Restaurantes sin clientela en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Restaurantes sin clientela en Oaxaca

La nueva normalidad parece poco alentadora para los restaurantes de la capital oaxaqueña

Restaurantes sin clientela en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

El restaurante en que trabajan Santiago y José Ángel reabrió el martes, cuando el establecimiento cumplió 28 años. “Es un buen inicio”, dice José, pues cree que en el tránsito a la nueva normalidad por algo se empieza, y de ahí su confianza en la coincidencia, en que las labores en El Sagrario se restablezcan poco a poco. Aunque la nueva realidad parece poco alentadora. En la nublada mañana del sábado y solo un par de clientas. 

Nada se asemeja al sitio en donde hasta marzo las mesas estaban todas ocupadas; en el que por las noches se podía disfrutar de música en vivo. Y en jornadas en las que los meseros se llevaban unos 300 pesos en propinas. “Ahorita, son 40, 50 o 60 pesos”, explica quien por 13 años se ha dedicado a este trabajo.

Como meseros, los sueldos en el estado y son bajos. De ahí que las propinas representan una compensación para empleados como reconocen José Ángel y Santiago. En algunos casos, las propinas son tan bajas que apenas cubren sus pasajes. 

Pero así como estas ganancias son una mínima parte de las obtenidas hace unos meses, pasa algo similar con el trabajo. Santiago, que lleva cuatro años en el restaurante, dice que incluso había ocasiones en las que era necesario doblar turnos. “No hemos tenido muchos clientes, y somos cuatro compañeros que atendemos de a dos mesas. Antes éramos ocho meseros en servicio; dos de ellos en barra. Ahora, no; nos tenemos que estar rolando”.

En los cuatro días de reapertura, los meseros han tenido 10 mesas en toda la jornada. Tanto ellos como otro empleado consideran que la baja afluencia tiene que ver con que la gente aún no sabe que reanudaron operaciones. 

Desde el lunes, el estado de Oaxaca transitó en el semáforo de riesgo epidemiológico de Covid-19; dejó la clasificación de riesgo muy alto para pasar al alto. Y aunque este viernes la medición no fue actualizada por las autoridades federales, el color permite que los restaurantes puedan operar a puertas abiertas, pero a un máximo del 40 por ciento de su capacidad.

Solo una vez sentado en la mesa, el cliente se puede retirar el cubrebocas, pero debe ponérselo nuevamente si requiere ir al servicio o sanitario, ahonda Saúl, quien dice que como estas medidas los empleados siguen las mismas y otras más. 

Aunque las medidas sanitarias son varias y tanto clientes como empleados aún se acostumbran a ellas, el mesero Santiago percibe cierto temor en este primer paso hacia la nueva normalidad. “La gente anda preocupada, no tienen confianza, llega y se pone nerviosa, no se siente segura”. Él espera que la crisis se solucione y se regrese lo más pronto a “lo normal”. “Y si no a lo normal, pero que sí mejore”.

 

 

Relacionadas: