Desempleo, destino de Jóvenes Construyendo el Futuro
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Desempleo, destino de Jóvenes Construyendo el Futuro

La falta de seguimiento institucional y la pandemia, condenaron a los “egresados” a quedarse sin trabajo, por lo que ahora buscan ofrecer oportunidades de autoempleo

Desempleo, destino de Jóvenes Construyendo el Futuro | El Imparcial de Oaxaca

Para el desempleo, el programa Jóvenes Construyendo el Futuro buscaba ser una ventana de oportunidad para quienes inician su camino en el campo laboral, por lo que tienen la posibilidad de ganar experiencia y asegurar un empleo remunerado con un contrato de un año, pero después los espera el desempleo. 

En Oaxaca, están vinculados a este programa federal 29 mil 163 jóvenes que se concentran, principalmente, en las actividades de servicios con 23.3% del padrón, mientras que el 19.5 por ciento se dedica a las actividades agropecuarias . 

De acuerdo con las estadísticas de la delegación de Jóvenes Construyendo el Futuro, en Oaxaca han egresado 12 mil hombres y mujeres de 18 a 29 años de edad, quienes hacían desde trabajo de oficina hasta en el campo y del sector servicios. 

 

De la ilusión al desempleo

 

Jazmín es una jóven que tiene 27 años de edad, hace un año hizo los trámites para inscribirse a este programa y fue vinculada laboralmente con la autoridad municipal de San Jacinto Amilpas. 

La joven estuvo realizando actividades administrativas de febrero de 2019 a febrero de 2020, y a cambio, recibió una beca mensual de 3 mil 600 pesos, que ahora incrementó 146 pesos. 

Siendo pasante de la licenciatura de Administración siguió en este espacio hasta cumplir el tiempo estipulado y después se quedó sin empleo porque la autoridad de San Jacinto no abrió espacios para la contratación de sus becarios. 

Actualmente,  está inscrita en la bolsa de trabajo de la plataforma y le dan seguimiento para que pueda ubicarse en una fuente laboral pero después de cuatro meses no ha conseguido otro trabajo. 

Las estadísticas refieren que en el ramo del comercio/ventas hay  17.4% de las personas vinculadas y en actividades del nivel de profesionistas, apenas llegan al 3.4, lo mismo pasa en industrial operativa y tecnológica donde las cifras disminuyen. 

 

Acabar la beca, volver al mototaxi

 

Manuel y Noemí se encuentran entre los jóvenes que se interesaron en actividades agropecuarias y de ventas, también cumplieron con el año de servicio y se quedaron sin empleo en su pueblo del Valle de Etla, porque tampoco han tenido la posibilidad de emprender un negocio de lo que aprendieron. 

Manuel estuvo trabajando en la siembra y cosecha de las plantas de ornato; junto con él, una decena de jóvenes entre hombres y mujeres se unieron a esta misma labor. 

Algunos ya culminaron y otros se quedaron en el camino porque no les agradó el horario o las tenían tareas que tenían que realizar. 

En el caso del joven de 20 años, terminó el tiempo de la beca de Jóvenes Construyendo el Futuro, pero al no ver oportunidades laborales en ese campo, regresó a su comunidad para trabajar como mototaxista. 

Dentro de los planes de este gobierno federal, se encuentra un plan de tandas para capitalizar a quienes se interesen por iniciar un pequeño negocio. 

Para fin de año, la proyección de este programa es que egresen 45 mil personas, quienes podrían quedarse a trabajar en los oficios que aprendieron o emprender sus empresas en lo particular. 

En los datos recientes del programa ya han egresado 12 mil hombres y mujeres de 18 a 29 años de edad de diversas actividades, desde trabajo de oficina hasta el campo y del sector servicios.

Los datos oficiales refieren que el 10% de todo el programa está ocupado por  el sector público, un  70%  al sector privado, un 20% sector social, organismos de la sociedad civil; siendo que en Oaxaca se han sumado a los pequeños negocios que son los que proliferan en las comunidades. 

La proyección es que conformen micronegocios para el sustento familiar y que la capacitación sirva para el autoempleo. 

 

Pandemia arrebata oportunidades

 

Jazmín, pasante de la licenciatura de Administración, observa en este programa un beneficio económico y de capacitación, además que ya cuenta con las cartas de recomendación que podría abrirle las puertas para un trabajo. 

“Perdí el miedo a hablar o a buscar atención en algunas dependencias. Conoces más personas que están relacionadas a tu profesión y también te abres camino”, comentó la joven profesionista. 

Asimismo, por la misma plataforma podría encontrar trabajo porque se mantiene activa. 

“Ya había algunas oportunidades de vinculación laboral, pero por la pandemia del Covid-19 se han suspendido hasta que así se permita por el gobierno federal”, mencionó. 

La joven consideró como buena oportunidad para aquellos hombres y mujeres que se encuentran entre los 18 a los 29 años de edad para que puedan encontrar una ocupación.

Aunque ella no cuenta con empleo en estos momentos, sus cartas de recomendación serán de mucha ayuda para abrirse puertas.

“Yo considero que es de mucha ayuda, que nos permite tener un empleo de primer momento y después ubicarnos en otro sitio. Aunque también conozco a personas que no concluyeron y desertaron de sus capacitaciones por diversos motivos”, señaló. 

En el caso de la coordinación estatal, hasta el momento, no tiene un registro de cuántas personas han encontrado empleo, activarán esta estadística una vez que pase la contingencia por el Covid-19.

 

Hasta bachillerato, mayoría de jóvenes

 

De acuerdo con la plataforma de Jóvenes Construyendo el Futuro, el mayor porcentaje de aspirantes y vinculados inscritos solo tiene la formación media superior con bachillerato concluido. 

Se trata de más de 11 mil personas con este nivel, le sigue la secundaria y primaria con 6 mil 700 y 6 mil, para el caso de licenciatura apenas llegan a los 3 mil 592 personas. 

Pero también, hay  35 personas con posgrado y 510 con una carrera técnica.

En cuanto a edades el mayor porcentaje va de los 18 al 26 años de edad destacando las personas que tienen 19, 23, 24 y 25 años. 

Para el caso de las becas, el nivel educativo y preparación no influye, todos los inscritos reciben el mismo pago durante los 12 meses. 

 

¿Cómo funciona el programa?

 

Este programa funciona a través de la plataforma digital, donde las personas interesadas se inscriban, suben sus documentos y se les genera un acceso.

Después podrán conocer las vacantes de las empresas y conforme las necesidades y perfiles, buscar la vinculación. 

 Una vez que la empresa los acepte, comienza la capacitación ya sea el 1 o 16 de cada mes. 

Será unos días después cuando les llegue un correo donde les den a conocer la cuenta digital, y acuden a la sucursal bancaria a tramitar su tarjeta de primer pago.

Asimismo, se dan de alta de manera inmediata ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y reciben atención médica durante los 12 meses que se da esta beca. 

El requisito para la población beneficiaria es que se capaciten y cumplan con un horario de entre 5 a 8 horas diarias, por 5 días a la semana.  

Asimismo, se dará una evaluación de manera mensual donde el tutor evaluará a su empleado y viceversa. 

Este programa cuenta con 42 supervisores que todos los días están revisando cualquier irregularidad que se esté dando en las empresas.

 

Relacionadas: