Violencia y falta de dinero, lastre de ninis
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Violencia y falta de dinero, lastre de ninis

Desde que las autoridades implementaron el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, se han registrado más de 45 mil becarios, pero este sector sigue creciendo.

Violencia y falta de dinero, lastre de ninis | El Imparcial de Oaxaca

EL DATO

Para Gladis Karina Sánchez Juárez, profesora investigadora del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), entre los factores sociales para los “ninis” está la violencia.

2

millones 971 mil 598 personas de 15 años o más en Oaxaca

28,394

desempleados con secundaria, bachillerato y carrera

45

mil becarios en Oaxaca en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro

$1,086

millones 555 mil es la suma del sueldo de los beneficiarios

40

mil ofertas laborales más para 2020

$3,748

mensuales, salario en el programa

37

mil personas desempleadas en Oaxaca

3,221

con la primaria incompleta quienes están sin empleo

6,114

con primaria quienes están sin empleo

Abdiel Mendoza no estudia ni trabaja. No culminó su educación media superior por haber reprobado sus materias y ahora, está esperanzado en inscribirse al Programa de Jóvenes Construyendo el futuro cuya meta es atraer a la población de 18 a 29 años de edad.

El joven de 18 años es originario de una comunidad indígena, huérfano de padre, su madre es empleada que apenas gana un salario mínimo, por ello busca una opción, aunque dice que en el medio rural las fuentes de empleo son mínimas y mal pagadas.

Para ayudarla, acude a trabajos ocasionales en el campo o hace aseo en patios, además de acompañar a su madre a donde tiene su empleo, la ayuda sin recibir salario.

Los gastos del joven los asume en un porcentaje significativo su hermano y su mamá.

“Quiero aprender a ser mecánico; de verdad que la escuela no se me dio y por eso me salí; además de ser un gasto, si no le echas ganas vas reprobando”, comentó el muchacho.

Señaló que algunos de sus amigos emigraron al norte del país y a Estados Unidos para tener un mejor trabajo y allá tienen empleos no tan honestos porque podrían estar vinculados a la delincuencia.

A la mamá de Abdiel le gustaría que su hijo consiguiera un empleo seguro y no estar padeciendo por la falta de dinero en caso de emergencia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), la población de 15 años y más de edad para Oaxaca es de 2 millones 971 mil 598 personas, al tercer trimestre de 2019.

De esos, el 62 por ciento se encuentra en la Población Económicamente Activa, es decir, un millón 853 mil 607 hombres y mujeres, el resto se dedica a la escuela y se declaró como Población No Económicamente Activa.

Y aunque en las estadísticas, apenas 37 mil 729 dijeron estar desocupados, en las características de la ocupación se observan indicadores que la mayoría se concentra en los rubros de “con percepciones no salariales”, trabajadores por cuenta propia, así como 237 mil 11 personas quienes no reciben remuneración.

En el caso de Abdiel, él ayuda en diversas actividades a sus familiares, pero recibe a cambio una pequeña compensación que puede ir de los cien pesos al día o, incluso, menos que eso.

Otros jóvenes de su comunidad hacen labores del campo o acuden a cuidar ganado vacuno, sin recibir un salario por eso.

La información del INEGI refiere que: la Población Ocupada en el Sector Informal (que se refiere a la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa) alcanzó un total de 700 mil personas en el trimestre de referencia.

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro, que está dirigido a este sector, registró hasta el 24 de enero de 2020, a 45 mil becarios con una derrama de mil 86 millones 555 mil pesos en sueldos a los beneficiarios.

Para este ejercicio de 2020, tienen una meta de 40 mil ofertas laborales más para la población que no estudia ni trabaja que está en el rango de edad de 18 a 29 años de edad.

Las inscripciones se encuentran para el sector interesado y cuya beca será de 3 mil 748, dando un salario mínimo a cada hombre o mujer inscrita.

El capacitador estatal de Jóvenes Construyendo el Futuro, Iván Montes Jiménez, explicó que el objetivo del programa es lograr la capacitación y el primer empleo para quienes buscan un espacio de trabajo o regresar a sus estudios.

Abdiel espera que con la beca que reciba del gobierno federal tenga un ingreso fijo para ayudar a su mamá con algo de dinero para el gasto familiar, porque la vida es difícil y más cuando no tiene estudios universitarios.

ACTIVIDADES DELICTIVAS ATRAEN A LOS NINIS

Para Gladis Karina Sánchez Juárez, profesora investigadora del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), el sector poblacional conocido como “ninis”, normalmente están expuestos a mayores cantidades de violencia.

La especialista lo explicó de la siguiente manera: “porque puede ser que se trate de mujeres quienes dependen de sus parejas o familiares y esa dependencia económica ha demostrado que genera cuadros de violencia”.

Asimismo, en el caso de los hombres en la zona rural, están más vulnerables para que el acceso a los ingresos económicos sea por la vía de las cuestiones delictivas, por medio de sus diversas formas que llegan a atacar a la sociedad.

Por eso, consideró que las actividades no lícitas son opción, en la mayoría, de quienes están sin emplearse, pero que tampoco les interesa estudiar o no tienen acceso a este nivel académico.

Ahora, la beca del programa de Jóvenes Construyendo el Futuro que es de más de 3 mil 700 pesos, tampoco puede ser muy atractivo porque no alcanza para cubrir las necesidades básicas.

“El programa no está mal, el planteamiento de capacitación técnica sí se da en la economía formal. Pero se debe de seguir impulsando las actividades productivas, porque después de un año van a estar sin empleo”, consideró.

Aunque, después de este lapso vendría el autoempleo que sería una fuente de ingresos económicos para las familias.

La doctora en sociología consideró que, para el caso de Oaxaca, se viene arrastrando una tasa de desempleo elevada en comparación con el indicador a nivel país.

Por eso, aseguró que para dar opciones a la comunidad que ni estudia ni trabaja, se tendrá que apuntalar con más fuerza la economía productiva y no solo los programas sociales que terminan siendo focalizados en la población más vulnerable.

“Porque de seguir así, parecería ser paliativo del problema; a menos que se fortalezcan las capacitaciones durante un año para que tengan un fin después de ese periodo”.

Los programas sociales pueden elevar la tasa de empleo al sumarse a la estadística de personas empleadas con seguridad social, que es lo que en muchos de los casos carecen los trabajadores.

CON PREPA Y CARRERA PERO SIN EMPLEO

De las 37 mil personas desempleadas en la entidad, unos 28 mil 394 cuentan con el nivel de instrucción secundaria completa y Medio superior y superior, que significa el 76 por ciento del total.

Son 3 mil 221 con la primaria incompleta y 6 mil 114 con primaria quienes están en este nivel de sin empleo.

Mientras tanto, la duración del desempleo ha ido de un mes hasta tres meses donde se registra mayor porcentaje y en menor, de tres meses hasta un año, tiempo en donde las personas no encontraron ninguna fuente laboral.

En este sentido, de acuerdo con estudios, los jóvenes eligen carreras con pocas posibilidades de trabajo y eso, viene a afectar el momento de buscar un empleo.

En esta estadística se encuentra Luis Benítez con licenciatura en Derecho y Ciencias Sociales, egresado de la UABJO y quien no se ha dedicado a lo que aprendió por falta de espacios laborales.

A dos años de haber egresado, decidió emplearse con una empresa gestora de documentos para trámites de Visa y Pasaporte, no obstante, recibe un sueldo por comisión y tampoco es constante.

Este joven decidió esperar un tiempo para entrenarse en su materia.

OAXACA, DE LOS ESTADOS CON MÁS NINIS

De acuerdo al Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) Oaxaca se encuentre entre los tres estados con más hombres y mujeres jóvenes que no estudian y ni trabajan.

“En Oaxaca se registra la mayor presencia de mujeres sin estudiar ni trabajar. Por cada hombre que no estudia y no trabaja en el estado, hay 11 mujeres en la misma situación. En Ciudad de México, donde se tiene la menor diferencia, por cada hombre que no estudia y no trabaja hay tres mujeres que tampoco lo hacen”, explica el estudio realizado en febrero de 2019, a propósito del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro”, del gobierno federal.

El estado de Oaxaca se ubica en el sitio número uno de las entidades donde la población de jóvenes de 18 a 29 años se encuentra en esta condición.

De acuerdo al Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) en la entidad oaxaqueña son ninis el 28.4 por ciento de sus jóvenes de 18 a 29 años.

En este sentido, el organismo advirtió que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro que impulsa el Gobierno federal, en Oaxaca no tendrá el impacto que se busca pues no sólo rebasa el presupuesto y el número de personas proyectado por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Motivar la inserción al mercado laboral de las mujeres que no estudian ni trabajan, dedicadas en su mayoría a quehaceres del hogar, podría requerir de otro tipo de incentivos, como servicios de guardería y la alternativa de combinar su capacitación con los quehaceres del hogar.

Además, los indicadores establecen que, el programa está sesgado al ámbito urbano. El perfil de los centros de trabajo que solicita empata más con los disponibles en las urbes, dificultando el acceso de la población rural a los beneficios del programa.

“El programa tiene una visión de corto plazo, dado que la capacitación puede ser máximo de un año y no está necesariamente vinculada con el giro de trabajo de los becarios. Además, los lineamientos del programa no plantean una estrategia de seguimiento. Esta desarticulación podría provocar que al término de la capacitación vuelvan a la inactividad”.

 

Relacionadas: