Fracasa prohibición de comida chatarra en escuelas de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Fracasa prohibición de comida chatarra en escuelas de Oaxaca

La mala alimentación impera dentro y fuera de las escuelas, pues la comida chatarra es la predilecta por los niños por lo que ahora buscan nuevamente regular la venta al público aunque hay inconformidad de la iniciativa privada

Fracasa prohibición de comida chatarra en escuelas de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

Desde hace una década, el combate a la comida chatarra en las escuelas de educación básica quedó en el discurso y no en los hechos, porque su consumo se mantuvo antes del cierre por la emergencia sanitaria, tanto en las del sector público como privado.

Fue en 2010 cuando el alto índice de sobrepeso y obesidad en el estado generó discursos de preocupación de autoridades de salud y del sector educativo, que prometieron la desaparición de la venta de comida chatarra en las más de 13 mil escuelas públicas de la entidad, pero el proyecto fracasó por la falta de supervisión y seguimiento.

Hace una década, las autoridades anunciaron que las acciones contra este tipo de alimentos buscarían combatir los índices de sobrepeso y obesidad en los alumnos, así como evitar enfermedades de diabetes e hipertensión en la etapa adulta.

Fue en 2010 cuando autoridades del Instituto de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) aseguraron que se trabajaba para ofrecer a los estudiantes alimentos de calidad, por lo que tenían que sacar de las escuelas la venta de papas fritas, refrescos u otro tipo de comida chatarra. Sin embargo, los alimentos y bebidas de bajo nivel nutricional se mantuvieron en las tienditas y cooperativas escolares.

En ese año, las autoridades de salud señalaron que en Oaxaca, tres de cada 10 niños y siete de cada 10 adultos tienen problemas de exceso de peso, aunado a que 80% de la población no realizaba ejercicio.

La dependencia señaló que 2.8% de los menores de cinco años sufría sobrepeso, incrementándose en los escolares de cinco a 12 años, con 20%. Expusieron que esta situación era el reflejo de una población que disminuía en 30% el consumo de frutas y verduras en su alimentación, así como el consumo de agua simple.

Sin éxito prohibición de comida chatarra en escuelas

Al sumarse a la iniciativa de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Salud federal en el combate a la obesidad y sobrepeso, Oaxaca anunció que a partir del ciclo escolar 2010-2011 quedaba prohibida la comida chatarra en cooperativas escolares, al detectar que 30% de los escolares presentaba alguna de las dos.

Las acciones que se anunciaron no especificaron qué sanciones habría a quienes no cumplieran con lo establecido por las autoridades, que aseguraron que la prohibición se realizaría de manera gradual, sobre todo en las zonas urbanas.

En el caso de los ambulantes en los accesos de las escuelas, tanto las autoridades de salud como del sector educativo, afirmaron que dependería de cada municipio establecer sus propias medidas y acordar acciones de manera conjunta con profesores y padres de familia, pero no sucedió.

Otro intento fallido

En 2014, nuevamente la SEP y la Secretaría de Salud publicaron un acuerdo que prohibía el consumo de comida chatarra en las escuelas, con la amenaza de sanciones contra aquellas autoridades educativas que permitieran la venta de alimentos no saludables, pero que solo serían administrativas.

Ese mismo año, el Congreso local lanzó una iniciativa de Ley para la prevención, atención y tratamiento integral de la nutrición y trastornos de la conducta alimentaria para el estado libre y soberano de Oaxaca, que tampoco generó la ausencia por completo de alimentos no saludables.

En este año, aunque varias escuelas promueven el plato del buen comer, la mayoría mantiene a la venta los refrescos, churros, papas fritas, chicharrines, chocolates y otros de bajo nivel nutricional. Los directivos de estos centros escolares, mantienen a la fecha convenios con distintas empresas para el suministro de este tipo de alimentos.

Vuelve el tema por Covid-19

La emergencia sanitaria por Covid-19 y las complicaciones que ésta genera en personas con obesidad y sobrepeso, generaron que de manera reciente se pusiera a discusión una reforma contra la comida chatarra en Oaxaca.

Por enésima ocasión, las autoridades gubernamentales mostraron su preocupación por este problema social, sobre todo por la alta incidencia de fallecimientos por Covid-19, asociados a comorbilidades como la diabetes, hipertensión arterial y obesidad, generadas por una mala alimentación.

La actual legislatura local aprobó hace unos días el dictamen que adiciona el artículo 20 Bis de la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca, para eliminar de formas de malnutrición de niñas, niños y adolescentes en Oaxaca.

En esta se especifica el rechazo a la venta de alimentos y bebidas chatarra con alto contenido calórico, además de establecer sanciones administrativas a quienes infrinjan las disposiciones.

En la próxima semana, se espera que el pleno remita al ejecutivo el dictamen para su publicación en el diario oficial del Estado, a fin de que sea por fin una ley que no quede en el discurso.

 

Relacionadas: