4T abandona a 55 hospitales en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

4T abandona a 55 hospitales en Oaxaca

El proyecto estimaba inversión de 719 millones 584 mil 845 pesos, pero hay unidades con 80 o 90% de avance y no se concluirán


4T abandona a 55 hospitales en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

El gobierno de la Cuarta Transformación, en definitiva, no llenará el inmenso hueco de abandono y olvido que los gobiernos federal y estatal han heredado a los oaxaqueños; tampoco cumplirá la promesa de revivir o concluir las clínicas y obras hospitalarias inconclusas, en obra negra. De acuerdo con el Informe Anual de Actividades 2020 del Instituto de Salud para el Bienestar, el gobierno federal determinó abandonar la construcción de 55 hospitales y clínicas repartidos en las 8 regiones del estado.

El documento, en poder de EL IMPARCIAL, da cuenta que el medio centenar de centros sanitarios dejarán en el desamparo a por lo menos un millón de habitantes de 45 municipios, de acuerdo con datos del Censo de Población y Vivienda consultados por El Mejor Diario de Oaxaca. En muchos casos, estas clínicas, hospitales rurales o centros comunitarios ha sido un anhelo para las comunidades de las 8 regiones de la entidad en donde están ubicados estos “cascarones”.

Y muchos pobladores y autoridades municipales desconocen la decisión del gobierno federal de dejarlos inconclusos a pesar que en octubre de 2019, a 10 meses de asumir el poder y en una visita a Huajuapan de León, el presidente Andrés Manuel López Obrador se había comprometido a terminar las obras heredadas de otros gobiernos, “ampliando los centros de salud y hospitales pertenecientes a la Secretaría de Salud, al Instituto Mexicano del Seguro Social —en las modalidades de atención a población abierta y régimen ordinario—, así como los del ISSSTE”. Para lo cual el sector tendría un aumento presupuestal de 40 mil millones.

Un recuento realizado por esta casa editorial da cuenta que el presupuesto para concluir esos 55 centros sanitarios se tenían proyectado aplicar 719 millones 584 mil 845 pesos; muchos de estos hospitales emplearon años para avanzar en su construcción y otros tantos, años de abandono.

Solo como referencia: en tres años los diputados de la 64 legislatura estatal gastaron 2 mil millones de pesos, casi tres veces el monto del presupuesto necesario para la conclusión de estas obras.

Uno de los ejemplos es el Centro de Salud con Servicios Ampliados (Cessa) de San Juan Mixtepec que, de acuerdo con la plataforma Datosmex.com, inició su ampliación en marzo de 2013. De acuerdo al informe del Insabi, tiene un avance de 93% y el costo de la obra sería de 16 millones de pesos; sin embargo, no será concluida y el dinero aplicado irá a parar a la basura.

Por todos los rumbos del estado es posible hallar uno de estos centros o clínicas deterioradas, necesitados de equipar y recuperar lo que el pillaje y el paso del tiempo saqueó y deterioró. El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) requiere invertir un millón 800 mil pesos de los 16.2 millones del costo total, pero el actual Gobierno federal decidió suspender la obra.

En una de las conferencias mañaneras el presidente Andrés Manuel López Obrador denominó estos como “cementerio de obras” abandonadas en sexenios pasados: 217 clínicas y 110 hospitales. El informe del Insabi señala, tras el diagnóstico realizado, suspender la conclusión de 149 de los 327 centros de salud públicos en 19 entidades del país, 55 de ellos están en Oaxaca.

Cuatro de esos proyectos ubicados en Santa Cruz Yagavila, Ixtlán; en Cheguigo Sur, Juchitán de Zaragoza; el propio de San Juan Mixtepec y Santa María Guienagati, en la región del Istmo, tienen 90% o más de avance, pero eso no importa, no serán concluidos.

En 14 casos, el avance es de 80% o más, como es el caso de Ensenada La Ventosa, en Salina Cruz; 28 clínicas, hospitales o centros comunitarios tienen más de la mitad, el 50% de avance, reitera el informe oficial pero su destino es quedar como obra negra, inconcluso, como monumento a la indiferencia.

En defensa, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, ha calificado a esos hospitales abandonados como “escandalosos monumentos de la incompetencia, la corrupción y tráfico de influencias”; la 4T respeta puntualmente el eslogan de “primero los pobres”, pues muchos de estos centros están ubicados en comunidades en la pobreza como en Santiago Yosondúa, en la mixteca, que iba a atender a 7 mil 991 habitantes de la zona, a lo que se debe sumar a municipios colindantes.

Las malas noticias no llegan solas para los habitantes de Santa María Chilchotla, en la Cañada, Coicoyán de las Flores, en la Mixteca, Santa María del Mar, San José Llano Grande, en Miahuatlán, San Bartolo, Tuxtepec, San Mateo del Mar, Villa de Mitla, Santa Lucía del Camino, Santiago Astata, Santiago Zacatepec, Tlacolula, Santo Domingo Ingenio, Zimatlán de Álvarez, entre otros, que se quedarán sin un Centro de Salud.

Por regiones, 5 de estos centros estarían ubicados en la Cañada, 8 en la Costa, 4 en la Cuenca del Papaloapan, 11 en el Istmo de Tehuantepec, que en estos momentos sería un alivio para atender otros males ante la ola de casos de SARS-CoV-2 registrados en la región en las más recientes semanas. La mixteca tiene 6 clínicas y hospitales inconclusos; a Sierra Norte se quedará con la obra negra de 6 clínicas por 4 de la Sierra Sur; finalmente, Valles Centrales se  quedará con 6 cascarones: en Santa Lucía del Camino, San Pablo Villa de Mitla; San Bartolo Coyotepec; Tlacolula y Zimatlán de Álvarez. Sólo para habilitar esos centros de Valles Centrales se requerían 113 millones 332 mil 130 pesos, se desprende del informe.

Entre los descartados están, también, el Centro Estatal para las Adicciones de San Bartolo Coyotepec y que costaría 21 millones 334 mil pesos y contaba con un 84% de avance; el Centro de Medicina Tradicional de Capulálpam de Méndez, con 45% de avance y una inversión necesaria de 14 millones 730 mil pesos; Centros de salud con servicios ampliados (Cessa) de La Crucesita; Centro de Salud con Servicios Ampliados (Cessa) de Candelaria Loxicha, para el cual se requerían 28 millones de pesos y  tenía un avance de 26%.

Las obras detenidas y que ya no se concluirán se extienden por 19 estados del país, el Insabi decidió suspender la conclusión de 149 de los 327 centros de salud públicos. De las 149 obras suspendidas, 42 son hospitales y 107 clínicas. De ellos, en Oaxaca  6 son hospitales comunitarios o Generales; 36 son centros de salud y el resto unidades básicas, centros de salud con servicios ampliados, Cessa o el Centro de Medicina Tradicional.


 

Relacionadas: