y los visitantes lleguen a la población localizada a 45 minutos de la capital oaxaqueña para que compren docenas o rollos de las flores de muertos.

LISTO, EL MERCADO

Como ellos, también en el mercado Progreso, ubicado en el centro de la población, las comerciantes se preparan para el día de plaza, “confiamos en que este año nos vaya mejor, con el favor de Dios”, anotan las vendedoras. Esperan que este año sí lleguen personas de diferentes comunidades aledañas, debido a que pueden encontrar variedad de flores y, sobre todo, un mejor precio.