Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta” | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”

Beatriz Gutiérrez Müller se convirtió en la figura central en la apertura de la Octava de los Lunes del Cerro, los aplausos y vítores para la esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador alcanzaron a los de la Flor de Piña


  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”
  • Guelaguetza,“El que no está aquí no disfruta”

Con la asistencia de Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, se realizó ayer la octava del Lunes del Cerro 2019, que reunió a más de 13 mil personas en
la edición matutina.

Durante la presentación de la presidenta honorífica de la Coordinación Nacional de Memoria Histórica y Cultural de México, los presentes la ovacionaron casi al igual que a las delegaciones de Tuxtepec o Pinotepa.

En compañía del gobernador Alejandro Murat, de la presidenta del DIF estatal Ivette Morán y de la Diosa Centéotl, Lilia López Hernández, la escritora e historiadora disfrutó de las 13 representaciones dancísticas, que con su música y folclore cautivaron a los asistentes.

La fiesta comenzó minutos antes de las 10 horas con la presentación de la Diosa del Maíz e inmediatamente las Chinas Oaxaqueñas de doña Genoveva Medina iniciaron el Jarabe del Valle, luciendo al mundo las tradiciones y ánimo festivo de los Valles Centrales.

El Jarabe chenteño de los hombres y mujeres de San Vicente Coatlán sonó en todo lo alto, al mostrar la algarabía de su pueblo y ejecutar con singular picardía El palomo y La culebra.

Muy temprano, las bellas mujeres de San Juan Bautista Tuxtepec levantaron de sus asientos a los presentes al contagiar de alegría con la presentación de Flor de piña, aplausos y ovaciones fueron para representantes de los pueblos de la Cuenca.

Santa Catarina Ticuá, Tlaxiaco, San Francisco del Mar, San Andrés Solaga y Huautla de Jiménez mostraron a los miles de invitados a la Octava de las fiestas del Lunes del Cerro un poquito de sus costumbres, música y tradiciones.

Otro de los momentos que generó empatía entre todo el público reunido en el auditorio Guelaguetza fue la interpretación de la Canción mixteca de José López Alavez, pues sombrero en mano siguieron y corearon la letra.

Los danzantes de la Pluma originarios de Cuilápam de Guerrero mostraron su gallardía, así como San Pedro Ixcatlán, El Espinal y Yautepec dieron una probadita de sus mayordomías y costumbres.

Para cerrar la edición matutina de la Octava del Lunes del Cerro 2019 nada mejor que la delegación de Santiago Pinotepa Nacional quienes con sus soberbias ejecuciones de las chilenas le cumplieron al público que asistió al Coloso del Fortín.

 

invaluable

Portando un huipil oaxaqueño, la escritora Beatriz Gutiérrez Müller reconoció que los Lunes del Cerro representan una tradición invaluable del país.

“La recuperación de este lugar y de la tradición es muy valiosa, porque Oaxaca es uno de los estados con más cultura, ésta es una tradición centenaria”, manifestó luego de dar su guelaguetza a los asistentes.

Tras contagiarse de la música y bailes de comunidades de las ocho regiones afirmó que “el que no está aquí no disfruta esta lluvia de color, de ritmo; la belleza de poesía de tradiciones antiguas, clásicas, gócenlo”.

https://www.facebook.com/imparcialoaxaca/videos/626944507793942/

¡Hasta pronto!

Entre gritos de ¡viva Oaxaca!, ¡viva la Guelaguetza! coreada por los miles de asistentes, se vivió intensamente la edición vespertina del Lunes del Cerro en el cerro del Fortín.

Instalados en la Rotonda de las Azucenas, los presentes disfrutaron de la magia de los pueblos y comunidades, “Oaxaca está de fiesta y agradece de corazón, porque todos somos hermanos en esta tierra del sol”, decían los versos que recitaban los participantes de esta gran fiesta.

Fieles a la tradición, a las 17:00 horas inició el espectáculo que ha trascendido nuestras fronteras. Y tras la llegada del gobernador Alejandro Murat y su esposa, Ivette Morán, la diosa Centéotl 2019, Lilia López Hernández, dio la bienvenida, se sentó a lado del mandatario oaxaqueño en el palco B del auditorio para encabezar la octava.

Las más de 11 mil almas reunidas aplaudían las presentaciones. Fue una tarde gris pero de vivos colores y enorme alegría que derramaron las delegaciones con sus presentaciones.

La Danza de la pluma fue presentada por Teotitlán del Valle, mientras que con cadenciosos pasos y amplias faldas, Miahuatlán de Porfirio Díaz ofreció su tradicional Fandango miahuateco, lo que animó a los asistentes que aplaudieron y corearon la presentación.

Huautla de Jiménez, tierra de María Sabina, sacerdotisa de los hongos alucinógenos, ofreció sus Sones mazatecos y Labrada de cera, en tanto que la delegación de Loma Bonita presentó su Fandango.

San Andrés Zautla se presentó con la Danza de los jardineros. Los danzantes, la mitad con vestimenta de mujer y la mitad de hombre se acompasan en el balanceo del arco floral y el sonido de los cascabeles. Un ritual ofrecido a su santo patrono.

La representación de San Andrés Solaga mostró sus tradiciones en la Rotonda de las Azucenas con su Boda solagueña. En ese ambiente de colorido y música, los asistentes también disfrutaron de la participación de Asuncion Ixtaltepec.

La delegación de Santiago Juxtlahuaca llenó de energía y pasión la Rotonda de las Azucenas, con su Danza de los rubios, en tanto que la delegación de Huajuapan de León lo hizo con su inigualable Jarabe mixteco, orgullo y reliquia de los huajuapenses, de los hombres de la tierra del sol, esencia de la gran Ñudee, los de “Siempre en las alturas”.

Y su nostálgica Canción mixteca que cautivó a los asistentes que con sombrero en mano disfrutaron y cantaron. Tesoro invaluable de los oaxaqueños y principalmente de los mixtecos.

En ese ambiente de fiesta y color, los turistas nacionales y extranjeros fueron contagiados de la alegría de las delegaciones de las diferentes regiones del estado que acudieron a presentar su folclor, su música, sus tradiciones.

San Juan Bautista Tuxtepec volvió a cautivar con su Flor de piña. El verso se hizo presente: “sólo les vengo a decir que acabamos de llegar. Medio viaje fue subir y medio viaje fue bajar. La montaña atravesamos, la friega fue inclemente… pero ¡qué tal ya llegamos, Tuxtepec está presente!”.

Ciudad Ixtepec representó su Domingo de boda y Santiago Llano Grande su Danza de los diablos, que es característica de la región de la Costa Chica y comunidades afrodescendientes y que busca preservar y difundir sus raíces.

La delegación de Santa María Huatulco se presentó con sus sones y chilenas y cerraron con broche de oro las Chinas Oaxaqueñas. El sonido de la chirimía anunció su presencia y al ritmo del Jarabe del Valle aparecieron con sus canastas adornadas con flores y acompañadas de las marmotas, los monos de calenda y los farolitos multicolores que llenaron de alegría y color el auditorio.

Cerraron el espectáculo racial, esencia de los oaxaqueños pues son las encargadas de portar alegría a las fiestas patronales, ya que cada barrio tiene su santo patrono y esto es motivo de las muchas fiestas.

Entre vivas y aplausos, público y delegaciones se fundaron en un ambiente de hermandad y fraternidad en el entarimado. Mientras que en el fondo las luces y los juegos artificiales fueron el marco que engalanó el cierre de la Guelaguetza 2019.


 

Relacionadas: