Francisco Toledo, legado a dos años de su partida | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Francisco Toledo, legado a dos años de su partida

Hoy 5 de septiembre se cumplen dos años de la muerte del artista, activista y promotor cultural oaxaqueño y de raíces zapotecas


  • Francisco Toledo, legado a dos años de su partida
  • Francisco Toledo, legado a dos años de su partida
  • Francisco Toledo, legado a dos años de su partida

A dos años de su muerte, que se cumplen hoy 5 de septiembre, el artista, activista y promotor cultural Francisco Toledo (Ciudad de México, 1940-Oaxaca-2019) pervive en su obra y legado. En las instituciones que fundó aún permanecen los moños negros o un retrato suyo en señal de luto, pero también en recuerdo de su labor, desarrollada lo mismo en la plástica que en la defensa del patrimonio y las lenguas originarias u otras causas.

A pesar de la pandemia de Covid-19, sobreviven el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (CFMAB) y el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), algunas de las tantas iniciativas que impulsó Francisco Benjamín López Toledo desde su regreso de Europa, a mediados de los años 60.

Sara López Ellitsgaard, presidenta de la asociación Amigos del IAGO y del CFMAB, confirma que en las instituciones “el trabajo que el maestro Toledo realizó y los proyectos que impulsó continúan, en gran parte por el cariño y apoyo de la gente, tanto de quienes tuvimos la fortuna de laborar con él como quienes lo conocieron a través de sus proyectos culturales y sociales”.

Hija del autor que se consideró oriundo de Juchitán, López Ellitsgaard cuenta que quienes colaboran en los institutos y espacios fundados por El Maestro han “trabajado de la mano todos los días”, con mucho cariño y respeto, “y tratando lo más posible de seguir su camino”.

Fallecido a los 79 años, Toledo dejó una prolífica producción gráfica, pictórica, de esculturas y de objetos utilitarios que siguen mostrándose en el mundo. Actualmente hay una exposición suya en España y se alista una nueva en México (en la galería Quetzalli). Aun en la adversidad de la pandemia, Sara cuenta que se preparan varias exposiciones, con la esperanza de ser admiradas de manera presencial.

A la par de su obra artística, Toledo empujó proyectos e iniciativas desde la Fonoteca Eduardo Mata, el IAGO, el CFMAB y el CaSa. Asimismo, en colaboración con Amigos del IAGO y del CFMAB se han mantenido varias más en espacios como en el entonces Penal de Ixcotel o mediante proyectos de reconstrucción en el Istmo de Tehuantepec tras los sismos de 2017.

“Hasta el momento hemos logrado mantener el apoyo a todos los proyectos que se habían trabajado con el maestro y continuaremos apoyando las causas que son la base de nuestra asociación”, dice la presidenta de la asociación sobre iniciativas como las vinculadas con las lenguas maternas, el fomento a la lectura, donaciones de libros y equipamiento a bibliotecas dentro del estado de Oaxaca. 

“Se da seguimiento constante a los proyectos en los penales, donando materiales para los huertos, así como talleres para aquellas personas que se encuentran privadas de la libertad. A través de La Maquinucha ediciones continuamos realizando publicaciones y apoyando a quienes desean trabajar materiales didácticos para sus comunidades. El año pasado lanzamos también la gaceta El Alacrán, una publicación gratuita para niñas y niños, con la intención de acercarlos a las actividades de las instituciones culturales de Oaxaca”, detalla.

Recientemente se lanzaron las nuevas convocatorias para los Premios CaSa de creación literaria. Creados en 2011, los premios han sumado a artistas, instituciones y gobiernos para los premios económicos y en especie. Sin embargo, a diferencia de 2020, son cinco y no ocho las lenguas de la edición, lo que expone el reto para los galardones.

“Si bien este año no fue posible lanzar la convocatoria para las ocho lenguas, creo que es importante recordar que este ha sido un año de grandes retos económicos, pero también, es importante hablar y resaltar que estos premios continúan y que han sido una importante plataforma para quienes crean literatura en sus lenguas originarias”, apunta la presidenta de la asociación.


 

Relacionadas: