Diario de un médico; las y los héroes de bata blanca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Diario de un médico; las y los héroes de bata blanca

Amplias jornadas de trabajo, adrenalina en el pasillo; emociones encontradas: despedida o recuperación de pacientes, escenarios cotidianos


Diario de un médico; las y los héroes de bata blanca | El Imparcial de Oaxaca

ORIGEN DEL HOMENAJE

Hace 84 años de un día como hoy, en México se estableció que cada 23 de octubre se reconocería en todo el país la labor de todas y todos los héroes de capa blanca, quienes día a día están dando la batalla en los hospitales para combatir enfermedades y aminorar los estragos de las pandemias como la que enfrenta hoy la humanidad con el SARS-CoV-2.

La iniciativa surgió a partir de que se pretendía rendir un homenaje al doctor Valentín Gómez Farías, quien inauguró el Establecimiento de Ciencias Médicas en la Ciudad de México y que también se desempeñó como presidente de la República.

Sin embargo, hoy en día existen héroes anónimos que velan por nuestra salud, que todos los días se levantan con una sola misión: salvar vidas. Por ello, en EL IMPARCIAL, el Mejor Diario de Oaxaca entrevistó al especialista, César Arturo Serrano Arrazola, médico familiar y de urgencias, quien labora de forma privada y en la Clínica del IMSS, Hospital General de Zona No 1 “Dr. Demetrio Mayoral Pardo”.

LA RAZÓN DE LA INSPIRACIÓN

El médico Serrano Arrazola, quien ejerce desde hace 14 años, detalla que la biblioteca de su madre fue la causante de que él aspirara a dedicarse a la medicina. Ningún familiar es profesionista en el área de salud, pero su madre tenía curiosamente algunos libros de medicina los cuales despertaron el interés del pequeño por el cuerpo humano. Al egresar del bachillerato se vio orillado a elegir la profesión que seguiría para el resto de su vida, no titubeó ni un segundo y, con firmeza, decidió que quería convertirse en un héroe de capa blanca.

La medicina ha retribuido con innumerables satisfacciones como la sonrisa de sus pacientes al recuperarse y la historia de amor que surgió hace 10 años en una Institución de salud con su actual esposa, la cual también comparte la misma pasión y vocación de servicio; ambos, hoy en día, son padres de dos pequeñas.

Sin duda, a lo largo de la preparación profesional de las y los médicos nunca olvidarán la primera vez que salvaron la vida a un paciente, y tampoco la primera vez que todos sus esfuerzos y conocimientos fueron insuficientes para mantener con vida algún enfermo.

MEMORIAS CLÍNICAS

El doctor César Serrano relata que la primera vez que le salvó la vida a un enfermo fue justamente cuando laboraba como interno en un hospital de Huatulco y debió brindar atención a un bebé que presentaba dificultades para respirar. Recuerda que dicha situación agolpó la adrenalina del momento y el temor de todo el trabajo de medico no era suficiente para salvarlo. Sin embargo, después de mucho esfuerzo, logró quitar de las garras de la muerte la vida del menor

No obstante, no todo ha sido de color de rosa, ya que también debió ser quien pronunciara las dolorosas y temidas palabras sobre el posible fallecimiento o muerte de un paciente a sus familiares por ello confiesa que uno de los casos que más le ha impactado fue el de una señora que padecía muerte cerebral y, por ende, la ciencia no tenía ya nada más qué hacer mantenerla con vida; con dolor debió dar la oportunidad a los hijos de la mujer para que le brindara el último adiós, lo que provocó las lágrimas de aquella mujer que agonizaba.


 

Relacionadas: