Insuficiencia alimentaria; las consecuencias de la pandemia en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Insuficiencia alimentaria; las consecuencias de la pandemia en Oaxaca

La pobreza es un factor trascendental para la mala alimentación de los oaxaqueños.

Insuficiencia alimentaria; las consecuencias de la pandemia en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Una encuesta realizada a nivel nacional, pero con un gran porcentaje de oaxaqueños en la muestra, reveló que el 80 por ciento de las personas encuestadas dijo padecer suficiencia alimentaria, lo que la mayoría le atribuyó a la pandemia por Covid-19, principalmente a la falta de dinero o recursos a partir del confinamiento.

La encuesta Ensars-CoV-2, Resultados de la evaluación basal de la encuesta nacional de las características de la población durante la pandemia de Covid-19, del Instituto Nacional de Salud Pública fue levantada del 11 al 30 de mayo del presente año.

“Un dato relevante obtenido en las entrevistas fue la vivencia de experiencias relacionadas con la inseguridad alimentaria en los treinta días previos a la fecha de realización de la entrevista. El 31.6 por ciento de la población manifestó haber tenido preocupación porque los alimentos se terminarán, 27.0 por ciento tuvo poca variedad de alimentos y el 21.3 por ciento disminuyó la cantidad de alimentos que acostumbra a consumir”, detalla la encuesta.

En cuanto a la diversidad de la dieta durante los siete días previos a la entrevista, durante la Jornada de Sana Distancia, más del 90 por ciento de la muestra de adultos consumieron (1 o más días de la semana) cereales, frutas y verduras frescas, carnes huevo, leguminosas, lácteos, aceites y condimentos café o té. 

Mientras que los grupos de alimentos con menor porcentaje de consumidores fueron las frutas y verduras industrializadas (empaquetadas, congeladas, enlatadas) con 18 por ciento y 31 por ciento, respectivamente. Cerca de la mitad de los encuestados consumieron bebidas endulzadas, dulces y botanas y poco más del 67 por ciento consumieron pescados y mariscos que incluyen atún y sardina.

La Ensars-CoV-2 es una encuesta telefónica, que obtuvo información en el ámbito nacional de 1,073 adultos de 20 años y más, con una media de edad de 54 a 14 años y también detalló que, durante el confinamiento, se presentó una disminución general en la frecuencia de días para ejercitarse, aumentando el porcentaje de los que no realizan actividad y disminuyendo en la mayoría de los casos su frecuencia.

Además de que hubo un aumento del 15 por ciento en el sedentarismo. El número de personas que pasaron de estar sentados o reclinados de cuatro a siete horas por día previo y durante la cuarentena pasó de 29.3 a 44.7 por ciento, y de igual manera lo reportado de estar recostado o reclinado por más de ocho horas aumentó un 5 por ciento durante el confinamiento.

 

Relacionadas: