Deudas y desamparo para sobrevivientes de Covid-19
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Deudas y desamparo para sobrevivientes de Covid-19

Los costos de quien se ve obligado a atenderse en hospitales particulares, es muy alto, pero no hay opciones cuando los nosocomios públicos están saturados

Deudas y desamparo para sobrevivientes de Covid-19 | El Imparcial de Oaxaca

La emergencia sanitaria por Covid-19 no solo ha mostrado la solidaridad hacia quienes se encuentran en estado grave y en hospitalización, sino también el abuso en los precios de servicios médicos, el hostigamiento laboral y el aislamiento de grupos vulnerables sin derecho a salarios.

Familiares de pacientes con este nuevo coronavirus que requieren ingreso hospitalario, llegan a gastar más de 100 mil pesos al día por atención particular, tanto en el pago de hospitales como en la compra de medicamentos los obligan a adquirir deudas familiares o con instituciones bancarias.

Con la emergencia sanitaria, varias empresas despidieron y redujeron el salario de sus trabajadores, además de enviar al resguardo a los grupos vulnerables sin goce de sueldo, como personas de la tercera edad, mujeres embarazadas y con algunas comorbilidades.

Sin salario desde marzo

Con los primeros casos de Covid-19 en la entidad, don Raúl fue enviado a su casa por formar parte de los grupos de riesgo ante este nuevo padecimiento, pero el corporativo donde laboraba no le garantizó el pago de su salario, pese a que tenía más de 20 años como trabajador y ante el decreto presidencial que exige el pago de sueldos en tiempo y forma.

De 64 años de edad, don Raúl se mantuvo en casa y ocasionalmente salía para solicitar préstamos ante la falta de un salario, que la empresa se negó a dar con la excusa de estar en crisis como consecuencia de la pandemia.

Sin otra fuente de ingresos, el hombre de avanzada edad adquirió el nuevo coronavirus en junio, cuando empezó el peregrinar de la familia por la dificultad respiratoria de don Raúl y los gastos que debían cubrir sin apoyo del corporativo para el que trabajaba que hizo oídos sordos.

Sin seguro social, el hombre se mantuvo en casa por unos días en estado grave, con el apoyo de un tanque de oxígeno que tuvo conseguir por su cuenta por la saturación en los hospitales, tanto públicos como privados.

Además de la incertidumbre de perder su casa en cualquier momento por servir como representante legal del Corporativo y asumir una deuda con una empresa, que no se ha saldado, don Raúl entró en depresión por la enfermedad y los gastos que la familia tendría que realizar.

Préstamos y deudas por doquier

Angélica, una de las hijas de don Raúl, expuso que tan solo en oxígeno llegaron a gastar hasta 2 mil pesos diarios, sin contar con los medicamentos que requerían para lograr su estabilización.

Sin embargo, los ataques de ansiedad de don Raúl y otros síntomas que aparecieron al paso de los días, generaron que la familia decidiera buscar un hospital privado, al mismo tiempo de pedir préstamos entre familiares y amigos.

“Pensamos que el dinero que habíamos juntados nos alcanzaría para algunas semanas, pero apenas nos alcanzó para tres días. El Hospital nos cobró 50 mil pesos diarios, más los 10 mil pesos que nos cobró el médico por honorarios”, señala la hija de don Raúl, luego de afirmar que también les cobraron por la guardia de una enfermera, gasas, jeringas, oxígeno y los overoles y demás insumos que debía ocupar el personal médico.

A estos gastos se sumó también el pago que tuvieron que realizar en el traslado de don Raúl en una ambulancia, que tan solo de la colonia Estrella a la Colonia Reforma les cobraron 15 mil pesos. “Se nos hizo injusto, pero tuvimos que pagar. Mucha gente se aprovecha en momentos de gran dolor”, lamentó. 

Genera Covid-19 una grave neumonía 

Angélica señaló que don Raúl no padece diabetes ni hipertensión arterial, pero sí tiene sobrepeso. “Eso es lo que le está dificultando su recuperación. Mi papá ya no tiene Covid, pero este virus le generó una neumonía severa que lo mantiene hospitalizado”.

Los familiares de Don Raúl expusieron que desde el viernes, él se encuentra en el Hospital de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, luego de solicitar el ingreso y mantenerse en la lista de espera para que pudiera ser recibido.

Desde ese día, la familia de don Raúl no ha podido verlo, pero se mantiene al tanto de su estado de salud con la constante comunicación con el personal del área médica.

“No lo hemos podido ver y estamos muy angustiados y preocupados. Hace poco nos solicitaron medicamentos que en el Hospital no tenían y que nos fue difícil conseguir. En las farmacias muchos medicamentos están agotados y uno apenas lo pudimos conseguir en Huajuapan de León”, señaló la joven.

Cuenta que ella y su mamá también tuvieron Covid-19, pero fueron asintomáticas. Y aunque ya cumplieron con el tiempo de aislamiento domiciliario, se mantienen con las medidas de prevención e higiene para evitar el contagio a otros.

 

 

Relacionadas: