“El olor a tinta no se olvida nunca”: José Hannan Robles | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

“El olor a tinta no se olvida nunca”: José Hannan Robles

El trabajo de reportero no es nada fácil, pero sí apasionante; volvería a elegir el periodismo como profesión, señala Don Pepe


  • “El olor a tinta no se olvida nunca”: José Hannan Robles
  • “El olor a tinta no se olvida nunca”: José Hannan Robles
  • “El olor a tinta no se olvida nunca”: José Hannan Robles

Si volviera elegir mi oficio o profesión, volvería a escoger el periodismo, porque llevo el olor a tinta en las manos, afirma José Hannan Robles, quien fuera reportero de EL IMPARCIAL a lo largo de varias décadas. 

El trabajo de reportero no es nada fácil, pero sí apasionante, es algo que se lleva a cualquier edad; hasta la muerte, confía Don Pepe.

Dice que en la rotativa el olor a tinta es inolvidable, “es la magia de que quién huele la tinta de una rotativa no la olvida nunca”.

Expone que para el verdadero periodista la vocación profesional nace desde muy joven, no obstante, “no se puede negar que muchos buscan ejercer el oficio por chambismo o por obtener dinero fácil”.

Sostiene que no se puede negar que entre los mayores problemas profesionales está la precariedad laboral y las presiones para ejercer un libre periodismo, olvidando que el periodismo es llevar a los ciudadanos información veraz y oportuna.

Con la camiseta bien puesta, afirma- “siempre he estado en EL IMPARCIAL y digo siempre he estado en este diario porque a pesar de estar pensionado me siento parte de él”.

Fue reportero durante 43 años continuos, teniendo el apoyo de la familia Fernández Pichardo, especialmente de Don Benjamín Fernández Pichardo, “por quien formé parte del diario, pero también de sus hermanas María de los Ángeles, Teté, Mina y la siempre recordada María del Carmen (QEPD)”.

Recuerda a muchos reporteros y reporteras, especialmente a quienes se fueron recientemente como el profesor Guillermo Castillejos Ávila y Luis Soria, la lista es larga, dice.

“Mi mayor satisfacción es servir a la gente que no tiene voz, a los desprotegidos, a los pobres, aunque suene a discurso de diputado”.

Hannan Robles expone que desempeñarse como reportero le enseñó a crecer como persona en lo profesional, espiritual y humano y una de las mayores satisfacciones que ha recibido por tu trabajo realizado es que alguien reciba apoyo.

Recuerda que por las notas publicadas hace muchos años, una anciana que habitaba sola un cuarto localizado en las últimas calles de avenida Independencia y quien vivía de manera muy precaria fue auxiliada por el DIF estatal.

Los inicios

Fue en 1973, cuando Don Benjamín Fernández Pichardo, me invitó a colaborar en El Mejor Diario de Oaxaca, dándome una cita para el día siguiente para mostrarme las instalaciones del diario, ubicadas en Armenta y López 312 de esta ciudad, detalla.

El mismo Director me enseñó los diferentes departamentos que ocupaban la vieja casona de Armenta y López, ahí me impresionaron los linotipos, enormes máquinas donde se fundía un metal especial para formar las letras que mecaniza el proceso de un texto para ser impreso.

Recuerdo el peculiar sonido que provocaban las líneas de letras formadas a altísima temperatura. Aquí el joven Benjamín escribió en metal mi nombre “Pepe Hannan”, como un recuerdo, dice con emoción. 

“Así sucesivamente recorrimos todas las áreas de El Mejor Diario de Oaxaca, hasta llegar a la rotativa donde se plasma el trabajo de muchas personas que han laborado prácticamente las 24 horas para sacar a la luz pública la edición del día”.

A los pocos días me integré a EL IMPARCIAL, que en poco tiempo sería mi segunda casa, porque para el reportero no hay horario, cubriendo un accidente o un siniestro no puede decir “ya cumplí mis ocho horas de trabajo, ya me voy y ahora digo que volvería a elegir el periodismo como profesión”.


 

Relacionadas: